Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso ordena el pleno de investidura para que el debate no se eternice

Sánchez comenzará su discurso el lunes 22 a las 12.00, desde las 16.00 hablarán los partidos de mayor a menor y no habrá intervenciones nuevas después de las 20.30 horas

La presidenta del Congreso Meritxell Batet y el vicepresidente de la Mesa del Congreso Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.
La presidenta del Congreso Meritxell Batet y el vicepresidente de la Mesa del Congreso Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. EFE

La Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes que el pleno de investidura al que se presentará la semana que viene el aspirante socialista, Pedro Sánchez, tenga una hora límite en la primera jornada del próximo lunes, día 22, de modo que ningún grupo inicie su intervención más allá de las 20.30 horas. El pleno comenzará a las 12.00 horas con el discurso sin límite de tiempo del candidato. Por la tarde, desde las 16.00 horas, intervendrán los representantes de los demás partidos de mayor a menor, pero solo hasta las 20.30. En la jornada del martes se completarán los otros portavoces y se votará por la tarde, con la idea de que el resultado no se demore en exceso para que se pueda repetir a la misma hora dos días después, el jueves 25.

El portavoz en funciones del PP en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, fue el que desarrolló tras la Junta de Portavoces los detalles del acuerdo "razonable" que en este caso sí alcanzaron por unanimidad los ocho grupos presentes en la Cámara baja.

Sánchez hará su intervención sin límites temporales, se interrumpirá la sesión hasta las cuatro y luego, cada portavoz, tendrá primero un turno de 30 minutos, una posibilidad de réplica de 10 minutos y una contrarréplica añadida a propuesta del PP de otros tres minutos. Esa sesión deberá acabarse con el partido que esté en el uso de la palabra antes de las 20.30 horas. El aspirante a la Presidencia puede intervenir en solitario o para responder en grupos y sin límite de tiempo. Por los precedentes y los tiempos programados, no está claro ni que Vox ni que ERC puedan llegar a hablar antes de cerrar esa sesión. Por tanto, en la tarde del lunes lo más normal sería que Sánchez debate con el líder del PP, Pablo Casado, con el de Ciudadanos, Albert Rivera, y con el de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y algunas de sus confluencias.

El pleno continuará el martes 23 a las nueve de la mañana con las exposiciones de los otros partidos, más que posiblemente comenzando con el líder de Vox, Santiago Abascal, y luego de los portavoces de Esquerra Republicana de Catalunya, Gabriel Rufián; del PNV, Aitor Esteban, y de los distintos partidos del Mixto (Junts per Catalunya, EH-Bildu, Coalición Canaria, Unión del Pueblo Navarro, Compromís y Partido Regionalista de Cantabria) y así seguirá esa jornada hasta que llegue el último turno de la portavoz socialista, Adriana Lastra. Esa tarde, cuando acaben los portavoces, se registrará la votación, que requiere una mayoría absoluta para que Sánchez pueda ser investido. A las 48 horas, el jueves 25, se realizará una segunda votación en la que ya solo es necesario que se computen más votos afirmativos que negativos.

Vox pide que los diputados no cobren si no trabajan y se ahorre un millón al mes

J. C./A. D., Madrid

Vox, pese a mejorar su representación en ámbos órganos sobre lo inicialmente previsto, registró en la Junta de Portavoces una queja por lo que considera una sobrepresencia de diputados en todas las comisiones y propuso incluso que se redujesen para que fueran más operativas a solo 39 componentes. Su tamaño le parece excesivo. Vox también protestó este martes, en público y en las reuniones de la Junta, porque los diputados que formen parte de las comisiones cobren el respectivo complemento (entre 700 y 1.400 euros según su responsabilidad) si éstas no empiezan antes a trabajar en público. Nadie les respaldó. Hubo incluso algunas risas, según la secretaria general de ese grupo, Macarena Olona. El Congreso destina alrededor de un millón de euros al mes para sufragar los complementos de los diputados por pertenecer a comisiones.

La Junta de Portavoces ratificó también este martes el acuerdo propuesto antes a la Mesa del Congreso por su presidenta, la socialista Meritxell Batet, para la composición de las comisiones de trabajo. Cada comisión del Congreso tendrá en esta nueva XIII legislatura 43 diputados, se constituirán finalmente a finales de mes (probablemente el día 30) y podrán funcionar este verano. Tras varias semanas de negociaciones y contactos, la Mesa ha procedido a repartir la formación de esas comisiones con el siguiente reparto: 15 integrantes para el PSOE; ocho para el PP; siete para Cs; cinco para Unidas Podemos; tres para Vox; dos para ERC; uno para PNV y dos para el Mixto.

En un anterior reparto, tanto sobre 37 como sobre 39 miembros, Podemos y Vox resultaban perjudicados en su representación. Y se buscaba también favorecer que el Mixto (con 18 escaños y seis partidos) tuviera al menos dos diputados. Eso se ha preservado.

Con esta decisión sobre las comisiones, se resuelve finalmente el funcionamiento de todos los órganos del Congreso, tras cerrar la semana pasada que la Diputación Permanente, que es el que está en marcha para periodos inhábiles o de vacaciones, tenga 68 componentes y la presidenta. La primera Diputación Permanente de esta legislatura se constituirá también el día 23 de julio, tras la sesión de investidura, y podría tener una primera reunión el 30 de julio, cuando está previsto que se constituyan también las comisiones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >