Las pruebas de radiactividad de los alumnos de Girona son negativas

La planta examinará a 1.600 personas, casi todas ellas trabajadores. -El CSN detecta radiación en un camión procedente de Ascó

Rafa Höhr

Las pruebas radiológicas realizadas ayer a los 44 alumnos y tres profesionales del colegio de los Maristas de Girona y al conductor del autocar que el pasado 4 de abril les llevó a visitar la nuclear de Ascó han resultado negativas, informó el portavoz de la central, Eugeni Vives. "Como era de esperar no ha habido, entre todas las personas que se han verificado, ninguna evidencia de actividad", ha señalado Vives.

El portavoz de Ascó ha destacado que entre las más de 1.000 personas que han sido sometidas a este mismo control tampoco hay presencia de actividad, por lo que, en su opinión, "todo esto confirma la irrelevancia del incidente de forma radiológica". Eugeni Vives ha explicado que "posteriormente se hará una valoración global y un estudio que se hará llegar al colegio", y este estudio será remitido a las familias afectadas a petición de los padres.

Más información

Ascó someterá al detector radiactivo a unas 1.600, en su mayoría, trabajadores de la central. La unidad móvil de detección radiológica en la que ayer han sido revisados los alumnos de los Maristas de Girona se desplazará hoy a otro Instituto de Enseñanza Secundaria de Girona para que una treintena de sus alumnos sean sometidos a las pruebas de control. Posteriormente, la unidad móvil se desplazará a L'Hospitalet de l'Infant (Tarragona) donde se quedará de forma permanente para que pasen las pruebas los alumnos de los otros tres centros educativos que visitaron las instalaciones nucleares después de que se produjera la emisión de partículas el pasado 29 de noviembre y que han solicitado pasar las pruebas.

Las instalaciones de esta central registraron el pasado 29 de noviembre un escape de partículas radiactivas procedentes de la ventilación de la planta atómica, aunque el incidente no se conoció públicamente hasta principios de este mes.

Radiación en un camión procedente de Ascó

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) informó ayer de que el lunes por la tarde se detectaron partículas radiactivas en un camión que transportaba chatarra desde la central nuclear de Ascó a una chatarrería de Reus (Tarragona).-

"No es la chatarra el material contaminado, sino que hay partículas adicionales y material de tierra provenientes de la liberación de la contaminación que se produjo", ha señalado en rueda de prensa Isabel Mellado Jiménez, directora técnica de Seguridad Nuclear del Consejo de Seguridad Nuclear, tras la segunda reunión de miembros del CSN con los alcaldes de la zona de Ascó para informales sobre la situación de la planta y las medidas que se están llevando a cabo a raíz de la fuga de noviembre.

El director técnico de Protección Radiológica, Juan Carlos Lentijo, ha insistido en que las partículas radiactivas no se han encontrado en la chatarra, sino mezcladas en la tierra que llevaba la caja del camión, y ha apuntado que se trata de cobalto 60, "lo que hace muy probable que tengan relación directa con el suceso". "A priori, si se confirma que lo que se supone, que ha salido un camión de Ascó en estas condiciones, es un error. Qué duda cabe de que no tenía que haber salido", ha manifestado, y ha añadido que el titular de la central "debe reforzar todos los controles de materiales que entran y salen de la instalación".

Sanciones de 30 millones de euros

La presidenta del CSN, Carmen Martínez Ten, ha asegurado que se va a aplicar la ley con todo el rigor para depurar responsabilidades y ha recordado que la sanción máxima es de 30 millones de euros.

Ten ha señalado que la intensidad de la radiación en el exterior de la central es "realmente pequeño" y que "es muy improbable" que el publico se haya visto expuesto a ella.

Greenpeace y Ecologistas en Acción denuncian ante la Fiscalía la fuga de Ascó

Greenpeace y Ecologistas en Acción presentarán un denuncia ante la Fiscalía por la liberación de radiactividad al medio ambiente por parte de la central nuclear de Ascó, en la que se pide una investigación sobre el suceso y el inicio de acciones penales al respecto.

Carlos Bravo, responsable de Greenpeace, ha explicado hoy en rueda de prensa que los últimos datos proporcionados por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) "demuestran que se han podido superar los límites de radiación para el público establecidos por la legislación". En este sentido, ha exigido que se haga pública la "cantidad real" de radiactividad liberada en este escape y que se realice un análisis "riguroso" de su posible impacto en todos los grupos de edad de la población.

Asimismo, las organizaciones ecologistas han enviado un escrito a la Comisión Europea (CE), acogiéndose a los artículos 35, 36 y 37 del Tratado de Euratom, pertenecientes al capítulo de Protección Sanitaria, para pedir su intervención en el caso. Greenpeace y Ecologistas en Acción solicitan a los servicios de la CE que "aclaren si toda la normativa aplicable ha sido adecuadamente respetada por la central nuclear, el CSN y las autoridades españolas".

Lo más visto en...

Top 50