Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey cita a los partidos para explorar si hay margen para la investidura

La última ronda de consultas con las formaciones será los días 16 y 17 de septiembre

El rey Felipe VI recibe este jueves Meritxell Batet en el Palacio de la Zarzuela. En vídeo, la rueda de prensa de la presidenta del Congreso. EFE | Vídeo: EPV

El Rey ha convocado la última ronda de consultas de la investidura para los días 16 y 17 de septiembre, según el comunicado emitido por La Zarzuela tras la reunión que han mantenido el jefe del Estado y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a las 9.00 de este jueves. En la entrevista, de media hora de duración, Felipe VI ha comunicado a Batet su decisión de convocar a los representantes políticos para conocer de primera mano si el período legislativo puede tener o no continuidad. El Rey decidirá el martes 17 de septiembre si hay un candidato con opciones a ocupar la presidencia. Si hay posibilidades, el Congreso convocará un nuevo pleno de investidura. En caso negativo, el 23 de septiembre se cumple el plazo constitucional para que el Rey disuelva las Cortes y convoque nuevas elecciones, las cuartas en los últimos cuatro años, que se celebrarían el 10 de noviembre.

Tras la reunión, Batet ha explicado que comparte con el Rey “la necesidad de que haya Gobierno estable cuanto antes y pueda trabajar cuatro años”. Esa "necesidad" y esa “visión” son expresiones que ha utilizado Batet durante una breve comparecencia de prensa. El Rey ya expresó en agosto, en Mallorca, que lo mejor sería "encontrar una solución antes de ir a elecciones". El hecho de que Felipe VI hubiera convocado este jueves a la presidenta del Congreso hizo pensar que la ronda de contactos podía empezar el viernes, pero no se iniciará hasta el lunes y continuará el martes.

“Hace falta que el Gobierno se ponga en marcha y se recupere el prestigio de la política”, ha dicho Batet, quien subrayó que esa perspectiva es también la del Monarca. El pleno de investidura podría celebrarse el próximo jueves, de forma que la primera votación sería el viernes 20 y la segunda el domingo 22 de septiembre. Otra opción sería que las votaciones se produjeran el sábado y el lunes, fecha límite antes de que se disuelvan las Cortes al haber transcurrido dos meses desde la primera votación. Pero antes de hablar de votar lo esencial es constatar si Pedro Sánchez tiene apoyos suficientes para someterse a la investidura. No se presentará si no los tiene, ha subrayado el PSOE una y otra vez en las últimas semanas.

Sánchez, según las tesis de los socialistas, no se presentará a la investidura si no tiene asegurado el apoyo de Podemos en torno a un programa que dote a su Gobierno de la estabilidad necesaria. Pablo Iglesias quiere acompañar ese compromiso con la entrada de miembros de su formación en el Ejecutivo, algo que el presidente en funciones rechaza de plano. La ruptura o el acuerdo cristalizarán previsiblemente este fin de semana, antes de que el Rey empiece las consultas.

La presidenta del Congreso entregará este viernes al Rey la relación de representantes de los partidos para que puedan ser citados, según han acordado en el encuentro. Esta será la séptima ronda de consultas de Felipe VI en sus cinco años de reinado. Su padre, el rey Juan Carlos I, convocó 10 en 39 años.

El líder socialista aceptó el encargo del jefe del Estado de intentar formar Gobierno el pasado 6 de junio, un compromiso en el que el presidente del Ejecutivo en funciones fracasó en primera convocatoria el 23 de julio tras recibir 155 noes y 67 abstenciones de los parlamentarios. Sánchez solo logró aunar a su candidatura, además de los 123 apoyos socialistas, el respaldo del diputado cántabro del Partido Regionalista, José María Mazón. Dos días después, con la abstención de Unidas Podemos, tampoco consiguió el apoyo de la mayoría simple que necesitaba para ser investido.

Antes de la audiencia de este jueves, el Rey recibió a Batet el pasado 26 de julio, tras el fracaso de Sánchez en la investidura. Entonces el jefe del Estado trasladó a la presidenta del Congreso la decisión de "no iniciar por el momento" nuevas consultas con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria para que los partidos dispusieran de tiempo para tratar de alcanzar un acuerdo para cubrir la presidencia del Gobierno. Sin embargo, transcurridos casi dos meses, las posiciones del PSOE y de Unidas Podemos no se han movido.

La candidatura de Sánchez decayó al ser rechazada en ambas votaciones, por lo que, en caso de que hubiera un acuerdo con Unidas Podemos, el Rey tendría que hacerle un nuevo ofrecimiento. Si existe alguna posibilidad de salvar la legislatura, el candidato debería ser respaldado por mayoría absoluta de la Cámara (176 diputados de los 350 que conforman el Congreso) en la primera votación o por más votos favorables que en contra en la segunda. El Congreso podría convocar este pleno a partir del miércoles 18, para que se celebrara dentro del límite fijado para la disolución de las Cortes, el 23 de septiembre, cuando se cumplen dos meses de la primera votación de la investidura fallida de Sánchez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información