Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘número dos’ de Trapero dice que los Mossos se vieron “desamparados” por un Govern “fuera de la ley”

El comisario Ferran López respalda la versión del 'major' de la policía catalana sobre la actuación de sus agentes y el enfrentamiento con Puigdemont por el 1-O

El comisario Ferran López, durante su declaración en el juicio. En vídeo, sus declaraciones.

El comisario de los Mossos d’Esquadra Ferran López, número dos del major Josep Lluís Trapero cuando se celebró el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, ha respaldado este miércoles en la Audiencia Nacional la versión que su superior jerárquico ofreció sobre la actuación de los agentes de la policía catalana aquellos días. En su declaración como testigo, Ferran López, que tras la intervención de la autonomía catalana por el artículo 155 de la Constitución sustituyó durante unos meses a Trapero, ha confirmado las advertencias que el major hizo al entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a otros responsables políticos, sobre las consecuencias de celebrar la consulta ilegal y la decisión de estos de no hacer caso a las mismas.

“Nuestra situación era de desamparo gubernativo. Nosotros estamos en un escenario impensable, que es estar bajo la tutela gubernativa de autoridades que están incumpliendo un mandato judicial”, ha recordado este miércoles Ferran López. El comisario no ha dudado en situar al Ejecutivo catalán “fuera de la ley” en aquellos días. También ha confirmado que Trapero —para quien la Fiscalía pide 11 años por rebelión— ordenó elaborar un plan para detener a Puigdemont y al resto del Govern si así lo ordenaba la Fiscalía o el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Sobre la inexistencia de un documento con los detalles del mismo, el comisario ha justificado que se evitó plasmarlo en papel por cuestiones de “confidencialidad”.

La declaración de López ha sido idéntica a la que realizó, también como testigo, en el juicio del Tribunal Supremo contra los líderes del procés, y en la que ya había respaldado la versión de Trapero. El comisario, imputado por un juzgado de Cornellà en otra causa relacionada con el 1-O, ha insistido en que los Mossos y Trapero obedecieron en todo momento las instrucciones de la Fiscalía y de los jueces, y que siempre estuvieron dispuestos a colaborar con los 6.000 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil enviados por el Ministerio del Interior a Cataluña. De este modo, ha rebatido la declaración que hizo el lunes y el martes el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, responsable de coordinar las fuerzas policiales el 1-O y cuyo testimonio fue muy duro contra Trapero y la policía catalana.

López, enlace de los Mossos con Pérez de los Cobos el 1-O, ha llegado a acusar implícitamente al coronel de parte del fracaso del dispositivo policial, al asegurar que tuvo un conocimiento “escueto” del despliegue de la Policía y la Guardia Civil aquel día. “No sabíamos ni dónde estaban apostados”, ha asegurado. También ha criticado que ni el coronel ni otros mandos acudieran durante aquella jornada al Centro de Coordinación que los Mossos habían montado para seguir los incidentes de la jornada. Además, Ferran López ha negado rotundamente que se hubiera ordenado a los policías catalanes seguir a las patrullas de Policía Nacional y Guardia Civil. “En ningún caso, impensable, no tiene ningún sentido, ninguna finalidad…”, ha recalcado a preguntas de la Fiscalía.

El comisario también ha detallado la relación de los jefes de los Mossos, entre ellos Trapero y él mismo, con los miembros del Govern. Según él, nadie les informaba de los pasos que iba a dar el Ejecutivo de Puigdemont y que se enteraban siguiendo por televisión las comparecencias públicas del president y los consejeros. “Cuando se convocaba una rueda de prensa, [los componentes de la jefatura] nos reuníamos en un despacho, nos sentábamos en un sofá, hacíamos silencios espesos, mirábamos las decisiones del presidente y tomábamos decisiones. Esta era, si me permite, la triste situación. Nosotros no teníamos ninguna instrucción ni nadie nos explicó nunca qué significó hacer una cosa o la otra”, ha relatado.

Sobre el entonces consejero de Interior, Joaquim Forn —condenado por el Tribunal Supremo a 10 años y medio de prisión por sedición— ha asegurado que siempre les manifestó su intención de apartar a la policía catalana del debate político: “Siempre nos decía que tenía un mandato político, que él estaba dispuesto a seguir, y al lado siempre nos decía que su afán era apartar a la policía del debate político”, ha recalcado.

Ferran López también ha vuelto a detallar las reuniones que mantuvieron con Puigdemont y otros miembros de su Govern los días 26 y 28 de septiembre de 2017 en el Palau de la Generalitat. El comisario ha insistido en que en aquellos dos encuentros los mandos de los Mossos reprocharon tanto a Puigdemont como al vicepresidente Oriol Junqueras y al consejero Forn “algunas declaraciones” que consideraban “injustas” para los Mossos ya que “no reflejaban la postura real” del cuerpo. También ha afirmado que se les alertó de los posibles desórdenes públicos que se podían producir el día del referéndum ilegal, como relató Trapero en su declaración como acusado.

Así, López ha recordado que el major terminó el segundo encuentro deseando que no hubiera que lamentar “ninguna desgracia” y que la respuesta de Puigdemont fue que en ese caso declararía la independencia de manera unilateral. A preguntas del fiscal sobre si Junqueras y Forn habían apoyado esta advertencia del entonces president, Ferran López ha asegurado que entendía que sí, ya que “no hicieron ninguna observación”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información