'Autoayuda' para frenar la tuberculosis

27 países se comprometen a reunir 11.000 millones para frenar las cepas resistentes a los fármacos

Son más que los del G-20, y se conforman con mucho menos, pero lo tienen más difícil. La reunión de Pekín de los 27 países más afectados por cepas de la tuberculosis con resistencias múltiples o extremas a los medicamentos existentes ha acabado con el compromiso de buscar 15.000 millones de dólares (11.000 millones de euros) para frenar la enfermedad. Una migaja comparada con los 500.000 millones de dólares que recibirá el sistema financiero. Pero ya se ha visto que hasta iniciativas más consolidadas, como el Fondo Mundial para el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, tienen problemas para reunir 4.000 millones.

La reunión, auspiciada por la Organización Mundial de la Salud con el patrocinio del Gobierno chino, comenzó con un anuncio -33 millones de euros- por parte de la Fundación Bill & Melinda Gates. Pero quiere llegar mucho más allá. Cada año se diagnostican en el mundo unos nueve millones de casos de tuberculosis. De ellos, 450.000 responden mal a alguno de los fármacos existentes (el la llamada tuberculosis con múltiples resistencias, M-TB), y 40.000 son prácticamente intratables (las extremadamente resistentes, X-TB). Y las cifras de estas dos últimas variantes van en aumento.

Más información

Los reunidos esperaban un mayor eco ante sus propuestas. A diferencia de otras enfermedades infecciosas, la tuberculosis no es exclusiva de los países pobres. También afecta a los ricos. Entre los invitados a la reunión había cuatro países de la UE (Letonia, Estonia, Lituania y Bulgaria), lo que indica que han diagnosticado al menos 4.000 casos de M-TB o X-TB al año. Y un poco más al este hay otro grupo importante de países afectados (Rusia, Kirguizistán).

Entre Rusia, China e India reúnen un 60% de los casos, pero los hay en casi todas partes. No en vano la tuberculosis es la primera causa de muerte entre personas infectadas por el VIH. Esta presencia en los países ricos es lo que hace que los afectados confíen en que haya una movilización. En España, la organización Planeta Salud lamenta que no haya una iniciativa estatal que se aplique cuando se conceden ayudas al desarrollo. Aunque todo es cuestión de tiempo. Con 25 casos por cada 100.000 habitantes, España es uno de los países del oeste de Europa más afectados. El sida y las malas condiciones de vida de los inmigrantes mantienen activa una enfermedad que muchos creen erradicada. Es cuestión de que se haga más visible para que las autoridades reaccionen.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción