Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nave que arreglará el 'Hubble' está ya en la plataforma de lanzamiento

Partirá en mayo para realizar la última misión de reparación del telescopio

El transbordador Atlantis, que será lanzado al espacio a mediados de mayo para la última misión de servicio y reparación del telescopio espacial Hubble, ha quedado colocado este martes por la mañana en su plataforma de lanzamiento en el centro espacial Kennedy de Florida. El soporte motorizado con la nave espacial ha tardado siete horas en recorrer los 5,4 kilómetros que separan el hangar de los transbordadores de la plataforma de lanzamiento 39A.

La partida de la nave está fijada para el 12 de mayo. Será todo un acontecimiento en la base de Florida, porque habrá dos transbordadores listos para el despegue: el Atlantis y el Endeavour en la plataforma contigua (la 39B). Pero el segundo sólo será lanzado en caso de que los astronautas del primero estén en peligro y haya que ir a rescatarlos. Como el Hubble está en una órbita diferente y más alta (600 kilómetros) que la Estación Espacial Internacional (ISS), si el transbordador sufriese algún desperfecto en el ascenso, la tripulación no podría refugiarse en la base orbital hasta que llegase otro vehículo de rescate. El Endeavour saldrá del hangar de ensamblaje hacia la plataforma 39B el próximo 17 de abril y permanecerá allí listo hasta que regrese la otra nave.

La última misión de servicio del Hubble tenía que haber partido en octubre del año pasado, pero poco antes del lanzamiento se averió un equipo del telescopio cuya reparación o sustitución no estaba prevista, por lo que la NASA ha tenido que retrasar la misión. Los siete astronautas del Atlantis, al mando del veterano Scott Altman, realizarán una misión de 11 días. En cinco paseos espaciales pondrán a punto el Hubble, añadiéndole una cámara nueva y sustituyendo los giroscopios y las baterías. Éste será el sexto vuelo al telescopio espacial; el primero fue en 1993.

El vuelo del Atlantis ha estado rodeado de incertidumbre hasta el último momento. Por una parte, la gran cantidad de basura espacial generada por el choque de dos satélites en órbita baja el pasado 10 de febrero supone un riesgo añadido y no despreciable para el transbordador en esta misión. Además, el retraso de la partida supone una interferencia en el calendario de trabajo en la base Kennedy, donde se está remodelando la plataforma 39B para realizar este verano el primer ensayo del nuevo cohete Ares de la NASA. Finalmente, se ha logrado compaginar todo y, aunque los trabajos de remodelación han comenzado, se detienen ahora unas semanas para lanzar el Endeavour si hace falta.

Los responsables del Hubble (un programa conjunto de la NASA y la Agencia Europea del Espacio, ESA) confían en que el telescopio espacial, con las reparaciones y actualizaciones que ahora se harán en él, podrá seguir funcionando al menos hasta 2013.