Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sandra Oh, una estrella que hace historia

La intérprete de origen surcoreano acumula éxitos y rompe barreras. Ha sido la primera mujer asiática en presentar una gala de los Globos de Oro y la segunda en conseguir una estatuilla en ella

Sandra Oh a su llegada a los premios SAG, el 27 de enero de 2019.
Sandra Oh a su llegada a los premios SAG, el 27 de enero de 2019. GTRESONLINE

Hasta que la actriz Sandra Oh presentó a comienzos de año la gala de los Globos de Oro, nunca una mujer de ascendencia asiática había hecho algo así. Además de conducirla, obtuvo el premio a mejor actriz por su interpretación en la serie de culto Killing Eve y se convirtió así en la segunda asiática en lograr la estatuilla, después de la japonesa Yoko Shimada en 1981. Desde su éxito en Entre copas y, sobre todo, desde su salto al estrellato mundial con Anatomía de Grey, Sandra Oh no ha dejado de marcar hitos y de propagar por el mundo el orgullo de ser asiática.

En un momento en el que los intérpretes no se atreven a presentar galas, la actriz de 47 años aceptó conducir la de los Globos de Oro y en un emotivo discurso dejó claro el porqué: "Dije que sí a presentar los Globos pese al miedo de estar en este escenario esta noche porque quería estar aquí, ver a este público y ser testigo de este momento de cambio. No me estoy engañando, este momento es real. Os veo, veo todas esas caras del cambio”, dijo mientras las cámaras enfocaban a intérpretes asiáticos, latinos y afroamericanos.

Obtuvo el galardón, se convirtió en la primera asiática en lograr dos estatuillas —en 2006 se hizo con otro Globo de Oro por su papel en Anatomía de Grey— y protagonizó el momento más comentado de la noche. En su discurso, dio las gracias en coreano a sus padres, que acudieron a acompañarla, y les hizo una reverencia que fue muy aplaudida. Sus padres, cristianos devotos, emigrados a Canadá desde Corea del Sur, habrían preferido que su hija, nacida en Canadá, aceptara la beca que le había ofrecido la universidad para estudiar periodismo. Ella la rechazó para dedicarse a la interpretación y el baile, prometiendo que estudiaría una carrera si no tenía éxito. Nunca le hizo falta. Confiaron en ella y son su mayor apoyo. No dudan en acudir a las entregas de premios o en aparecer en sus redes sociales. Tras vivir una de las mejores noches de su vida, Oh compartió una foto en su perfil de Twitter en la que ella y toda su familia aparecen vistiendo unas camisetas en las que pone “It’s an honor just to be Asian” (Es un honor ser asiático).

A su larga lista de reconocimientos por Killing Eve se suman la nominación a un Emmy el pasado mes de septiembre —nunca una asiática había estado nominada— que no ganó. Sí se llevó el premio de la Unión de Actores el fin de semana pasado, su último reconocimiento hasta ahora, entregado por Antonio Banderas. Pocas veces se había mostrado tan emocionada. Al borde del llanto, dedicó el premio a todos los actores y actrices que le alentaron a luchar por su sueño. Especial cariño mostró al actor Jamie Foxx —“en 2006 me dijo: ‘Sigue adelante”—, y a la guionista, actriz y productora Lena Waithe, una mujer negra y lesbiana que también ha derribado tabúes.

Sandra Oh, con su Globo de Oro por 'Killing Eve'. ampliar foto
Sandra Oh, con su Globo de Oro por 'Killing Eve'. CORDON PRESS

Este último alegato demostró el compañerismo de Oh, que es recíproco. Ellen Pompeo —que interpreta a Meredith, la protagonista de Anatomía de Grey—  solo tiene palabras de admiración para ella. Trabajaron juntas durante 220 episodios y, lejos de criticar su salida de la serie, solo mira por los sueños de Oh. “Egoístamente me encantaría ver a Sandra Oh volver a Anatomía de Grey, pero también me encanta Killing Eve y me encanta verla tener estos momentos increíbles. Por mucho que quiera a Sandra, prefiero verla brillar por sí misma”, dijo en el portal TV Line.

También en la ficción Sandra Oh trata de acabar con los estereotipos. En Anatomía de Grey daba vida a una cirujana pionera en tratar el aborto en una serie de máxima audiencia y en cuestionar estereotipos de género. Hace cinco años, y en el mejor momento de la ficción, optó por abandonarla tras nueve temporadas—nunca ha cerrado la puerta a volver— y prefirió dedicarse a nuevos proyectos. Killing Eve es su último éxito, calificada como una de las mejores series del año, con diálogos mordaces e inteligentes y con dos mujeres protagonistas que reinventan el género de espías guiadas por la creadora Phoebe Waller-Bridge.

Lo curioso no es solo que haya anunciado segunda temporada antes incluso de estrenar la primera o que haya acumulado premios y conquistado a la crítica y a su amiga Ellen Pompeo. De forma inédita, la plataforma de contenidos digitales Netflix ha recomendado una serie que es de la competencia (BBC América, en España en HBO). “Cada persona que esté leyendo esto ahora mismo tiene que encontrar un hueco en su vida para ver Killing Eve. Es una verdadera masterclass de guion, dirección e interpretación. Lo que Sandra Oh y Jodie Comer hacen en esta serie es OTRO NIVEL DE PERFECCIÓN. Véanla”, escribió la plataforma en su perfil de Twitter.

Sandra Oh y Andy Samberg desenrollan la alfombra roja de los Globos de Oro. ampliar foto
Sandra Oh y Andy Samberg desenrollan la alfombra roja de los Globos de Oro. CORDON PRESS
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >