EE UU da luz verde a los primeros ensayos con células madre embrionarias

La autorización de las pruebas pone de manifiesto la distancia entre los Gobiernos de Bush y Obama

Las autoridades estadounidenses van a dar hoy luz verde a las primeras pruebas de células madre en humanos. Varios pacientes paralizados por graves lesiones medulares van a someterse, a partir de este verano, a una terapia consistente en inyectar células madre embrionarias que podrían ayudarles a recuperar movilidad. En principio, las pruebas tienen por objeto descubrir si la aplicación de estas células es segura para los pacientes, pero los responsables de las pruebas intentarán también verificar si se produce algún tipo de mejoría.

Según publica el Diario británico The Times, las pruebas comenzarán este verano, gracias a la autorización de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, en sus siglas en inglés) de EE UU emitida hoy. La autorización marca ya un cambio de rumbo entre la nueva administración de Barack Obama y la de su antecesor, George W. Bush, en la investigación con células madre.

Más información
Obama autoriza la financiación estatal de los grupos abortistas en el extranjero

La financiación estatal de experimentos con células madre estuvo prohibida hasta agosto de 2001, cuando Bush la autorizó pero sólo con las líneas de células ya existentes. Los científicos se percataron entonces que muy pocas de las líneas existentes eran aptas para la investigación, pero la administración, apoyada por grupos antiabortistas, se negó a permitir la obtención de nuevas líneas celulares, afirma CNN. Bush vetó dos iniciativas del congreso en ese sentido . El nuevo presidente, Barack Obama, prometió en su discurso de investidura "devolver a la ciencia al lugar que merece" y se prevé que levante las restricciones del Gobierno anterior.

La prueba autorizada consiste en inyectar a los pacientes células de la médula espinal cultivadas a partir de tejido embrionario. Aunque el primer objetivo es verificar que no hay rechazo al tratamiento, que éste es seguro para los pacientes, se espera que las células inyectadas regeneren los nervios dañados, haciendo que los pacientes recuperen sensibilidad e incluso movimiento. El tratamiento se aplicará a cerca de una decena de pacientes que hayan quedado paralizados del pecho para abajo y poco tiempo después de que hayan sufrido la lesión, una semana o dos: no sirve para personas que ya estén paralizadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS