Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Jesús Montero, polivalencia para la portavocía de la coalición

No hay precedentes de que el ministro de Hacienda sea también portavoz del Gobierno

Maria Jesus Montero ministra
La ministra de Hacienda, Maria Jesus Montero, en el Consejo de Ministros, en el Palacio de La Moncloa.

No hay precedentes en España de que el ministro de Hacienda sea también portavoz del Gobierno. Tampoco es habitual en Europa. Hay que mirar a Francia para encontrar un caso similar: Alain Juppé compatibilizó ambos cargos en el Gobierno de Chirac entre 1986 y 1988. La Juppé de Pedro Sánchez se llama María Jesús Montero (Sevilla, 53 años). Estrenará esa doble responsabilidad no exenta de riesgos, por cuanto se supone que los ministros de Hacienda deben de hacer gala de una prudente discreción y los portavoces hablan mucho, a casi todas horas y de todo deben saber.

Montero conoce desde hace días su doble destino, según fuentes próximas. Asume la tarea como un reto, consciente de que no será fácil ser la responsable de la comunicación del primer Gobierno de coalición desde la República con cuatro vicepresidentes sentados en la mesa del Consejo de Ministros, uno de ellos Pablo Iglesias. La próxima ministra-portavoz conoce bien a sus socios de coalición. Negoció con ellos los Presupuestos fallidos de 2019. En ese pleno parlamentario, los socialistas descubrieron a esta sevillana, médica de profesión, con una dilatada experiencia en gestión pública. Fue consejera de Salud y Bienestar Social (2004-2013) de la Junta, un área con un presupuesto mayor que el de algunas autonomías, con tres presidentes socialistas (Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Susana Díaz). Abandonó el Ejecutivo autónomo cuando Sánchez la fichó en junio de 2018.

Algunos ven a Montero como la sustituta de Susana Díaz al frente del PSOE andaluz y consideran que el cargo de portavoz le dará más proyección, aunque ella suele trabajar mirando el día a día y gestionando el presente. Por si acaso, el PP la somete desde hace meses a una constante crítica: la reprobó en el Parlamento. Y en el PSOE de Andalucía están a la espera; no saben bien a quién, pero esperan.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información