Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad no comenta el envío de células de la Infanta a EE UU al ser "decisión de una familia"

España no permitirá que las donaciones de estas células tengan un destinatario concreto

La noticia de que los Príncipes de Asturias han enviado a un centro estadounidense sangre de cordón umbilical de la Infanta Leonor para su conservación ha reavivado el debate en torno a esta posibilidad. La ministra de Sanidad, Elena Salgado, ha declinado hacer ningún comentario porque el Gobierno no habla de las "decisiones de una familia".

Desde el Ministerio se han remitido a las últimas declaraciones que hizo el coordinador de la Organización General de Trasplantes, Rafael Matesanz, sobre el decreto que regulará estas donaciones, en las que dijo que deberán ser altruistas y no podrán ir dirigidas a una persona concreta. En este marco, diferentes expertos se han mostrado hoy partidarios de que se regule esa opción y se abra la puerta a los bancos privados.

Todo apunta a que, independientemente de la decisión de los Príncipes de Asturias, en España las donaciones de sangre de cordón umbilical tendrán que seguir siendo altruistas, tal y como se hace ahora. Así se desprende de las declaraciones de la ministra de Sanidad que, aunque no ha querido comentar el paso que han dado los Príncipes porque "es una decisión de familia y nosotros no comentamos decisiones de familia", ha asegurado hoy durante la inauguración del CNIC que "no influirá en la futura ley biomédica".

Prohibidos en España

En la actualidad los bancos privados de células están prohibidos en España y las parejas que quieren acogerse a esa opción recurren a países como Alemania, Bélgica, Holanda, el Reino Unido o Estados Unidos. El pasado 3 de febrero Rafael Matesanz anunció que el Ejecutivo prepara un Real Decreto para regular y potenciar esta opción, aunque no permitirá que las donaciones tengan carácter privado, sino altruista. En la actualidad existen en España seis bancos públicos de cordón umbilical, en Barcelona, Málaga, Madrid, Galicia, Valencia y Tenerife, a los que se destinan donaciones altruistas y anónimas.

El Cord Blood Registry (CBR), donde se encuentran las células madre procedentes del cordón umbilical de la Infanta Leonor es el banco privado de sangre de cordón más grande del mundo, y es líder en el ramo del procesamiento y almacenamiento de células precursoras de sangre de cordón. El coste para el primer año es de 1.975 dólares, "una cifra que aumenta un poco en el caso de Europa por el coste del transporte y el envío del kit inicial", compuesto por las instrucciones, un anticoagulante y una bolsa de recogida de sangre. Este precio incluye la inscripción en el banco privado, el kit, la recogida, el procesamiento, el tratamiento de las células y su almacenamiento. Después del primer año, la cuota anual de pago es de 125 dólares.

Reacciones

Al presidente del Comité Científico de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI), Marcelo Palacios le ha parecido muy bien, en declaraciones a la SER, que Don Felipe y Doña Letizia hubieran tomado "esa decisión previsora" lamentando que los Príncipes de Asturias "o cualquier otra persona" tenga que salir al extranjero para conservar estas células porque en España no haya bancos privados.

El presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez Bayle, ha asegurado en la SER que los Príncipes "están dando un mal ejemplo a la ciudadanía española porque tenemos un sistema de donación que se basa en el altruismo y la solidaridad" y pidió hoy a los miembros de la Casa Real española que se decanten por una mayor utilización de los recursos sanitarios púclicos existentes en España. A su juicio, "tienen la obligación de dar ejemplo a la ciudadanía en esta materia ya que, al fin y al cabo, viven del erario público".

El presidente del Comité Asesor de Etica para la Investigación Científica y Tecnológica, César Nombela, calificó de "comprensible" conservar células de cordón umbilical para uno mismo o para otros y destacó la ausencia de problemas éticos frente a otras opciones como la selección embrionaria.