Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La aparición de especies extrañas en las islas Galápagos alarma a la población

El hallazgo de una especie de iguana verde ha desatado la preocupación en la zona

Los habitantes del archipiélago ecuatoriano de las Galápagos están alarmados por el hallazgo de dos especies extrañas al hábitat del archipiélago, catalogado como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

El Parque Nacional Galápagos (PNG) ha informado hoy en un comunicado de que los pobladores se "alarmaron" al encontrar en las calles de Puerto Baquerizo Moreno una especie de iguana verde.

Los guardas del parque capturaron a la iguana, que pasará al cuidado del Comité Interinstitucional para el Control y Manejo de Especies Introducidas (CIMEI), para que se encargue de identificarla y evaluar su estado y procedencia.

Las primeras investigaciones han determinado que se trata de un reptil que habita en las costas ecuatorianas y con amplia presencia desde Centroamérica hasta Brasil. "La iguana verde, a diferencia de las iguanas de Galápagos, se reproducen con facilidad, por lo que su introducción en el archipiélago generaría una competencia por espacio y alimento con las iguanas endémicas de las islas", anotó el PNG.

Patrimonio Natural de la Humanidad

Asimismo, ha informado de que un ciudadano en la isla Santa Cruz entregó una tortuga hembra adulta presuntamente del género Rhinoclemmys, que encontró entre la maleza de un terreno baldío cuando llevaba a cabo una limpieza en el solar. "A pesar de existir un mecanismo de inspección y cuarentena creado para evitar el ingreso de más especies invasoras, se continúan registrando hallazgos de esta naturaleza", ha lamentado el PNG en su comunicado.

En lo que va del año, en la isla San Cristóbal se ha reportado la presencia de un mono tití tamari, dos tortugas charapa o de río, tilapias en la Laguna del Junco y ahora estas dos nuevas especies ajenas a las islas.

Las islas Galápagos, situadas a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas, fueron catalogadas en 1978 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).