Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El marido de Dalila: "No he contactado con abogados; solo pienso en mi hijo"

Un "terrorífico error profesional" causa la muerte del hijo de la primera víctima mortal de la nueva gripe en España.- El padre, muy afectado, le dará sepultura junto a la madre.- La enfermera que cometió el error llevaba sólo un día en neonatología, aunque tenía 19 meses de experiencia

"Un terrorífico error profesional" ha sido la causa de la muerte del bebé de Dalila Mimouni, la joven de 19 años que fue la primera víctima mortal de la nueva gripe en España, ha asegurado Antonio Barba, director gerente del Hospital Gregorio Marañon de Madrid, donde estaba internado el pequeño. Rayán, como se llamaba, falleció al mediodía de este lunes después de que el domingo por la noche recibiera la alimentación por vía intravenosa en lugar de por la vía nasogástrica debido a una negligencia, ha explicado el director gerente. En conversación telefónica con la agencia EFE, el padre de Rayán ha asegurado que no ha pensado ni en interponer querellas ni se ha puesto en contacto con abogados: "En este momento toda mi preocupación y mi tiempo es para mi hijo", ha dicho.

"Es una gravísima negligencia que no tiene excusa", porque en el envase viene "perfectamente especificado"

Al ser preguntado sobre si se está planteando volver a Marruecos, Mohamed se ha limitado a decir: "Bueno, yo voy a enterrar a mi hijo y ya más adelante haré lo que tenga que hacer". Minutos antes, en una conversación en las cercanías del hospital, el padre de Rayán había anunciado a EFE que el bebé será enterrado en los próximos días junto a su madre, en la localidad marroquí de Mdiq. El cuerpo del pequeño Rayán ha sido conducido al Instituto Anatómico Forense para practicarle la autopsia, han informado fuentes del velatorio del centro madrileño.

El recién nacido se encontraba en cuidados intensivos y evolucionaba bien después de nacer prematuramente a los siete meses de gestación el pasado 30 de junio. El precario estado de salud de su madre, con el virus H1N1 que derivó en neumonía, llevó a los médicos a practicar una cesárea a Dalila para intentar salvar al bebé. Pocas horas después, la madre falleció. El pequeño, con todo, no resultó contagiado por el virus.

"Carencia de personal"

Mientras el bebé se recuperaba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), el personal de enfermería "confundió la vía de administración de una fórmula láctea específica para niños prematuros y la introdujo en vena, cuando debía ir por la vía nasogástrica", ha detallado el director del centro madrileño. La enfermera que cometió el error trabajaba por primera vez en la UCI infantil del Gregorio Marañón, han revelado fuentes hospitalarias a EL PAÍS. Había trabajado durante más de 19 meses en los hospitales Doce de Octubre y Gregorio Marañón y el domingo se incorporó como refuerzo en neonatología de este último centro debido a la ausencia de una de las enfermeras del departamento, según ha informado la Consejería de Sanidad, que asegura que la decisión se adoptó en base a su experiencia en unidades de críticos y que la enfermera no tenía pacientes asignados.

Una profesional la supervisaba, pero se ausentó y fue entonces cuando la enfermera habría confundido la vía de administración de la alimentación. "Es una gravísima negligencia que no tiene excusa" porque en el envase viene "perfectamente especificado", pero, "por un error que desconocemos, el profesional se equivocó" al administrarle el producto, según Barba.

"Depurar todas las responsabilidades"

Tras visitar a la familia para darle el pésame, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, declaró que el personal que atendió al bebé era "experimentado" y que las dos enfermeras han sido "apartadas de sus puestos". "Se ha abierto una inspección por parte de Sanidad para aclarar lo sucedido y el juzgado de guardia también investigará", añadió. Horas más tarde, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, telefoneaba al padre del bebé para trasmitirle su "profundo pesar" y asegurarle que se va a investigar el caso "hasta los últimos detalles para depurar todas las responsabilidades".

Fuentes hospitalarias han declarado a EL PAÍS que lo ocurrido es "fruto de la falta de planificación y organización de la dirección del hospital". El secretario general de la sección sindical de Comisiones Obreras (CC OO) en el centro ha denunciado "el caos sanitario que vive Madrid". En su opinión, "el problema es que hay una grave carencia de personal en el Gregorio Marañón. En la UCI, de las 16 personas que hay, ocho son eventuales. No pasan más cosas no sé muy bien por qué. Los trabajadores estamos al 150% de nuestra capacidad. La situación es caótica. Han desmantelado este hospital para llevarse el personal a los nuevos, pero si hay algún problema tienen que volver aquí porque no están dotados".

El error se detectó el domingo hacia las 22.10, aunque se cometió aproximadamente una hora antes. Los médicos trabajaron toda la noche para intentar salvar la vida del bebé, que finalmente falleció a las 12.20 de este lunes. La causa de la muerte fue una "embolia fulminante", han indicado fuentes del centro. "Es una negligencia que no tiene excusa", ha lamentado Barba. "Ha sido un inexplicable error que viene a sumarse al dolor de familia por la muerte de Dalila", ha dicho Güemes.

La dirección del Hospital Gregorio Marañón ha comunicado que asume todas las responsabilidades posibles, tanto humanas como patrimoniales. El director ha agregado que, en el caso de la madre, "se podría discutir, pero en este no hay ninguna excusa". El viudo de Dalila anunció que emprendería acciones legales contra el hospital por presunta negligencia en la atención a su mujer, que no fue tratada hasta su cuarta visita al hospital.

Una familia destrozada

Los familiares del pequeño se mostraron destrozados a la salida de la funeraria situada junto al hospital. Mohamed, padre del bebé, salía del edificio con la mirada totalmente ausente. Mientras, uno de los tíos del recién nacido perdía los nervios y se enfrentaba a las cámaras porque no quería que lo filmaran.

Barba ha dicho que "la familia está destrozada" y que para él, personalmente, ha sido uno de los "peores momentos" de su vida profesional. "Es una noticia terrible", ha afirmado la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, desde la sede ministerial, que ha añadido que los servicios médicos intentaron salvar la vida del bebé desde el primer momento. Jiménez ha trasladado el pésame al padre de Rayán y le ha ofrecido ayuda en todo lo que sea posible.