Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Opportunity' envía una imagen que desata especulaciones sobre la presencia de agua

Los expertos de la NASA estudian los datos de una roca a la que han bautizado 'El Capitán', en la que se aprecian posibles huellas de agua

Los científicos de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA) están entusiasmados con los últimos hallazgos del robot geológico Opportunity en Marte. Según han explicado los responsables del proyecto de exploración marciana, en las últimas imágenes enviadas por el todoterreno el pasado fin de semana se aprecian unas marcas en una roca que podrían ser una prueba evidente de la remota presencia de agua sobre la superficie del planeta rojo. El pasado mes de enero, la sonda europea Mars Express ya envió a la Tierra fotografías de agua congelada y dióxido de carbono en el polo sur del planeta.

Los expertos del ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena (Estados Unidos) estudian minuciosamente los datos e imágenes microscópicas enviadas a la Tierra por el Opportunity, que pasó el el fin de semana en una roca a la que han bautizado El Capitán.

La roca está incrustada a un pequeño cráter de la región Merdiani Planum, donde aterrizó la sonda el pasado 24 de enero. Con el fin de los espectrómetros del robot puedan conseguir lecturas más claras de El Capitán, los científicos le han ordenado que use una herramienta de raspar rocas para quitar el polvo que la cubre.

El avance del 'Spirit'

El Opportunity se encuentra muy cerca del lugar donde se posó, aunque los científicos esperan que en los próximos días pueda abandonar ese cráter para dirigirse a un lugar en el que creen que puede hallarse un depósito de hematita, un mineral que aparece en aguas estancadas. Según ha explicado Ray Arvidson, uno de los jefes del equipo, "hay muchas expectativas de llegar a averiguar si hay agua implicada".

Mientras tanto, en el extremo opuesto del planeta rojo, su gemelo Spirit ha dejado ya la rocas que estaba examinando para dirigirse hacia el cráter Bonneville, una enorme depresión del tamaño del Estado de Connecticut a unos 100 metros del cráter Gusev donde aterrizó.

En su 49 día marciano de misión, el Spirit ha avanzado unos 18 metros hacia el cráter, aunque todavía tardará varias jornadas en llegar a su destino.