Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fragata española no se volverá a incorporar al grupo de combate estadounidense

La 'Méndez Núñez' completará en solitario su vuelta al mundo

fragata española mendez nuñez
La fragata de la Armada española 'Mendez Núñez' (F-104) atracada en Ferrol, en una imagen de archivo. EFE

La fragata española Méndez Núñez (F-104) no volverá a integrarse en el grupo de combate estadounidense encabezado por el portaviones USS Abraham Lincoln. Dos meses después de que España decidiera retirar su fragata, de manera “temporal y provisional”, ante la escalada de amenazas entre EE UU e Irán, la medida se convertirá en definitiva.

La fragata española ha permanecido durante este tiempo en la zona (con escalas en puertos como Bombay y Muscat), a la espera de que el grupo de combate continuara su singladura hacia el este, pero la tensión en el golfo Pérsico, lejos de remitir, sigue aumentando, sin que se vislumbre su final, por lo que el Ministerio de Defensa ha decidido que la Méndez Núñez siga su ruta, ahora ya en solitario.

El plan inicial era que la integración en el grupo de combate, para mejorar la interoperatividad y el adiestramiento, se prolongara seis meses, desde finales de abril, cuando se unió al USS Abraham Lincoln en el estrecho de Gibraltar, hasta el 31 de octubre, cuando debía arribar a San Diego (California). Desde ahí, la fragata española tenía previsto cruzar el canal de Panamá y volver a El Ferrol (A Coruña), completando su vuelta al mundo en el quinto centenario de la primera circunnavegación de Juan Sebastián Elcano.

Ahora, la Armada está rehaciendo la ruta teniendo en cuenta que la fragata navegará sola y varían sus necesidades de avituallamiento y buscando también oportunidades de adiestramiento con otras marinas.

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, justificó la retirada de la fragata alegando que el Pentágono había cambiado la misión del grupo de combate, al atribuirle un papel disuasorio frente a Irán, lo que no estaba previsto en el acuerdo de integración. Cuando los ataques a petroleros en el golfo de Ormuz elevaron el clima bélico en la región, Robles reiteró lo acertado de la retirada. “El tiempo nos ha dado la razón”, dijo.

La retirada de la F-104 causó malestar en la Administración estadounidense, a pesar de que la titular de Defensa insistió en que se trataba de una “decisión técnica” prevista en el acuerdo firmado por su antecesora, María Dolores de Cospedal, pero no lo exteriorizó. Ahora, tampoco es probable que lo haga, según fuentes militares, pues el Pentágono está a la espera de que España conteste a su petición de desplegar un escuadrón de helicópteros navales en la base de Rota (Cádiz). Estas aeronaves deben apoyar a los cuatro destructores que, a partir de 2020, sustituirán a los ahora adscritos al escudo antimisiles de la OTAN.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >