Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias pide el voto telemático por enfermedad para no faltar al pleno clave sobre la senda de estabilidad

El vicepresidente y líder de Unidas Podemos aduce que padece una amigdalitis aguda

El vicepresidente segundo de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, este martes, durante la sesión de control al Gobierno en el Senado.
El vicepresidente segundo de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, este martes, durante la sesión de control al Gobierno en el Senado. Europa Press

La Mesa del Congreso se ha reunido este miércoles de manera extraordinaria tras la celebración del pleno de control al Gobierno para aprobar la concesión del voto telemático al diputado y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en la sesión clave que abordará este jueves la senda de estabilidad que fija el camino del próximo proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, y que al igual que los demás cargos gubernamentales de su partido, no ha renunciado al acta de diputado, padece una amigdalitis aguda. Esta misma mañana no ha acudido a la sesión de control del Congreso y por la tarde no participará en la mesa de diálogo entre los Gobiernos central y catalán para abordar el conflicto en esa comunidad.

Iglesias ha pedido a la Mesa del Congreso que se le conceda la posibilidad del voto telemático que se regula en el artículo 82 del Reglamento del Congreso, para casos de “embarazo, maternidad, paternidad o enfermedad grave”. En esas circunstancias especiales, la Mesa, tras una justificación adecuada, puede “autorizar en escrito motivado que los diputados emitan su voto por procedimiento telemático con comprobación personal, en las sesiones plenarias en aquellas votaciones que, por no ser susceptibles de fragmentación o modificación, sea previsible el modo y el momento en que se llevarán a cabo”. Iglesias facilitará esta tarde el parte médico al Congreso.

El vicepresidente y líder de Podemos ha liberado en estos días su agenda y se perderá, eso sí, el debate de mañana en el Congreso para aprobar la senda de estabilidad presupuestaria, con los objetivos de déficit y de deuda de este año y los próximos ejercicios. Es un paso previo muy significativo para afrontar la elaboración de los presupuestos y para conocer cuáles son los apoyos políticos con los que cuenta el Ejecutivo para ese proyecto que puede definir la duración de la legislatura. Los partidos socios de la investidura están negociando con el Gobierno y el PSOE hasta el último momento y se espera que el punto sea aprobado, probablemente con los votos de los parlamentarios del PSOE, de Unidas Podemos, seguro del PNV, y probablemente de ERC y Junts, o al menos su abstención. PP, Vox y Ciudadanos seguro que votarán en contra.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, expresó este mismo miércoles en el Congreso su “esperanza” en superar esa votación. “No veo argumento para votar en contra. Aquellos que lo hagan tendrán que explicar por qué niegan esa capacidad de adaptación”, apuntó.

Montero, eso sí, no quiso ligar este miércoles la aprobación de la senda de estabilidad presupuestaria del resultado de la mesa de diálogo entre Gobiernos de esta tarde: “Tengo gran confianza de que Esquerra Republicana y Junts per Catalunya entiendan que, para hacer posible que continúe el diálogo, este Gobierno tiene que tener estabilidad, y el principal instrumento son los Presupuestos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información