Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Dalila demandará a los médicos por presunta negligencia

Consideran que la fallecida, la primera víctima mortal de la nueva gripe en España, recibió una atención deficiente en los hospitales de Fuenlabrada y Gregorio Marañón.- Güemes: "Es comprensible"

La familia de la joven Dalila Mimouni, la primera víctima mortal de la nueva gripe en España , presentará una querella contra los hospitales de Fuenlabrada y Gregorio Marañón de Madrid, según han informado hoy a los periodistas fuentes del entorno familiar de la joven que viven en Ceuta. Consideran que Dalila fue víctima de una negligencia médica. Una mala atención que ya ha sido denunciada por el viudo de Dalila .

La fallecida, que tiene familia en la ciudad ceutí, fue enterrada ayer en la localidad de Mdiq (antigua Rincón), que dista unos 30 kilómetros de la frontera con Ceuta, y su familia ha optado por emprender acciones judiciales por el fallecimiento de la joven. Tanto el Ministerio de Sanidad como la Consejería de Sanidad de Madrid ya han respondido que la atención que recibió Dalila fue la adecuada.

Güemes: "Entiendo que la familia de Dalila quiera buscar culpables, pero no se puede poner en tela de juicio la labor de los profesionales"

Los familiares han optado por presentar una querella contra los hospitales de Fuenlabrada y Gregorio Marañón por una presunta negligencia médica en su fallecimiento. La familia, que estudia que el caso sea llevado por un abogado de Ceuta, lamentó ayer el fallecimiento de la joven, que murió el pasado martes en el hospital madrileño de Gregorio Marañón tras haber dado a luz a un bebé de 28 semanas de gestación mediante una cesárea que se le practicó para salvar la vida del niño.

"Es comprensible querer buscar culpables"

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, ha señalado hoy que entiende que la familia de Dalila "quiera buscar culpables", pero ha añadido que "no se puede poner en tela de juicio la labor de los profesionales, que actuaron con absoluta corrección".

"Hay que entender que la familia vive con toda seguridad unos momentos de intenso dolor, porque ha muerto un ser querido, y además en un caso como el de Dalilah, que tenía 19 años, estaba embarazada, y se había casado hace un año, por lo que es humano que la familia responda haciéndose muchas preguntas e incluso que quieran buscar culpables", ha explicado el consejero, que ha insistido en que "no se puede poner en tela de juicio la labor de los profesionales, que actuaron con absoluta corrección", en declaraciones a Telemadrid. Informa Europa Press.

Además, ha informado de que la familia ha sido recibida por la Consejería de Inmigración y Cooperación, y que el propio consejero de Sanidad ha pedido que cuando regrese de Marruecos se pueda reunir con el marido de la fallecida, con el objetivo de "conocer su estado, tranquilizarle y que tenga todo el conocimiento sobre el tratamiento que recibió Dalila".