Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas se manifiestan contra la Ley de Calidad en Barcelona

Los sindicatos catalanes apuestan por la "insumisión democrática" para no cumplir con el texto del Gobierno

Miles de personas, -6.000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, y unas 60.000, según los convocantes-, se han manifestado hoy en la Ciudad Condal, en contra de la Ley de Calidad de la Enseñanza del Gobierno, bajo la convocatoria del Marco Unitario de la Calidad Educativa un colectivo que agrupa a asociaciones de padres, grupos estudiantiles y sindicatos y que ha contado con el apoyo de diversos grupos políticos como el PSC, ERC e IC-V.

Bajo el lema "No a la ley de calidad: educación para todos", los manifestantes han marchado desde la plaza Urquinaona hasta Pla de Palau, donde se encuentra la subdelegación del Gobierno, coreando lemas como "Educación no es segregación", "Esta ley no la queremos, esta ley la cambiaremos" o "Del Castillo dimisión, para una escuela pública mejor". Entre la multitud se podían ver cabezudos de Aznar y Pilar del Castillo.

Según los convocantes de la manifestación, los itinerarios de la Ley de Calidad impulsada por la ministra de Educación Pilar del Castillo "segregan a los alumnos y promueven la selección de centros". Además, denuncian la falta de medidas para mejorar la educación pública y la imposición de la ley por parte del PP al no haber conseguido un consenso. Otra de las crítica es que algunos de los aspectos de la ley, según estos colectivos podría suponer la imposición de la religión católica.

Para los críticos, la ley favorece a la escuela privada concertada frente a la pública, ataca el sistema público de la enseñanza" y es "elitista y clasista. La comunidad educativa en Cataluña es especialmente crítica con el establecimiento de itinerarios que establece este proyecto de ley y que separa a los alumnos en función de su rendimiento escolar.

Insumisión democrática

La secretaria de Educación y Cultura del PSOE, Carme Chacón, ha asegurado que "los socialistas continuaremos diciendo a la ministra que el diálogo debe ser el instrumento para reformar la educación, y que escuche a la comunidad educativa". También ha afirmado que continuarán trabajando en el Parlament "para cambiar radicalmente esta ley, porque nuestra escuela pública necesita ayuda".

Para CC OO, la nueva ley "hará retroceder el sistema educativo y no solucionará los problemas que tenemos". El secretario general del sindicato en Catalunya, Joan Coscubiela, ha apostado por la "insumisión democrática" no para inclumplir la ley sino "para aprovechar todos los muchísimos resquicios que seguro dejará", remarcando que la ley "hará una cosa muy grave, permitirá el intervencionismo religioso en una sociedad que se ha declarado laica". Coscubiela ha asegurado que "no pararemos hasta conseguir que en Catalunya tengamos un modelo educativo aceptado por la sociedad catalana".

Para el secretario general de la Federación de Enseñanza de UGT, Jaume Graells, se trata de una "ley autoritaria que está provocando un conflicto de Estado en Catalunya porque todos los partidos, excepto el PP, y la gran parte de la comunidad educativa se está manifestando en contra". Según Graells, además genera "una desestabilización fuerte en el sistema educativo catalán", y por eso hay que rechazarla "contundentemente". UGT entiende que la Ley de Calidad "es injusta, segregadora, y hay que hacer todos los esfuerzos para hacer insumisión a esta ley".