Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez e Iglesias aspiran a ser “un referente mundial” de modernidad, progreso y feminismo

El presidente en funciones agradece la "generosidad" y "enorme dosis de responsabilidad" de su socio de Gobierno y este afirma que el futuro Gobierno combinará la "experiencia" socialista y la "frescura" de Unidas Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el pasado 12 de noviembre cuando anunciaron el acuerdo entre PSOE y Podemos. En vídeo, declaraciones de los dos líderes políticos tras firmar el acuerdo este lunes.

Después de siete semanas de diálogo y negociación, ya está a punto de formarse el primer Gobierno de coalición desde la restauración de la democracia. El PSOE y Unidas Podemos serán socios con el socialista Pedro Sánchez en la presidencia si ERC lo hace posible con su abstención. La ambición del futuro Ejecutivo es grande: “Ser referente en el mundo en modernidad, progreso social y feminismo”. Esta fue la declaración de intenciones de Pablo Iglesias al que Sánchez agradeció su “generosidad” y “enorme dosis de responsabilidad”.

A las cinco de la tarde, en la misma sala del Congreso en la que hace algo más de un mes Sánchez e Iglesias firmaron un preacuerdo de Gobierno de coalición, los mismos protagonistas firmaron el programa que ahora se comprometen a desarrollar y traducir en políticas concretas. Del texto se desprende una buena parte de los programas electorales de ambos, aunque habrá que ver —si finalmente sale adelante la investidura— su desarrollo concreto. Ni uno ni otro se refirieron a su programa y a su proyecto como de “izquierdas”, sino que prefirieron etiquetarlo de “progresista” y como tal todas sus políticas serán para “el progreso de España” en todos los terrenos.

No era este lunes el momento de explayarse sobre los contenidos del programa, adelantado por EL PAÍS después del mediodía, sino de escenificar el pacto y lanzar principios generales en los que no hubo el menor atisbo de radicalismo. “Queremos desde el Gobierno ser referente europeo y mundial de la modernidad”, proclamó Iglesias, que lo ve posible por la “experiencia” que el PSOE “combinará con la frescura” de Unidas Podemos.

Las referencias continuas a las políticas sociales, a no dejar a nadie atrás y a las potencialidades de España para que avance fueron las señas que exhibieron uno y otro. Solo se permitió Iglesias recordar algunos de los movimientos de protesta de la última década, como el 15-M, los pensionistas y el feminismo, además de los derechos perdidos en materia laboral y social, pero también de las libertades. Una de las primeras leyes a derogar será la llamada ley mordaza, pero también la reforma laboral, cuya concreción tendrá que desarrollarse y pactarse con otros grupos.

Pactar día a día

La base numérica que aporta el PSOE y Unidas Podemos es muy sustancial, pero ellos solos no podrán llevar adelante ninguna reforma. No obvió esta realidad el presidente en funciones. “Sabemos que no tenemos mayoría parlamentaria, pero tenemos la voluntad y la determinación de forjarla día a día, ley a ley”, anunció Sánchez muy consciente de las dificultades. Por ejemplo, la derogación de la reforma laboral tendrá que discutirla en varias direcciones, ya que la opinión sobre normas económicas de Podemos y sus confluencias no es coincidente con la del PNV. “Los acuerdos de coalición los tenemos que asumir con responsabilidad y generosidad”, señaló Sánchez, mientras que Iglesias recordó a los movimientos socialistas que han demostrado que los cambios son posibles. No hubo posibilidad de preguntar a los dos líderes, ya que el formato elegido excluía a los periodistas y solo se permitió la entrada a los reporteros gráficos.

Siguiendo con el ritmo frenético de la jornada, tras la puesta en escena del acuerdo programático del próximo Gobierno, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y Rafael Simancas, su número dos en el Parlamento, se reunieron con Íñigo Errejón e Inés Sabanés, los dos diputados de Más País. “El balance general del acuerdo es positivo. Mientras en España se empieza a vislumbrar otra política posible, la derecha, lejos de proponer un proyecto alternativo viable, se enfurece y pierde los papeles” expuso Errejón. No obstante, el portavoz de Más País lamentó la “falta de concreción” en medidas como la Ley por el Cambio Climático, que a su juicio “puede y debe ser más ambiciosa”, por ejemplo en la estrategia de movilidad sostenible.

Medidas para las clases trabajadoras

Alberto Garzón ha destacado del acuerdo programático que permitirá “mejorar mucho la vida de las familias trabajadoras”. El coordinador federal de Izquierda Unida remarca la subida del IRPF a las rentas más altas, la regulación de los precios del alquiler, la derogación del grueso de la reforma laboral y el final de los copagos de 2012 como los aspectos más reseñables del acuerdo programático entre PSOE y Unidas Podemos. Yolanda Díaz, de Galicia en Comú y que tiene muchas posibilidades de ser la próxima ministra de Trabajo, ha incidido en la subida de las pensiones conforme al IPC y por ley. La diputada gallega también ha subrayado la recuperación de derechos “arrebatados” por la reforma laboral del PP en 2012.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información