Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo asumirá el juicio por desobediencia del diputado Nuet

El alto tribunal se inclina por sentar en el banquillo al parlamentario de ERC sin pedir el suplicatorio al Congreso

Juicio proces
El diputat Josep Joan Nuet.

El diputado nacional de ERC Joan Josep Nuet se sentará en el banquillo del Tribunal Supremo para ser juzgado por desobediencia. La Sala de lo Penal cree que el fuero del que goza Nuet tras ser elegido parlamentario el 10-N es irrenunciable, por lo que no puede ser juzgado en el Tribunal Superior de Cataluña con los otros exmiembros de la Mesa del Parlament que, como él, están procesados por desobediencia por tramitar resoluciones a favor de la independencia.

El de Nuet es un viaje de ida y vuelta al Supremo a lo largo de tres años. Los miembros de la Mesa del Parlament que, bajo la presidencia de Carmen Forcadell, tramitaron resoluciones a favor de la independencia pese a las advertencias del Tribunal Constitucional fueron los primeros imputados por el Supremo. Ellos arrastraron hasta el alto tribunal a los miembros del Govern de Carles Puigdemont, que inicialmente eran investigados por la Audiencia Nacional. Pero, apenas un mes antes de empezar el juicio del procés, el Supremo acabó dividiendo la causa y envió al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) a los seis acusados a los que solo se atribuía un delito de desobediencia.

En este tiempo, Nuet, que cometió la supuesta desobediencia como parlamentario autonómico de Catalunya En Comú-Podem, fichó por ERC, en cuyas listas concurrió a las elecciones del 10-N. El tribunal catalán había fijado para el 28 y 29 de noviembre el juicio contra los cinco exmiembros de la Mesa procesados por desobediencia —Nuet, Anna Simó, Lluís Corominas, Lluís Guinó y Ramona Barrufet— y la exdiputada de la CUP Mireia Boya, pero la elección de Nuet como diputado nacional le llevó suspenderlo y a pedir al Supremo que se hiciera cargo del juicio del parlamentario.

La Sala de lo Penal tiene todavía que pronunciarse sobre esa petición, pero fuentes del tribunal señalan que no hay duda de que el juicio de Nuet es de su competencia, en contra del criterio de la defensa del diputado republicano, que entiende que su causa debe mantenerse en el tribunal catalán. La sala estableció en 2014 que los aforados investigados que dimitan de su cargo antes de que se abra juicio oral contra él dejan de ser competencia del Supremo. Si renuncian una vez abierto el juicio, ya no cambia el tribunal. Pero esta jurisprudencia no es aplicable en el caso de Nuet porque en su caso no se trata de perder el fuero al dejar de ser diputado sino de ganarlo al adquirir esta condición. “Si te conviertes en diputado, el efecto inmediato es que solo te puede juzgar un órgano superior”, señalan fuentes del tribunal.

El Supremo considera también, según estas fuentes, que para juzgar a Nuet no hace falta recabar el permiso al Congreso (el llamado suplicatorio) porque el ahora diputado fue procesado en marzo de 2018, más de un año y medio antes de obtener el acta. El criterio del alto tribunal coincide con el de la Fiscalía, que en un escrito remitido al Supremo informó a favor de que Nuet fuera juzgado en Madrid y consideraron que no es necesario tramitar el suplicatorio.

La intención del tribunal es celebrar el juicio antes del verano en una o dos sesiones. En principio, según estas fuentes, los magistrados que juzgaron el procés no están contaminados para enjuiciar a Nuet porque la desobediencia es una conducta “personal” en la que no influye lo que se ha dado por probado en el caso de Forcadell (condenada por sedición), pero el tribunal tendrá que estudiarlo cuando llegue el momento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información