_
_
_
_

Songa Park: «Pensé que no tenía cabida en el cine español»

La actriz participa en la nueva cinta de Eduardo Casanova. Ahora es parte del cambio, pero no le fue fácil dar el salto y escapar a los estereotipos que aún perviven en la industria.

Songa Park lleva vestido con mangas abullonadas de ALEXANDER MCQUEEN y zapatos Betty Sling de CHRISTIAN LOUBOUTIN.
Songa Park lleva vestido con mangas abullonadas de ALEXANDER MCQUEEN y zapatos Betty Sling de CHRISTIAN LOUBOUTIN.PABLO ZAMORA
Patricia Rodríguez

Como actriz, en sus inicios, Songa Park (Madrid, 27 años) escuchaba frecuentemente en el plató cosas como “dile a la china que se mueva hacia delante”. No ha pasado tanto tiempo de aquello, pero hoy sería impensable. Porque causaría revuelo y porque ella misma les frenaría. “Durante toda mi vida he permitido que me hicieran bromas con lo de china, pero a mí me removía por dentro”, dice la intérprete que, en realidad, es hija de dos deportistas de élite coreanos. “El movimiento Black Lives Matter me dio la voz y la fuerza para decir ‘amigos, todos estos chistes me duelen’ y ahora sí me entienden. Tengo un nombre y no quiero que se dirijan a mí por mi físico, que me reduzcan a eso”. Han cambiado hasta las reglas en los rodajes, explica frente a un café en el madrileño mercado Barceló, “ya no me hablarían así. Y si lo hicieran, yo podría ir a un superior”.

Nuevas sensibilidades, sí, pero sin escarbar mucho se observa que la industria audiovisual dista de ser diversa. Lo enunciaba bien la propia Park en un monólogo en la ficción de RTVE El Ministerio del Tiempo: “En las series españolas no salimos ni amarillos ni negros, por muy españoles que seamos. Y si salimos, salimos de ilegales o de mafiosos”. El estereotipo sigue aún presente y a la actriz le pesa. Reivindica poder dar voz a una realidad, la de españoles racializados, que no está representada en las tramas. “Mi referente es Sandra Oh, una actriz coreana de 10, que hace personajes de todo tipo. Yo quiero eso, que me den el papel de un médico o de lo que sea que no esté definido por mi cara”. Precisamente Oh, ganadora de dos Globos de Oro por Killing Eve y Anatomía de Grey, pudo demostrar su valía gracias a los castings ciegos de la productora Shonda Rhimes; si no, quizá el mundo se la hubiese perdido.

La actriz Songa Park, con vestido amarillo de SPORTMAX.
La actriz Songa Park, con vestido amarillo de SPORTMAX.PABLO ZAMORA

Tras curtirse en series de cadenas generalistas como Allí abajo o Servir y proteger, Songa vive un momento dulce, aunque prefiere ser cauta. “Es mejor no tener expectativas, esta es una profesión muy complicada”. Este invierno estrena La piedad, el segundo largometraje de Eduardo Casanova, en el que comparte protagonismo con Ángela Molina, Ana Polvorosa o María León. “Cuando me contó la idea necesité leer el guion, de primeras es una historia demasiado loca. Pero el resultado es increíble, es el universo de Edu”. La cinta habla de lo tóxico que puede llegar a ser el hombre, a través de la relación de una madre con su hijo. “Mi trama es dura, ha sido un rodaje intenso, pero trabajar con él es muy fácil, se nota que ha sido actor”. Justo antes apareció en el videoclip de C. Tangana Cuándo olvidaré. “En el panorama actual me parece que es alguien que nos está dando voz a muchos”.

La actriz creció entre el municipio de Alcorcón y el castizo barrio de Legazpi, compaginando el colegio con clases de cultura coreana, gimnasia rítmica, golf, piano, flauta travesera… “En eso mis padres son padres asiáticos de manual, querían que mi hermana y yo aprendiéramos de todo. Ahora se lo agradezco mucho”. No siempre fue así, de niña se avergonzaba de hablar coreano con sus padres. “En el recreo me llamaban china, pero en casa, cuando venían visitas de Corea, me decían que me tenía que operar la nariz, agrandarme los ojos, retocarme la mandíbula… tampoco encajaba en el ideal de belleza de allí. Me han ido creando inseguridades que he tenido que trabajar para ahora estar bien conmigo misma”.

Songa Park lleva top de GIORGIO ARMANI, falda de PORTS 1961 y zapatos de CHRISTIAN LOUBOUTIN.
Songa Park lleva top de GIORGIO ARMANI, falda de PORTS 1961 y zapatos de CHRISTIAN LOUBOUTIN.PABLO ZAMORA

A los 16 años se apuntó a clases de interpretación. “Lo probé y no vi esperanza, vi que yo no tenía cabida porque el sector seguía siendo racista. Me decían que tenía ‘un perfil muy especial’ pero ese ‘especial’ solo me encasillaba”. Abandonó y empezó a estudiar diseño gráfico. El ojo esteta le asoma en su perfil de Instagram (@princesonga) en el que acumula casi 24.000 seguidores, pero antes de acabar los estudios le surgió la oportunidad de participar en una serie. “Era lo que quería hacer”. Aún hoy, de vez en cuando, le acecha la idea de dejarlo, pero se impone la disciplina que aprendió en casa: “Algo está cambiando y me gustaría formar parte de ese cambio. Animar a las nuevas generaciones, a la gran comunidad de asiáticos nacidos aquí, a que tengan el sueño de ser actores”. Su deseo no se limita a la interpretación, también le gusta escribir, “algún día querría plasmar mi experiencia”. Por ahora, que no es poco, Songa Park es un nombre que sonará alto. Apréndanselo.

Créditos

Estilismo:  Paula Delgado.
Maquillaje y peluquería: Yurema Villa (Ana Prado) para Guerlain y Mön ICON Team.
Asistentes de fotografía: Orlando Gutiérrez y Felipe Hernández.
Asistente de estilismo:  Paula Alcalde.
Asistente de maquillaje y peluquería: Ariadna Martín (Ana Prado) para Mön ICON Team.  

Sobre la firma

Patricia Rodríguez
Periodista de moda y belleza. En 2007 creó uno de los primeros blogs de moda en España y desde entonces ha desarrollado la mayor parte de su carrera en medios digitales. Forma parte del equipo de S Moda desde 2017.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_