Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez de los Cobos carga contra Trapero: “Si hubiera tenido mando en los Mossos, lo habría apartado”

El coordinador del dispositivo policial del 1-O acusa al 'major' de estar "alineado" con los líderes independentistas

El coronel Diego Pérez de los Cobos saluda a un agente de policía, este lunes, en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid). En vídeo, declaraciones del coronel.

El primer gran golpe a la línea de defensa del major Josep Lluís Trapero no se ha hecho esperar. Este lunes, durante la declaración del primer testigo citado en el segundo juicio al procés, que sienta en el banquillo a la antigua cúpula de los Mossos por su supuesta connivencia con los dirigentes independentistas en el desafío secesionista, el coronel Diego Pérez de los Cobos ha arremetido con dureza y sin reparos contra el antiguo jefe de la policía autonómica. "Si yo hubiera tenido mando sobre los Mossos, mi primera decisión habría sido apartar al major, que estaba constantemente poniendo palos en las ruedas", ha afirmado contundente el alto mando de la Guardia Civil, que coordinó el dispositivo para tratar de impedir el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

El relato de Pérez de los Cobos ha brotado, desde el primer momento, como una ametralladora contra los argumentos expuestos por la abogada de Trapero en sus escritos y por el propio major durante su declaración de la pasada semana. A preguntas del fiscal Miguel Ángel Carballo, que apenas ha interrumpido la narración del coronel, el alto mando de la Guardia Civil ha disparado contra las principales tesis de la defensa: ha considerado que los Mossos actuaron con "pasividad" durante el procés y que, incluso, "obstruyeron" la actuación del resto de Cuerpos de Seguridad del Estado; ha alineado al exjefe de la policía catalana con los dirigentes secesionistas; y ha afirmado que los acusados nunca solicitaron ayuda para reforzarse en aquellas jornadas. "Fueron complacientes con la celebración del 1-O", ha apostillado en esta quinta sesión de la vista oral.

Unas palabras que utilizará el ministerio público como prueba para reforzar su tesis y que ha escuchado muy atento el propio Trapero. De hecho, a pocos metros del testigo, sentado a la derecha de su abogada Olga Tubau, el exjefe de los Mossos no ha parado de tomar notas mientras se sucedía la batería de reproches del coronel de la Guardia Civil. "No vi ningún afán de cooperación por su parte", ha cargado De los Cobos contra el major, para el que la Fiscalía pide una pena de 11 años de cárcel por un delito de rebelión. "Nunca pensamos que se pudiera llegar al nivel de inacción al que se llegó el 1-O", ha proseguido, antes de añadir: "No hubo colaboración en ningún caso".

El ministerio público basa parte de su acusación en que la cúpula de la policía catalana, en connivencia con los líderes políticos independentistas, evidenciaron una "pasividad" intencionada durante el procés para facilitar la celebración del 1-O. Trapero y el resto de acusados lo negaron durante sus declaraciones de la pasada semana, pero la versión de De los Cobos resulta muy diferente. "Le dije a Trapero que, con ese dispositivo [que habían preparado], no se podía parar el referéndum. Que, más bien, estaba orientado a cubrir unas elecciones legales", ha contado el coronel, que ha remachado que, pese a ello, el major nunca lo modificó: "Lo diseñaron ellos solos y fueron muy celosos de que fuera así".

Por ello, según la visión del coordinador del dispositivo del 1-O, aquella jornada se toparon con unos "criterios de actuación inadecuados" diseñados por la policía catalana, con un sistema de refuerzo policial "ineficaz", con "medios insuficientes" y con una filtración constante de sus planes a los convocantes, "que sabían cual era el escenario que iban a encontrarse". "Los binomios de mossos desplazados a los colegios no hicieron nada y no se veían unidades de intervención de los Mossos por ningún sitio", ha continuado De los Cobos, que ha descrito cómo en muchos puntos de la comunidad se aplaudía a los agentes autonómicos por su actitud "renuente".

—Pero, ¿qué creían que podrían haber hecho? —le ha llegado entonces a interpelar el fiscal.

—El primer elemento que faltó fue voluntad de impedir verdaderamente el referéndum. Segundo, si hubieran puesto a Puigdemont en la tesitura de que, si seguía con su iniciativa tendría enfrente a los Mossos, habría cesado. Y eso le correspondía al major. Y tercero, faltó una actitud de sumar esfuerzos. No estaban en el lado correcto.

La responsabilidad del jefe de la policía catalana

De los Cobos ha querido subrayar también este lunes que la policía catalana "en ningún caso" pidió ayuda. "Su actitud era de que sus medios eran suficientes", ha apostillado el coronel sobre otro punto clave en la defensa de Trapero, que manifestó la pasada semana que no pudieron frenar la consulta ilegal porque, entre otros factores, carecían de personal. En cambio, en opinión del mando de la Guardia Civil, que se enfrentó personalmente durante el procés con el jefe de los Mossos por el despliegue del 1-O, Trapero hizo en el otoño de 2017 una "defensa a ultranza de sus competencias": "Entendía que era una ofensa para su propio Cuerpo que a mí se me pudiera atribuir alguna autoridad".

Con estas declaraciones, De los Cobos responsabiliza al major del operativo del 1 de octubre, después de que Trapero repartiese culpas la pasada semana, cuando hizo hincapié en que ese despliegue era un "único dispositivo" de los tres Cuerpos. Pero el coronel ha matizado con creces ese argumento y ha subrayado que su labor era coordinar a los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Civil, pero que no tenía capacidad de mando sobre ninguno de ellos. Es decir, los agentes de cada institución obedecían a sus superiores. "Si yo hubiera tenido labores de mando, ¿hubiera permitido que me discutiera Trapero?", se ha preguntado entonces el testigo: "Por supuesto que no, habría impuesto mis criterios", ha respondido de inmediato.

Es más, De los Cobos ha cuestionado las cifras sobre el cierre de colegios. "Los Mossos dicen que clausuraron unos locales que después, en los datos difundidos por la Generalitat, aparecen como que se ha votado allí. Así que, o no es cierto lo que dicen los Mossos de que esos colegios se cerraron, o no es cierto lo que dice la Generalitat de que allí se votó".

"El principal problema del 1-O era de concepto. En ningún momento aparecía la idea de impedir el referéndum", ha continuado De los Cobos durante esta primera parte de su declaración, que se ha prolongado durante cuatro horas. En ella, la Fiscalía también ha centrado sus preguntas en la relación de Trapero con los dirigentes independentistas, de los que el exjefe de los Mossos se desvinculó reiteradamente la pasada semana, cuando calificó de "barbaridad" la vía unilateral y llegó a afirmar que él mismo se propuso para detener a Carles Puigdemont. Para este testigo, Trapero "estaba alineado con los convocantes" y, en una reunión conjunta que tuvieron con el entonces president antes del 1 de octubre, "no dijo nada de impedir el referéndum".

Con el interrogatorio del fiscal a De los Cobos, tras la declaración la pasada semana de los cuatro acusados, la Audiencia Nacional ha retomado este lunes la celebración del juicio que sienta en el banquillo a Trapero; a la intendente Teresa Laplana, que coordinó sobre el terreno el dispositivo de seguridad del registro de la Conselleria de Economía del 20 de septiembre de 2017; a Pere Soler, exdirector de los Mossos; y a Cèsar Puig, ex secretario general de la Consejería de Interior de la Generalitat. El martes continuarán las defensas con sus preguntas al coronel.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información