Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Médicos chinos realizan el primer trasplante de pene pero el paciente lo rechaza días después

La intervención fue un éxito: el hombre podía orinar sin dificultad, aunque no quedó claro si podría mantener relaciones sexuales

Un equipo de médicos de China asegura haber llevado a cabo el primer trasplante de pene de la historia. El paciente, de 44 años, sufrió un accidente que le dejó con un órgano sexual de apenas un centímetro de longitud. Los doctores le operaron durante 15 horas para colocarle el pene de 10 centímetros de un hombre en situación de muerte cerebral al que doblaba en edad y cuyo hijo donó su órgano. La intervención fue un éxito, pero por motivos psicológicos el paciente decidió, de común acuerdo con su mujer, que el pene implantado le fuera retirado.

El caso aparecerá publicado en el ejemplar del mes que viene de la revista European Urology, y constituye todo un hito médico por la complejidad de conectar con microcirugía los nervios y diminutas venas de la zona, según informa el diario británico The Guardian. En ocasiones anteriores hubo médicos que pudieron volver a implantar a un hombre el pene que había perdido de forma violenta, pero ésta es la primera ocasión en la que alguien recibe el órgano de otra persona

Los médicos explican que la operación fue un éxito: el hombre era capaz de orinar con normalidad a los diez días de la operación. Pero apenas unos días después, el hombre rechazó el órgano que su cuerpo había ya aceptado. "Debido a un grave problema psicológico del paciente y de su mujer, desgraciadamente tuvimos que cortar el pene trasplantado", afirma uno de los médicos, el doctor Hu.

Jean-Michel Dubernard, el cirujano francés que llevó a cabo el primer trasplante de cara, explica al diario británico: "No es fácil usar y ver todos los días las manos de un muerto, ni mirarse al espejo y ver la cara de un muerto. Está claro que el fallo en este caso fue psicológico", explica a la revista científica. Otro experto en trasplantes, Andrew George, asegura: "No está claro que el paciente pudiera practicar el sexo con el miembro trasplantado. La cuestión es en cualquier caso si es correcto llevar a cabo estas operaciones por lo que parecen ser razones estéticas".