Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat defiende su modelo educativo y dice que "no lo cambiará"

El PP catalán cree incomprensible que se defienda a la vez una España plural y un único idioma

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y la consejera de Educación, Marta Cid, han defendido hoy el modelo de enseñanza en Cataluña, donde la lengua vehicular es el catalán, y han asegurado que "no cambiará", pese al auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que obliga a una escuela de Badalona a escolarizar en castellano a un niño de 7 años y le insta a impartir las cuatro horas semanales de lengua española que establece la ley. Mientras, el PP catalán cree incomprensible que quienes defienden la España plural defiendan una Cataluña de una sola lengua.

Maragall ha afirmado que el modelo lingüístico de la enseñanza pública catalana es "ejemplar" y que "no cambiará", porque viene avalado por "todas las instancias judiciales". Sobre la sentencia, ha señalado que "la ley se cumplirá, como se ha hecho siempre", pero ha subrayado que "la política lingüística es un espantajo que algunos han agitado cada vez que Cataluña ha querido hacer un paso adelante en su autogobierno".

En nombre del PP catalán, su portavoz parlamentario, Francesc Vendrell, ha replicado a Maragall que "es curioso en esta sociedad que es plural, quienes defienden la España plural, pluricultural y plurilingüe, defiendan la Cataluña unitaria, de una sola lengua y cultura". "Es incomprensible que en esta Cataluña plural los que quieran que sus hijos se escolaricen en su lengua materna tengan que ir al juzgado, y también que se quiera que las cátedras universitarias sean sólo en catalán", ha opinado el dirigente del PPC.

La consejera de Educación, Marta Cid, ha defendido igualmente el modelo de inmersión lingüística en catalán y ha denunciado el intento de "politizar" el auto del TSJC. Cid ha considerado que este auto "no afecta al modelo educativo" y ha asegurado que en Cataluña "no existen conflictos lingüísticos". Ha precisado, asimismo, que la resolución adoptada por el TSJC "afecta a un caso aislado" de interpretación que hacía la escuela badalonesa a la hora de impartir las cuatro horas semanales de castellano, y que los centros tienen flexibilidad para acumularlas en los cursos superiores (a partir de tercero de primaria). "No hay ningún tipo de persecución lingüística del castellano, esto es insostenible por muchas campañas que haya", ha subrayado antes de recalcar que "tampoco hay problemas lingüísticos en las escuelas catalanas.

Inmersión en catalán

El colegio demandado en este caso explicó a Enrique L. F., padre del menor, que no se impartían clases en catalán porque el barrio era castellanohablante y era necesaria una inmersión en catalán para contrarrestar esta realidad. Se argumentó además que el castellano se utilizaba en la clase de gimnasia y para los juegos. Enrique L. F. ha lamentado que hacer valer este derecho implique que su hijo se escolarice separado del resto de compañeros. Asimismo, ha explicado que se decidió a presentar la demanda porque "mi hijo tiene siete años y hasta el momento no ha hecho ninguna clase en lengua castellana".

La ministra de Educación, María Jesús San Segundo, ha defendido que el sistema educativo en Cataluña prepare a los alumnos para que tengan el suficiente conocimiento tanto del castellano como del catalán. La ministra ha considerado que "las normas en política lingüística tienen ya bastantes años de aplicación" y que, en general, "han producido una situación de tranquilidad en el sistema educativo".

Pocos casos

En el curso 2004-2005 sólo se escolarizaron en castellano en Cataluña "4 ó 5 niños", y en el curso actual el número también "es mínimo y casi una anécdota", según ha explicado un portavoz del departamento de Educación de la Generalitat. Las mismas fuentes han señalado que, a pesar de que la ley dice que hasta los 7 años de edad se debe garantizar la escolarización de los niños en su lengua materna, son muy pocos los casos en los que se pide que la enseñanza sea en castellano.

Por su parte, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha asegurado que en 2005 recibió alrededor de 50 quejas en relación a la enseñanza en castellano en Cataluña. Múgica explicó que ha recomendado a la Generalitat que en los impresos de preinscripción de los alumnos de primaria se pregunte por la lengua en que los padres quieren que se les imparta la primera enseñanza e informe del derecho de los estudiantes a ser escolarizados en su idioma habitual.

Más información