RETINA PARA GEOTAB

Los datos serán la palanca hacia la movilidad eléctrica y la sostenibilidad

Geotab desarrolla una herramienta telemática basada en el análisis de datos y ‘machine learning’ para ayudar a las empresas a electrificar sus flotas de vehículos

La recopilación y el análisis de millones de datos a escala masiva es uno de los servicios que más pueden aportar a las flotas de vehículos. El motivo es simple: a través del acceso a los datos del motor mediante tecnología telemática, las empresas conocen con exactitud las distancias recorridas por sus coches, camiones y furgonetas; el consumo de combustible, el kilometraje, la velocidad y aceleración, el tipo de conducción, la ubicación del GPS de sus vehículos…

Datos y más datos que, tras un exhaustivo estudio, permiten a las compañías ser más sostenibles, eficientes y productivas. Esta información, además, es un gran tesoro para las administraciones públicas, ya que les puede ayudar a desplegar modelos de smart cities –ciudades que aplican las tecnologías de la información y la conectividad para, entre otras cosas, gestionar el tráfico y las infraestructuras–. Y también contribuye a avanzar hacia el coche eléctrico, un gran reto tanto para las grandes metrópolis como para los propietarios de flotas de vehículos.

En los últimos años, la industria telemática –la que recopila, gestiona y analiza la investigación que surge de los datos– ha multiplicado sus ingresos y su actividad. Un buen ejemplo es Geotab, la empresa líder mundial del big data aplicado al sector de las flotas de coches. Geotab ha desarrollado un dispositivo electrónico que, conectado a los vehículos, procesa cada día miles de millones de puntos de datos que se aprovechan para análisis de datos masivos y aprendizaje automático (machine learning). De esta forma, sus clientes mejoran la productividad, optimizan las flotas y mejoran la seguridad del conductor.

El papel fundamental de la sostenibilidad

En todo este ecosistema, la sostenibilidad juega un papel esencial, ya que el examen de estos datos permite a las empresas tomar las decisiones adecuadas para reducir su huella de carbono y planificar una hoja de ruta hacia la adopción de vehículos eléctricos. Una decisión que contribuye a la mejora del medioambiente –estos vehículos no emiten gases contaminantes– y que, a su vez, implica importantes ahorros, tanto de combustible como de mantenimiento.

“Ayudamos a que haya menos accidentes, atascos y emisiones, y somos optimistas porque el deseo de electrificar las flotas se ha mantenido durante la pandemia. Dos de cada tres empresas dedicadas a esta actividad lo consideran fundamental en los próximos cinco años, y estamos preparados para ayudarles”, asegura el vicepresidente para los países del suroeste de Europa de Geotab, Iván Lequerica.

Fundada en Canadá en el año 2000 por el ingeniero Neil Cawse, Geotab cuenta hoy con 2,2 millones de vehículos de más de 55.000 clientes suscritos a nivel global, que le proporcionan diariamente más de dos billones de datos de conducción. Hace seis años, Geotab desembarcó en España, donde ya tiene más de 300 clientes y ha crecido un 40% en el último ejercicio.

Autonomía y ahorro

“Muchos gestores de flotas quieren pasarse al vehículo eléctrico, pero no saben cómo hacerlo. Nosotros les acompañamos durante todo el proceso. Gracias a la información que obtenemos a través de nuestro dispositivo telemático, analizamos la situación de la flota basándonos en datos reales y aconsejamos a nuestros clientes qué vehículos podrían ser sustituidos por vehículos eléctricos disponibles en el mercado”, apunta Lequerica.

Según los recorridos y el consumo, este análisis de viabilidad identifica qué modelos son los mejores candidatos para ser reemplazados por eléctricos. El informe abarca desde el tipo de vehículo y su autonomía hasta las previsiones de ahorro. “Cuando el cliente ya ha dado el paso e incorpora coches eléctricos a su flota, le ayudamos a gestionarlos, le explicamos cómo están siendo usados, cómo se cargan y qué patrones de energía utilizan”, prosigue.

La posibilidad de adelantarnos a posibles averías es uno de los grandes beneficios de esta tecnología Iván Lequerica, vicepresidente para los países del suroeste de Europa de Geotab

En cualquier caso, no todos los vehículos cumplen los mismos requisitos. Aquellos que hacen muchos kilómetros en carretera no son buenos candidatos para la electrificación. Sí lo son, en cambio, los coches y furgonetas urbanas de distribución y última milla que realizan entre 200 y 300 kilómetros diarios. Algunas proyecciones apuntan a que, en 2032, los eléctricos representarán el 50% de todos los nuevos vehículos de pasajeros.

La cantidad de marcas y fabricantes que apuestan por esta tecnología ha aumentado en pocos años, y la regulación estatal y europea fomenta que cada vez se compren más coches de este tipo. De ahí que aprovechar las herramientas telemáticas para avanzar en la electrificación y conseguir una movilidad más sostenible sea hoy más pertinente que nunca.

El futuro desarrollo de las baterías y de los modelos eléctricos impulsará al sector en los próximos años. Vehículos que, antes de una década, estarán presentes en el 67% de las flotas, según un estudio de Geotab. “La aplicación práctica de la telemática incluso permite a los clientes entender qué va a pasar en un futuro. Somos capaces, por ejemplo, de predecir cuándo va a fallar una batería. La posibilidad de adelantarnos a posibles averías es uno de los grandes beneficios de esta tecnología”, destaca Lequerica. Por eso es importante que las grandes empresas y pymes apuesten por estas herramientas tecnológicas. “Para eso hace falta impulso y educación, hay que saber explicar por qué este camino es el adecuado. La pandemia ha ayudado a que haya más conciencia en torno a la sostenibilidad de la que había hace un año, y tenemos que aprovechar la oportunidad”, insiste.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50