Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Latin Kings de Cataluña se presentan en sociedad como organización cultural

La banda, que fue legalizada en julio y ya cuenta con 200 miembros, explica los objetivos que se han marcado en sus estatutos

La Organización Cultural de Reyes y Reinas Latinos de Cataluña se ha presentado hoy públicamente en Barcelona mostrando su intención de "integrarse" en la sociedad catalana y promover la cultura latina. Tras su legalización el pasado mes de julio, la entidad suma unos 200 miembros, casi todos los latin kings que viven en la región. Durante la presentación de los estatutos de la asociación, la presidenta de la entidad, Queen Melody, ha subrayado que la reconversión de su banda en una entidad legal y reconocida por las instituciones públicas servirá para facilitar la adaptación de los inmigrantes de Latinoamérica y para que puedan tener "igualdad de oportunidades".

Melody Jaramillo, alias Queen Melody, ha añadido que el cambio de status favorecerá "quitar el pensamiento negativo" que la sociedad tiene de ellos, aunque ha criticado que el nombre de Latin Kings esté "discriminado" y "criminalizado". Los objetivos marcados por los estatutos de la entidad son el fomento de las relaciones interculturales, la educación en valores y la formación de los jóvenes inmigrantes. Además, la organización está abierta a colaborar con otras entidades e instituciones, siempre sin ánimo de lucro.

Melody ha explicado algunas de las actividades que ya se llevan a cabo o que están planeadas en los próximos meses. Entre ellas destacan algunos talleres formativos, organización de competiciones deportivas, la ayuda a indigentes, la grabación de un disco o la realización de un documental. Todavía no han pedido ninguna subvención pública para realizar estas actividades, aunque sí cuentan con la colaboración de centros cívicos y casals de jóvenes de la capital catalana. En su discurso, Melody ha agradecido la colaboración de las instituciones públicas como el Ayuntamiento de Barcelona, el sociólogo de la Universitat de Lleida Carles Feixa, el Instituto de Derechos Humanos o el párroco de Santa María de Lourdes, en el barrio barcelonés del Poble Sec, Joan Cabot.

Un camino "largo y difícil"

La reina latina ha admitido que el proceso de legalización iniciado hace año y medio ha sido "largo, difícil" y ha requerido "mucho esfuerzo", aunque se ha mostrado orgullosa de la trayectoria seguida y del hecho de que haya habido unanimidad entre todos los miembros del grupo. Además, ha asegurado que no ha habido ninguna escisión, por lo que si algún joven comete un delito en nombre de los Latin Kings la entidad no se responsabilizará de ello. La presidenta del grupo ha indicado que nunca se han considerado una banda juvenil. "En mi pueblo, en Ecuador, las bandas son las que tocan música", ha ironizado.

La líder de los Latins catalanes ha indicado que el funcionamiento interno de la organización es igual que en otras asociaciones, con miembros que pagan cuotas -aunque son "voluntarias"-, junta directiva y elecciones democráticas. A pesar de esto, ha indicado que hay un hecho diferencial en su organización: "Somos como una familia, como hermanos". Además, ha negado que haya trato discriminatorio hacia las chicas o que se tenga que pasar ninguna prueba para ingresar en la entidad. En cuanto a los Latin kings del resto de España, Melody ha dicho que están "contentos" por el proceso seguido en Cataluña, pero ha criticado a los políticos de otras zonas por no "colaborar" tanto como los catalanes y a la sociedad por "no ayudar tanto". "La situación en Cataluña es muy distinta", ha reconocido.

Respecto a los Ñetas, sus tradicionales adversarios, Melody ha dicho que tienen "muy buena amistad" con ellos y que respeta si deciden legalizarse e imitar a los Latin como si no. Por su parte, el sociólogo Feixa ha explicado que el trabajo realizado desde las universidades ha sido "pionero a nivel mundial" y es un "modelo" imitado por países como Italia, Ecuador o Estados Unidos y por otras bandas juveniles. Sin embargo, ha admitido que "el experimento empieza ahora", ya que "no será un reto fácil y habrá problemas".