Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comité de expertos concluye que hubo 73 sedaciones irregulares en el hospital de Leganés

La Consejería de Sanidad traslada al juez el informe de la comisión designada por la Comunidad

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Manuel Lamela, ha informado hoy de que el comité de expertos designado por la Consejería de Sanidad para investigar las presuntas sedaciones irregulares en el hospital Severo Ochoa de Leganés ha concluido que de las 169 historias clínicas analizadas, hubo 73 casos en los que la sedación administrada fue "inadecuada, no indicada o contraindicada".

De acuerdo con las conclusiones del informe, que ha dado a conocer hoy el consejero de Sanidad al término del Consejo de Gobierno, "existe una relación directa" entre estos 73 fallecimientos y el empleo inadecuado de los fármacos" utilizados para aliviar el dolor de los pacientes terminales.

Lamela ha asegurado que las dosis administradas eran "notoriamente excesivas, no para evitar el dolor, sino para acortar la vida", y esta circunstancia, ha subrayado, "no está contemplada en la legislación española".

El consejero de Sanidad ha eludido calificar jurídicamente estos hechos, puesto que serán las autoridades judiciales, según ha dicho, las que tengan que valorar esta actuación.

El consejero ha insistido en que los hechos que ha analizado la comisión son "tozudos", están "probados y acreditados" y "no generan dudas de que no procedía la sedación".

Cuatro sedaciones "expresamente contraindicadas"

El comité ha revisado las historias clínicas de 169 pacientes, correspondientes al periodo comprendido entre el 1 de septiembre de 2003 y el pasado 8 de marzo, de las que ha descartado 56 porque los enfermos no recibieron sedación, mientras que de las 113 restantes también se han desestimado cuatro casos por falta de información. Por lo tanto, el estudio se ha centrado en la revisión de los historiales de 109 enfermos, de los cuales, ha explicado Lamela, en 70 de ellos, los expertos, que emitieron sus conclusiones por unanimidad, apreciaron que las sedaciones estaban indicadas, aunque en 34 de los casos, o bien el fármaco o bien las dosis, no fueron los correctos.

De los 39 historiales restantes en los que la sedación no estaba indicada, en cuatro de ellos estaba "expresamente contraindicada". De esta manera, ha señalado Lamela, suman 73 los casos de sedaciones irregulares, de acuerdo con el informe, 34 debido a dosis o fármacos inadecuados más las 39 no indicadas.

La Consejería de Sanidad ha trasladado ya al juez el informe, que consta de cuatro tomos, y ha solicitado que, si "el juez lo tiene a bien", se declare el secreto de su contenido y se adopte alguna medida específica o cautelar.

Lamela ha asegurado que lo ocurrido en el hospital de Leganés se concentra en un número "reducidísimo" de profesionales, que "se pueden contar con los dedos de una mano", y "se ratifica así lo que dije en su momento, que se trata de un caso aislado que no afecta al colectivo de médicos ni al sistema".