Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las palabras de Sánchez sobre Cataluña: “No hay otra forma de resolver este contencioso que el diálogo”

Lea el texto íntegro de la intervención del aspirante a la presidencia del Gobierno en el Congreso

El candidato a presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este sábado al llegar al hemiciclo del Congreso de los Diputados. En vídeo, Sánchez habla sobre Cataluña en su discurso en la primera sesión del debate de investidura. FOTO: JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

Pedro Sánchez ha defendido en su discurso de investidura la necesidad de dar nuevos pasos para resolver el conflicto de Cataluña. En un simbólico arranque, en el que ha destacado que no se va a romper España ni la Constitución por el hecho de que ERC vaya a facilitar su elección como presidente del Gobierno por la abstención de los independentistas, Sánchez ha querido subrayar que el diálogo debe ser el vehículo que debe permitir el desbloqueo de una situación enquistada.

Esta es la parte íntegra de la intervención del candidato socialista sobre su estrategia en Cataluña:


Pedro Sánchez:

“Sabemos que los sentimientos no se imponen ni se prohíben. Y que la solución no vendrá de la imposición de una percepción sobre otra, sino de un cambio de ambas percepciones. Necesitamos recomenzar. Retomar nuestro diálogo político en el momento en que los caminos se separaron y las razones y los argumentos dejaron de escucharse. Retomar el diálogo en el punto en que los agravios comenzaron a acumularse. Retomar la senda de la política, dejando atrás la judicialización del conflicto.

Retomar la senda del diálogo, la negociación y el pacto. Es nuestra obligación. Se lo debemos a nuestros hijos, que merecen vivir en un país unido en su diversidad. No fracturado y confrontado. Todos sabemos que es necesario el diálogo. Que el diálogo debe partir del reconocimiento del otro. De la atención a sus razones. Que no hay otra forma de resolver este contencioso. No hay otra vía que a través de un diálogo que se desarrolle dentro de la Ley. La ley por sí sola tampoco basta. La Ley es la condición, el diálogo es el camino.

Si queremos comenzar a trabajar honestamente, partamos ya de esas dos premisas: abramos un diálogo honesto, amparado por la seguridad que otorga el marco legal. Tenemos la responsabilidad, todos los partidos presentes en esta Cámara, de arrimar el hombro para reconstruir la cohesión dañada. Y hacerlo en torno a una propuesta de España diversa que se enriquece en la pluralidad de sus identidades, lenguas, culturas y personas.

No resolveremos súbitamente un problema largamente larvado durante la última década. Pero podemos comenzar a resolverlo con paciencia y constancia, templanza y responsabilidad, generosidad y empatía”.

En otra parte del discurso ha añadido:

“España, tal y como es, será nuestro proyecto, no como algunos quisieran que fuera. Y como ha señalado la Autoridad Fiscal Independiente, contrariamente a ciertas creencias, el modelo autonómico ha supuesto una mejora de la distribución territorial de la renta superior a la de los países de nuestro entorno.

El camino, por tanto, no puede ser el de la involución sino el de la mejora, la reforma y la actualización de nuestro sistema. Siempre garantizando la igualdad entre todos los españoles.

El nuestro es un modelo complejo, es evidente. Pero la complejidad no es más que una manifestación de la diversidad y no puede convertirse en un pretexto para no avanzar. Ha de ser un estímulo para el consenso y el diálogo desde una premisa: exige voluntad de compartir el poder, de limitar el poder.

Vamos a mejorar los mecanismos de colaboración institucional con todas las comunidades autónomas. En ese contexto, el Gobierno abordará el conflicto político en Cataluña impulsando mesas de diálogo en el ámbito de Cataluña y también entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña. Insisto, siempre dentro del marco constitucional.

Colaboraremos con el Gobierno vasco en el cumplimiento de las transferencias pendientes del actual Estatuto, y en la renovación que del mismo quiera hacer el Parlamento vasco.

Es imprescindible clarificar el reparto competencial entre Estado y poder autonómico. Al hacerlo, estaremos combatiendo uno de los efectos más perversos del actual sistema: el de la incertidumbre normativa que producen los conflictos competenciales. Más eficiencia, más claridad, más concreción en el reparto competencial tiene retornos para la sociedad y para los actores económicos. Significa menos conflicto y más claridad.

Del mismo modo, vamos a promover la participación de las comunidades autónomas en las decisiones del Estado y del Estado en las actuaciones autonómicas cuando esté afectado el interés general. Y propiciar un intercambio de información real para favorecer una auténtica integración entre ambos poderes. Esta que se inicia debe ser la legislatura del diálogo, en general, y del diálogo territorial en particular. Y promoveremos para ello la constitución formal de las Conferencias de Presidentes con carácter anual”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información