Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a su mujer en la isla de La Palma y se suicida con un cinturón de explosivos

Se elevan a 13 las mujeres fallecidas por violencia doméstica en lo que va de año

Santa Cruz de la Palma / Madrid

Una mujer de 59 años ha fallecido esta noche en Santa Cruz de La Palma después de que su marido presuntamente le disparara un tiro de escopeta en una calle de la capital palmera, según informa la Cadena SER. Tras el crimen, el hombre se ha suicidado en una plaza, tras prender fuego a un cinturón de explosivos que se había atado al cuerpo.

Fuentes policiales han informado a esta cadena de radio de que este nuevo caso de violencia doméstica ha ocurrido hacia las 2.00 horas de esta madrugada. Las mismas fuentes han señalado que el hombre, de unos 67 años, procede de Tigalate, en el municipio palmero de Mazo, mientras que la mujer era natural de la isla de Lanzarote. Al parecer, el hombre ha disparado un tiro a su esposa en la calle Méndez Cabezola de Santa Cruz de La Palma y, posteriormente, se ha desplazado unos 400 metros hacia la plaza de San Fernando, al norte de la ciudad, donde ha prendido fuego a un cinturón con explosivos que se había adherido al cuerpo.

Las fuentes han explicado que la violencia de la explosión ha decapitado y ha desmembrado el cuerpo del hombre, cuyos restos han sido buscados por agentes de las policías local y nacional, guardia civil y bomberos durante unas cuatro horas. La muerte de esta mujer eleva a 13 el número de mujeres muertas a manos de sus maridos o compañeros sentimentales en lo que va de año. La primera de esta lista macabra es Pilar Crevillente, de 41 años, quien murió el 1 de enero en su domicilio de Mallorca a causa de los tiros que disparó contra ella su ex novio, que se entregó poco después a la Guardia Civil. El presunto agresor, que ya había sido denunciado por amenazas aunque la denuncia había sido retirada, disparó también contra los dos hijos de la mujer, que resultaron heridos.

El resto de las víctimas

El 19 de enero, Matilde Agueda, de 82 años, murió apuñalada por su marido, Juan Gil Delgado, de 85 años, con el que se había casado hacía cinco días y con el que convivía en la residencia Nuestra Señora de la Piedad, de Almendralejo (Badajoz). La tercera víctima fue una mujer nigeriana de 33 años, que murió tras precipitarse al vacío desde el cuarto piso de una vivienda del barrio de Irala de Bilbao, después de haber sido agredida por su pareja, también nigeriano. El 4 de febrero, la policía halló en un descampado de Palma el cadáver de Isabel Ferrer, de 34 años, desaparecida hacía cuatro días y que murió al recibir un golpe con una piedra. La Interpol dictó una orden de búsqueda de su compañero, Hamir, al que la víctima ya había denunciado y que huyó de España en día de la desaparición de la víctima.

El 7 de febrero, Laura Navarro González, de 25 años, falleció en Córdoba tras ser apuñalada en la calle por su marido, de 27 años, con quien llevaba casada siete meses, y que después se precipitó al vacío desde un sexto piso. Tres días después, Daniela Plugariu, súbdita rumana de 25 años, murió acuchillada en su domicilio de El Perelló (Tarragona). Posteriormente fue detenido un ciudadano rumano, quien, según la Guardia Civil, tan sólo mantenía una relación de amistad con la víctima, que estaba casada. El 24 de febrero, una anciana de 79 años murió a consecuencia de las puñaladas que le asestó, con un cuchillo de cocina, su marido de 80 años, quien fue detenido minutos después en su vivienda de Sevilla.

En Móstoles (Madrid), el 27 de febrero, una mujer de 27 años murió degollada tras recibir varias puñaladas asestadas por su marido, quien poco después se entregó. El 19 de marzo, el cadáver de una mujer marroquí de 24 años fue hallado con signos de estrangulamiento y heridas de arma blanca en Roquetas de Mar (Almería), y al día siguiente su compañero sentimental, de la misma nacionalidad, fue detenido en Tarragona. También el 20 de marzo, una mujer de 23 años y su madre, de 46, fueron asesinadas en Fuentes de Ebro (Zaragoza) a manos de un hombre que fue detenido ese mismo día. La penúltima fallecida es una mujer de unos 40 años, a quien su compañero le asestó varias puñaladas en Guadix (Granada). El presunto parricida, que cometió la agresión en la carretera que une Guadix con Purullena, fue detenido.