_
_
_
_

Todos los aliados de la moción de censura cercan a ERC para que dé el sí

Los republicanos se quedan solos con sus dudas del sector duro. Hasta Bildu dice que se abstendrá y ya no espera a ERC. Los independentistas tienen que decidir en unos días

Pedro Sánchez (PSOE) y Andoni Ortuzar (PNV) firman el pacto de investidura.Foto: atlas | Vídeo: EP | ATLAS
Carlos E. Cué

Todo estaba perfectamente programado, pero en el último momento volvió a fallar ERC. Aunque esta vez parece que tiene solución. No como en febrero. Entonces, cuando el bloque de la moción de censura que había llevado a Pedro Sánchez al poder se disponía a aprobar unos Presupuestos progresistas, los republicanos rompieron el tablero presentando una enmienda a la totalidad que acabó forzando al PDeCAT a registrar otra y finalmente concluyó con las Cuentas de Cristóbal Montoro de nuevo prorrogadas y la legislatura acabada.

En julio, después de unas elecciones que dieron un triunfo claro al centro izquierda, no fue ERC quien falló, porque los republicanos ya entonces habían cambiado de estrategia y estaban dispuestos a abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez a cambio de nada. Esa vez fueron el PSOE y Unidas Podemos los que tropezaron en su incapacidad de ponerse de acuerdo.

De nuevo, tras la repetición electoral del 10 de noviembre, con unos resultados mucho más complejos, el bloque de la moción de censura de 2018 empezó a rehacerse, ya con Junts per Catalunya definitivamente fuera. Poco a poco, con mucho esfuerzo, todo quedó listo para el sí de ERC el domingo, que debía refrendar un Consell Nacional convocado hoy lunes. El PSOE y ERC perfilaron el sábado la fórmula definitiva para la mesa de gobiernos después de una reunión el viernes, la cúpula de los republicanos se reunió el domingo por la mañana para evaluar la última propuesta y los socialistas se quedaron toda la tarde esperando la respuesta, que daban por hecho que sería positiva.

Mientras, todo estaba listo desde hacía días con todos los demás socios para poner en marcha la maquinaria, presentar los acuerdos y empezar la investidura el 2 de enero para concluirla el 5. Todos estaban sobre aviso. Los líderes de Unidas Podemos, del PNV y de otros aliados más pequeños seguían esa tensa espera a la respuesta de ERC, listos para poner en marcha todo lo acordado en unos últimos días frenéticos de intercambio de papeles y llamadas.

Más información
Los acuerdos para la investidura de Pedro Sánchez, última hora en directo
PSOE y Unidas Podemos subirán los impuestos a los ricos y van más allá de lo previsto en la reforma laboral
El acuerdo de PSOE-Unidas Podemos para un Gobierno de coalición, íntegro
La Abogacía del Estado pide al Supremo que permita a Junqueras ir al Parlamento Europeo a recoger su acta

Y al final, de nuevo, fallaron los republicanos. Esta vez no fue un "no", que habría sido un desastre absoluto, sino un "necesitamos un poco más de tiempo". El Consell Nacional "no será en ningún caso antes de fin de año", sentenció ERC a última hora de la tarde del domingo. El lunes quedaba descartado como día para el anuncio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De nuevo, el debate interno de los republicanos retrasaba la investidura, que debía haberse convocado el 16 de diciembre y ha sufrido ya tres atrasos. Tanto en el PSOE como en Unidas Podemos como en el PNV están absolutamente convencidos de que la respuesta final de ERC será sí, y eso es lo que les trasladan los interlocutores republicanos. Pero las cosas dentro de este partido no son sencillas. Su líder, Oriol Junqueras, está en la cárcel. La que fuera su número dos, Marta Rovira, en Suiza. Cada decisión cuesta mucho. Así que el resto de fuerzas ha decidido seguir adelante para meter aún más presión.

ERC se ha quedado completamente sola con sus dudas en medio de una ola de previsible entusiasmo dentro de la izquierda por un Gobierno que ya casi se toca con sus medidas progresistas y de fuerte indignación en la derecha que ya ha empezado la carga durísima contra un Ejecutivo aún no nacido.

En cascada, uno detrás de otro, los grupos que decidieron destituir a Mariano Rajoy en una moción de censura en 2018 para aupar a Pedro Sánchez están dejando en evidencia que solo falta ERC, que cada vez es más difícil para los republicanos negarse a una investidura que es la única opción para no repetir elecciones -algo que podría dar alas a Vox- y sobre todo para abrir un diálogo en Cataluña.

El PNV, siempre influyente en el mundo del independentismo catalán, ha sido el que más claramente ha lanzado ese mensaje al presentar hoy mismo, y el primero y con Andoni Ortuzar al frente, el acuerdo con Sánchez. Unidas Podemos, que ya estaba totalmente comprometido después de la foto del abrazo y el pacto de coalición, ha rematado presentando con el PSOE un acuerdo progresista que ocupará todo el espacio del debate.

Por si este cerco fuera poco, ha llegado Bildu, aliada de ERC, que ya ha dejado claro que no espera a los republicanos: planteará a sus bases que lo mejor es abstenerse, como estaba previsto. Todos estos movimientos, y los que seguirán de otros grupos, dejan más en evidencia que los independentistas tienen que tomar ya una decisión que estaba prevista para este fin de semana.

Los republicanos han demostrado en el pasado que su capacidad de sorprender y de ir contracorriente es enorme, pero el mensaje que han recibido hoy no deja lugar a dudas. Todos están esperando a ERC. Las sensaciones que llegan de este grupo indican que es cuestión de dias, que solo necesitan un poco más de tiempo. Pueden permitirse un retraso, y más en plenas fiestas. Pero ahora lo que difícilmente podrían hacer es una espantada. El margen que les ha quedado es muy estrecho. Todo indica que en pocos días llegará la respuesta definitiva.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_