_
_
_
_
_

La fundadora de Less&Conscious: «Cuando un jersey cuesta diez euros algo falla»

La comunicadora María Abajo ha impulsado una plataforma con la misión de visualizar marcas que apuestan por la sostenibilidad. Su objetivo es convertirse en un referente de seguridad «para la gente que quiere comprar responsable».

Jerseys de la marca sostenible amt.
Jerseys de la marca sostenible amt.

La sostenibilidad es el futuro y cada vez son más los que se relevan ante el hiperconsumo y abrazan un estilo de vida responsable con el planeta. Con el objetivo de concienciar a su audiencia y visualizar diferentes marcas que apuesten por la sostenibilidad, el pasado junio la comunicadora María Abajo lanzaba junto a Fran, su pareja, Less&Conscious: una sitio web de referencia donde encontrar un directorio de marcas que defendieran el movimiento slow.

“Este proyecto nació en el momento ‘confinamiento en casa”, explica María Abajo en una entrevista telefónica con S Moda. Además de su perfil personal de Instagram –en el que cuenta con más de 57.000 seguidores–, María trabaja en su propia agencia de comunicación, que fundó en 2018. “El grosso de nuestro trabajo lo dedicamos a la comunicación de hoteles y restaurantes; clientes que debido a la covid-19 pararon completamente su actividad”, explica. Ante una necesidad de “estar siempre en movimiento”, se lanzó a idear un nuevo proyecto.

En paralelo, según avanzaban las semanas bajo la impuesta “distancia social”, cada vez eran más los que le transmitían por medio de la red social sus dudas sobre temas relacionados con el modo de vida responsable. “Quizá fue porque la gente estaba más en casa, pero muchos usuarios cambiaron el chip interesándose más por la sostenibilidad”. María Abajo, que en el 2017 se había iniciado en el mundo vegano, se adentró de lleno en este universo –y se cristalizaba en el contenido de sus publicaciones en Instagram–. “Yo tenía conocimientos, pero no tantos. Me preguntaban cosas que desconocía. Por ejemplo: ¿Dónde puedo encontrar una lámpara que esté hecha con materiales sostenibles?”, añade. Un cambio de dirección en la demanda de información de su comunidad que junto a sus ganas de emprender un nuevo camino culminó en la creación de Less&Conscious.

 El proyecto, que veía la luz el pasado junio con siete marcas, abarca hoy más de 50 de sectores tan dispares como alimentación, decoración, aromaterapia, moda, viajes o alimentación. “En un primer momento queríamos crear una plataforma digital  de búsqueda en la que encontrar marcas sostenibles de diferentes áreas, pero al tiempo entendimos que la gente demandaba información. La información es poder y todavía hay muchas cosas que no se saben”. Además de enviar una newsletter semanal con prácticas y consejos para acercarse a este modo de vida, decidieron apostar por un canal de comunicación en su web mediante el cual solventar esa carencia de conocimiento. “Empezamos a involucrarnos en esa parte “más educacional” y creamos un blog donde especialistas de diferentes áreas publican artículos sobre alimentación, belleza, bienestar, moda…”, detalla.

Pero no es lo mismo autoproclamarse sostenible que realmente serlo. Y para asegurar la responsabilidad integral de una marca (en cuanto a producción, materias primas o trato de los trabajadores) y que pueda formar parte de su proyecto, María nos explica que no todas disponen de certificados que lo acrediten como consecuencia del esfuerzo que supone costearlos. «Conseguir un certificado que confirme la sostenibilidad de los materiales que utilizas o la responsabilidad de tu proceso de producción te cuesta lo mismo que tener una nueva colección o poder invertir en un tejido u en otro “, confiesa. Para contrarrestar esta realidad desde Less&Conscious realizan un análisis exhaustivo de cada propuesta antes de darles voz en la plataforma.

“Si se supiera lo que hay detrás de una marca de moda que no es sostenible, la gente se replantearía donde está invirtiendo su dinero”

 No todo es blanco o negro, y no es fácil cambiar una forma de vida de manera radical. “Mucha gente se agobia porque no logran llevar un modo de vida 100% sostenible” ¿El punto de partida?Tomar decisiones siendo conscientes de cómo van a afectar al planeta”. Una realidad que la madrileña extrapola a las nuevas propuestas de algunas grandes marcas para las que resulta más complicado cambiar su modo de producción de forma integral, pero sí empiezan a ofrecer una línea que genere menos residuos. “Un ejemplo es Garnier, en su producción siempre ha estado muy presente el plástico y ahora han lanzado una línea de champú sólido”,señala. Un ejemplo de las nuevas praxis que adoptan las empresas con el objetivo de acercarse a un modo de producción más consciente, que lejos de ser algo fugaz, deberíamos asumir a largo plazo.“La sostenibilidad no es una moda. Viene para quedarse porque o se queda o nos cargamos el planeta”, añade. E

n cuanto a la situación actual, María defiende que, si bien se ha empezado a construir esa “consciencia social”, el delicado momento económico al que nos enfrentamos como consecuencia de la covid-19 dificulta la apuesta del consumidor por marcas responsables en las que, inevitablemente, los precios se incrementan –los costes de producción, materiales e incluso los sueldos de sus trabajadores son más elevados–. “La gente ahora quizá no tiene 80 eurospara gastarse en un jersey que en Zara le cuesta 10 euros”. “Lo que no es normal es que un jersey te cueste 10 euros, ahí es cuando algo falla”, defiende. La brecha de género, que también se traslada a la adopción de prácticas sostenibles –según la ONU las mujeres se preocupan más que los hombres por el cuidado del planeta–, se descubre en los usuarios de su plataforma. “La mayoría son mujeres, el 92% de nuestro tráfico”, nos cuenta.

 “Cualquier decisión que tomes de compra tiene sus consecuencias positivas o negativas”, aclara. Una decisión propia y personal que la prescriptora admite estar condicionada por la actual falta de información respecto a las consecuencias de la moda rápida que, además de perjudicar el planeta, afecta a nuestra salud. “Si se supiera lo que hay detrás de una marca de moda que no es sostenible, la gente se replantearía donde está invirtiendo su dinero”, añade. Un cambio paulatino en el que ella sigue sumando escalones. “Hace un año me propuse intentar no comprar nada de fast fashion en 2020. A día de hoy, lo he cumplido”, confiesa.

Si miramos al futuro, Abajo prioriza posicionarse como referente a nivel educacional y continuar empoderando al consumidor por medio de información. “Mi objetivo es convertirme en referente y que la gente acuda a Less&Conscious a la hora de buscar firmas con la seguridad de estar comprando de manera responsable”, señala.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_