Nuevas reglas para el alimento seguro

La FAO y la OMS pautan nuevas medidas para acabar con las sustancias tóxicas y proteger a los consumidores

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) acordaron esta semana nuevas recomendaciones para mejorar la inocuidad de los alimentos a nivel mundial y proteger la salud de los consumidores. Medidas para reducir las sustancias tóxicas de los alimentos, las que se forman de manera natural y las añadidas. Compuestos que muchas veces están presentes en los alimentos y que pueden llegar a ser potencialmente cancerígenos.

La Comisión del Codex Alimentarius, que reúne a miembros de la FAO y la OMS, quiere reducir la presencia de acrilamida en los alimentos. La acrilamida es un compuesto químico identificado por vez primera en 2002 que se produce al freír, asar y hornear los alimentos ricos en hidratos de carbono (como las papas fritas, papas fritas de bolsa, café, galletas pasteles y pan) y que está considerada como potencialmente cancerígena para el ser humano.

También pretenden reducir la ingestión de hidrocarbonos aromáticos policíclicos en la preparación final de los alimentos. Una sustancia que se utiliza para secar y en los procesos de ahumado de los alimentos y que puede tener un potencial cancerígeno.

No son las únicas sustancias presentes en los alimentos cotidianos y que pueden resultar peligrosas para el consumidor. También se quiere terminar con la ocratoxina A, una toxina fúngica que está considerada también como potencialmente cancerígena para los humanos, y que puede estar presente en el café.

Lo más visto en...

Top 50