Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Walter Cronkite, la cara de las noticias en EE UU

El presentador de informativos fue el encargado de informar del asesinato de Kennedy o la llegada del hombre a la Luna

El veterano presentador de noticias Walter Cronkite, conocido como el padre del periodismo televisivo y el periodista más creíble de América por su etapa en la cadena de televisión CBS, falleció ayer viernes a los 92 años de edad en Nueva York, según ha informado la CBS a través de su página web, debido a una enfermedad causada por un problema cardiovascular. Destacado por su estilo directo, acuñó una frase que se hizo mítica, y que repetía siempre al finalizar el informativo que presentaba: "Así son las cosas". Cronkite se convirtió en uno de los profesionales de mayor prestigio al cubrir eventos como el asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy en 1963, la llegada del hombre a la Luna en 1969, el asesinato del activista de los derechos civiles Martin Luther King, la guerra de Vietnam y el caso Watergate.

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha lamentado la muerte de Cronkite tras conocer la noticia. "El país ha perdido un icono y un amigo querido y se le extrañará sinceramente", ha dicho el presidente. "Estuvo en guerras y manifestaciones, en marchas y acontecimientos históricos, informándonos con calma de lo que necesitábamos saber", ha añadido Obama. "Sobre todo, nunca perdió la integridad".

El telediario de las siete de la tarde de la CBS fue líder de audiencia durante su etapa como presentador en las décadas de los 60, 70 y 80, hasta que se retiró en 1981. Su audiencia era tan alta y su imagen tan verosímil que llegó a ser conocido como "el hombre más creíble de América". Nacido en Missouri en 1916, fue el hijo único de un dentista y un ama de casa. Quiso ser corresponsal muy joven, estando todavía en el colegio, después de leer un artículo sobre una revista de aventuras. En 1933 ingresó en la Universidad de Texas para estudiar ciencias políticas, economía y periodismo, aunque nunca llegó a graduarse.

Comenzó su andadura profesional como reportero en el diario Houston Post y después trabajó para United Press International, para la que fue corresponsal durante la Segunda Guerra Mundial. Fue en esta época cuando recibió la propuesta de trabajo de la CBS y aunque en principio la rechazó, finalmente decidió aceptarla en 1950.

Se casó en Kansas City con Mary Elizabeth Maxwell, una locutora con la que leía anuncios publicitarios, a la que estuvo unida hasta la muerte de ella en 2005. Tenía dos hijas y un hijo y cuatro nietos.