Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a tiros a su ex compañera en Palma y deja heridos graves a dos de sus hijos

Un juez dictó una orden de alejamiento por malos tratos en 2002 pero se retiró meses después a petición de la propia víctima

Anoche se produjo la primera muerte por violencia doméstica del año tras el fallecimiento de al menos 70 mujeres a manos de sus parejas durante el año 2003, una cifra muy superior a las 52 víctimas contabilizadas oficialmente en todo el año anterior. El suceso se produjo a última hora de ayer en Palma de Mallorca, donde un hombre asesinó a tiros a su ex compañera sentimental. También disparó contra dos de los hijos de la mujer, que se encuentran ingresados en estado grave. Otra hija logró escapar mientras que el hombre se daba a la fuga. Finalmente, sobre las 3.00 horas, el agresor, que llegó tuvo una orden de alejamiento por malos tratos en 2002, se ha entregado a la Guardia Civil.

Los hechos sucedieron pasadas las 21.30 horas en el número 31 de la calle Torrent de la localidad de S'Arenal de Llucmajor, en unos bloques situados muy cerca de la Playa de Palma. El agresor, Domingo P.M., de 40 años y que llegó a tener una orden de alejamiento dictada por un juzgado de Palma por malos tratos contra su ex novia, irrumpió en el piso de su antigua compañera armado con una escopeta de caza. La víctima, Pilar Crevallentes, de 41 años, murió al momento tras recibir varios disparos. Acto seguido, Domingo P.M. apuntó contra dos de los hijos que la mujer tuvo de una relación sentimental anterior, con edades comprendidas entre 18 y 21 años, a los que hirió de gravedad.

Ambos fueron trasladados a los hospitales de Son Dureta y de Son Llatzer de Palma, donde se encuentran ingresados en la UCI, uno en estado muy grave y otro en estado crítico. Según las primeras informaciones, en el momento del suceso se hallaban también en la vivienda otra de sus hijas, de 15 años, y la novia de uno de sus hijos, que lograron escapar de los disparos del homicida. Fueron ellas las que salieron a la calle y alertaron a gritos a los vecinos. Tras el suceso, el homicida se dio a la fuga, por lo que agentes de la Guardia Civil pusieron en marcha una redada. Sin embargo, sobre las 3.00 de la madrugada, el propio agresor se ha entregado en la comandancia del Instituto Armado de Baleares en Palma. Por el momento, la Guardia Civil no ha indicado si el hombre, que permanece detenido en esas mismas dependencias, confesó el crimen.

Dos jóvenes logran escapar

En cuanto a las medidas cautelares que pesaron sobre el agresor, Monserrat Comas, presidenta del Observatorio de la Violencia Doméstica, ha explicado a la Cadena SER que el agresor tuvo una orden de alejamiento dictada por un juzgado de Palma "por amenazas de muerte" a su pareja. La orden fue dictada el 10 de marzo de 2002 pero, el 23 de abril del mismo año, se retiró a petición de la propia víctima. A pesar de todo, el juzgado no archivó el caso y citó a las partes a un juicio de faltas. Sin embargo, como ninguna de las partes acudió, se dictó una sentencia absolutoria del hombre. En este sentido, Comas ha reconocido: "Si la víctima no quiere, las mediadas cautelares es difícil que funcionen".

Sobre el estado de los dos heridos, fuentes sanitarias han informado de que se teme por la vida del hermano de 18 años, que permanece en la UCI del hospital de Son Llátzer de Palma tras ingresar anoche con "herida por arma de fuego en el abdomen con rotura múltiple de los intestinos". El otro, de 21 años, fue intervenido por los médicos del hospital de Son Dureta, también en la capital balear, y en estos momentos permanece en la UCI con respiración asistida, aunque se encuentra estable dentro de la gravedad.

La fallecida, que hace unos años había enviudado y que era empleada de la limpieza, se ha convertido en la primera víctima de la violencia doméstica en España en el año 2004. Al menos 70 mujeres murieron a manos de su pareja o ex pareja en 2003, según el recuento de este periódico. Esta cifra de fallecidas revela un aumento del 34% respecto al año pasado. En 2002 fallecieron por ese tipo de agresiones 52 mujeres, según el Instituto de la Mujer. El incremento se ha producido a pesar de la entrada en vigor de la orden de protección a las víctimas en agosto pasado.

Quejas por una "muerte anunciada"

El Lobby de Dones de Mallorca ha expresado su indignación por la "muerte anunciada" de Crevillentes. En un comunicado, la organización feminista recuerda que la víctima había denunciado a su ex compañero por malos tratos y que sobre él pesaba una orden de alejamiento, por lo que considera que la muerte debería haberse evitado.

Por su parte, Micaela Navarro, resonsable del Área de Mujer del PSOE, ha denunciado en la Cadena SER que las nuevas medidas contra la violencia doméstica, "sin recursos económicos ni policiales, no son garantía" para evitar más muertes. El portavoz parlamentario del PSOE, Jesús Caldera, ha reclamado un "gran consenso social" y una "ley integral" como solución al alto número de muertes por malos tratos.

Gaspar Llamazares ha lamentado la última víctima y ha criticado que las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno no se hayan dotado de recursos: "Empezamos el año con los mismos problemas que el pasado que no hemos podido solucionar". Por su parte, el Gobierno balear ha expresado, a través del Instituto Balear de la Mujer, su "más enérgica condena" ante el asesinato de Pilar Crevillentes a manos de su ex compañero sentimental, al tiempo que ha convocado un minuto de silencio para el próximo lunes delante de las sedes oficiales de las distintas consejerías.

Más información