Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carme Forcadell: “No tuvimos empatía con los no independentistas”

La expresidenta del Parlament pide condenar enérgicamente una violencia que le "hizo llorar"

Una mujer sostiene una imagen de Carme Forcadell la semana pasada en Barcelona.
Una mujer sostiene una imagen de Carme Forcadell la semana pasada en Barcelona. REUTERS

La expresidenta del Parlament de Cataluña Carme Forcadell ha admitido que quizá los políticos independentistas catalanes no tuvieron "empatía" con los catalanes no separatistas y que por ello estos sintieron que se les trató injustamente. Así lo ha dicho en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio el viernes pasado en la prisión de Mas d'Enric, en Catllar (Barcelona), donde cumple una condena de 11 años y seis meses de prisión por sedición, por el papel "decisivo" que el Tribunal Supremo le atribuye en el proceso independentista catalán de 2017.

"Puede ser que hiciéramos una lectura precipitada (...). Si entonces hubiésemos hecho una buena lectura, no nos habríamos puesto un calendario", ha asegurado cuando le han preguntado por los objetivos que se fijaron los políticos en el procés y por el incumplimiento de su propio calendario.

La exdiputada de Junts pel Sí considera que el calendario no debía ser "lo más importante". "No tuvimos empatía con la gente que no es independentista y que quizá no se sintió tratada de manera justa. Hay mucha gente que no es independentista que defiende las libertades y los derechos fundamentales y que si le das a elegir entre España y Cataluña elige España", ha señalado. En cuanto al rumbo presente y futuro del independentismo catalán, aboga por la calma porque todos, ella incluida, están "tocados emocionalmente". "Tenemos que hacer una reflexión profunda y diseñar un futuro', ha añadido.

Forcadell ha afirmado también, respecto a la reivindicación de los partidos independentistas de que los presos del procés recuperen la libertad, que los condenados no pueden "estar en el centro" ni ser "la excusa o la moneda de cambio de nadie". "Hay que mirar por el bien del país, de todo el país y de toda la gente que vive en él. Y eso será bueno para nosotros", ha manifestado. Asimismo, ha advertido de que ahora hay que "pensar racionalmente" y que "las emociones no dejan razonar bien".

La expresidenta del Parlament ha apostado por que el independentismo siga hacia adelante y recurra a la "desobediencia civil no violenta". Asimismo, ha expresado su esperanza de que las fuerzas políticas separatistas dejen a un lado sus diferencias, algo que le genera "mucha rabia", y ha pedido que encuentren acuerdos en un momento "tan, tan grave". Forcadell ha reclamado condenar "enérgica e inmediatamente" la violencia durante los disturbios que se han producido en Barcelona y Cataluña después de que el Tribunal Supremo condenara a los líderes del procés, algo que se le ha reprochado a Quim Torra, jefe del Govern, que tardó varios días en censurar el uso de la violencia, si bien se la atribuyó a "infiltrados". "La no violencia no es solo por convicción, que también, sino por eficacia", ha agregado Forcadell. 

De hecho, ha asegurado que lloró cuando vio las imágenes de los altercados en las calles: "No lloré cuando recibí la sentencia, lloré cuando vi escenas de violencia en nuestras ciudades: esto no somos nosotros, no sé qué pasa, pensé", ha indicado. "No reconocía Barcelona cuando lo veía. Hay que condenarlo sin paliativos y rápido, ¡Ya! Me desesperaba viéndolo. ¿Qué no entendemos? La gente, piense lo que piense, tiene derecho a salir de casa sin que le quemen el coche o sin tener miedo cuando lleva a los niños al colegio", ha aseverado.

Por otro lado, la exdiputada y expresidenta de la Asamblea Nacional Catalana cree que a ella la han condenado por haber sido presidenta de esta organización y no por amparar la creación de una legalidad paralela carente de validez con la ley de transitoriedad y la ley de referéndum aprobadas en el otoño de 2017, como concluyó el Supremo en su sentencia. "Yo era la presidenta del Parlament y lo único que hice fue admitir a trámite las leyes por mayoría de la Mesa", ha manifestado, en defensa "del derecho del Parlament a hablar de todo, incluido el derecho de autodeterminación". Forcadell ha agregado que quien aprobó esas leyes fue la mayoría parlamentaria independentista.

La expresidenta de la Generalitat entiende a su vez la Cámara catalana deberá volver a tratar la cuestión del derecho de autodeterminación, incluso aunque eso tenga consecuencias judiciales para los diputados: "Ni ahora ni nunca podemos renunciar a la libertad de expresión de nuestro Parlament". Por último, Forcadell ha declarado que los presos soberanistas podrían "tener un liderazgo ético, moral" en el independentismo, pero no ocupar cargos representativos "desde la cárcel o desde el exilio".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información