Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 15 migrantes del ‘Open Arms’ irán al centro de inmigrantes (CETI) de Chiclana de la Frontera

Los rescatados, 14 hombres y una mujer, llegarán este viernes en el buque ‘Audaz’

El buque de la Armada, 'Audaz', en el que viajan 15 inmigrantes hacia España.
El buque de la Armada, 'Audaz', en el que viajan 15 inmigrantes hacia España. REUTERS

El azaroso camino de los 15 migrantes rescatados hace casi un mes frente a Libia por el barco de la ONG Open Arms, que España ha asumido en el reparto europeo, continua a bordo del buque de la armada Audaz hacia San Roque (Cádiz), donde está previsto que lleguen a primera hora de este viernes.

De las 151 personas que lograron finalmente desembarcar en la isla italiana de Lampedusa hace una semana desde el Open Arms, España finalmente se ha hecho cargo de 14 hombres y una mujer, todos adultos entre los 18 y los 30 años. Son, como los definió ayer la ministra de Migraciones, Magdalena Valerio, “jóvenes que han padecido mucho y que van a llegar a buen puerto a ser atendidos con la dignidad que merecen”.

Esa atención se traducirá en integrar a los recién llegados en la red de acogida a los migrantes que funciona en la provincia de Cádiz desde agosto de 2018, cuando el Gobierno adoptó medidas extraordinarias ante el colapso de llegadas que se vivió en la primavera de ese año. Los rescatados —procedentes de Eritrea (4), Sudán (3), Gambia (3), Ghana (2), Nigeria (1), Liberia (1) y Etiopía (1)— acudirán en primer lugar al Centro de Atención Temporal de Extranjeros, CATE, de San Roque, donde serán atendidos por un equipo de la Cruz Roja antes de integrarse en la red de las ONG en la que previsiblemente solicitarán asilo, como adelantó Valerio.

12.000 migrantes desde agosto de 2018

Ubicado en unas infraestructuras portuarias, el CATE se aloja en Crinavis, uno de los mayores fiascos del desarrollismo franquista en la bahía de Algeciras. Así, lo que en 1973 pretendió ser un gran astillero, quedó convertido en unas modestas instalaciones de desguace de barcos que cerraron. Las malogradas naves están ubicadas en Campamento, una pedanía de San Roque, en unas infraestructuras del Puerto de Algeciras. Allí, los 15 rescatados se verán inmersos en el protocolo habitual por el que ya han pasado más de 12.000 migrantes desde agosto de 2018. La abultada cifra manejada por el Ministerio del Interior incluye las 400 personas que también fueron rescatadas por el barco de la ONG catalana en el Mediterráneo.

El CATE de Crinavis, que se montó con la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias y con capacidad para atender a 600 migrantes en un día, está pensado para que los migrantes estén el plazo máximo de 72 horas de retención policial al que se enfrenta toda persona que entra irregularmente en el país. Allí pasarán el trámite policial en el que son reseñados, identificados y se les entregará el habitual expediente de expulsión. Ya después serán tutelados con los recursos concertados con ONG.

Está previsto que después sean trasladados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Campano, un antiguo colegio y campamento a las afueras de Chiclana de la Frontera. Fue habilitado el verano pasado por el Ministerio de Trabajo y Migraciones para dar una atención social a los migrantes, que no suelen pasar más de tres o cuatro días allí antes de ser derivados al acogimiento.

La ministra Valerio aclaró que, frente a las 2.500 plazas del sistema de acogida de migrantes español hace un año, ahora son ya 5.140 las disponibles. Varias comunidades —Andalucía, Cataluña, País Vasco, Extremadura o Cantabria— se han ofrecido ya para acogerles. Todo este proceso es idéntico al ya vivido por los otros rescatados del Open Arms que acabaron en Cádiz: en agosto de 2018 el Gobierno obligó a la ONG a viajar hasta Algeciras con 87 migrantes rescatados frente a Libia. Y en diciembre, 307 personas más llegaron tras otro extenuante viaje.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información