Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Córdoba recupera calles franquistas

El nuevo gobierno municipal de PP y Ciudadanos adopta entre sus primeras medidas revertir el nombre de tres vías que PSOE e IU cambiaron en cumplimiento de la ley de memoria histórica

La antigua Calle Foro Romano de Córdoba volverá a llamarse Cruz Conde.
La antigua Calle Foro Romano de Córdoba volverá a llamarse Cruz Conde.

El nuevo gobierno local de PP y Ciudadanos en Córdoba ha aprobado en su primera junta de gobierno la recuperación del nombre franquista de varias calles de la ciudad. La medida estaba incluida dentro de los 23 puntos del pacto de gobierno que ambas formaciones firmaron para sus 100 primeros días de mandato, y que supone revertir los cambios en los nombres de las vías que adoptó el anterior equipo municipal formado por PSOE e IU en cumplimiento de la ley de memoria histórica nacional y andaluza.

“Es la mejor manera de iniciar una nueva etapa al cerrar los debates estériles de la anterior”, explicó este lunes el portavoz del PP y edil de la Presidencia del Ayuntamiento de Córdoba, Miguel Ángel Torrico, durante el anuncio de la firma de una providencia por la que la avenida Flamenco, la calle Foro Romano y la plaza de los Derechos Humanos volverán a llamarse, respectivamente, Conde de Vallellano, José Cruz Conde y Antonio Cañero. Si bien, fuentes del Consistorio matizan y aseguran que la nueva denominación será la popular: Vallellano, Cruz Conde y Cañero.

Desde el PSOE, la exalcaldesa Isabel Ambrosio ha señalado a este diario que "su partido no permitirá que se consume la marcha atrás anunciada en el callejero". La dirigente advierte de que su formación utilizará todos los instrumentos jurídicos para que no se vulnere el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica". "Seremos inflexibles", insiste. Ambrosio señala que el hecho de que el nuevo equipo de Gobierno se escude en que se ha utilizado el genérico por el que en Córdoba se conocen las calles y no el nombre completo de sus protagonistas "no elimina su pasado ni lo que hicieron durante la Guerra Civil y la posguerra". Durante los cuatro años de su mandato, en coalición con IU, el cordobés ha sido uno de los Ayuntamientos más activos en cuanto a rehabilitación de víctimas y recuperación de la memoria histórica.

Fue en febrero del año pasado cuando el anterior Gobierno municipal, liderado por la socialista Ambrosio, debatió el cambio de 15 calles con nombres franquistas, apelando a la Ley de Memoria Histórica. La decisión fue polémica ya que PP, Ciudadanos y el partido independiente Unión Cordobesa, liderado por el empresario inmobiliario Rafael Gómez, Sandokán, se negaron a aprobar la sustitución de la denominación de cinco vías por entender que sus nombres tenían gran arraigo entre la sociedad cordobesa. Entre esas cinco se encontraban las tres cuya recuperación se anunció este lunes.

Los tres partidos solicitaron entonces que se sometiera a referéndum el cambio de nombre de esas cinco vías y presentaron como aval para preservar la denominación 7.000 firmas de ciudadanos recogidas en la calle y a través de la plataforma change.org. Ese pleno evidenció el enfrentamiento entre los bloques de izquierda y de derecha. Al debate asistieron colectivos de vecinos y asociaciones memorialistas que escenificaron esa tensión con abucheos y vítores en función de los argumentos que se iban esgrimiendo. Finalmente, la mayoría de votos de PSOE, IU y Podemos, unida al dictamen favorable de la Comisión de Memoria Histórica, impulsó la sustitución de los nombres con reminiscencias franquistas de todas las calles.

Precisamente las asociaciones memorialistas ya han advertido de que van a emprender acciones legales y adoptar otra serie de medidas. “No nos vamos a quedar quietos ante el incumplimiento de la Ley de Memoria Democrática”, ha asegurado la portavoz de la Plataforma de la Comisión de la Verdad, Carmen Sánchez. La Ley de Memoria Democrática en Andalucía ha pasado con el nuevo Gobierno de PP y Ciudadanos a una especie de limbo. La dotación presupuestaria para este año se ha reducido en más de un 6%, pasando de 1,7 millones a 1,6 y se ha limitado el destino de los fondos únicamente a “realizar actuaciones de recuperación en fosas, investigación y localización de fosas, y banco de ADN”, de acuerdo con el acuerdo suscrito entre ambas formaciones y Vox para salvar las cuentas autonómicas de 2019 y 2020.

La Ley de Memoria Democrática andaluza determina la necesidad de aprobar un Decreto sobre símbolos y actos contrarios a la Memoria Histórica y Democrática para articular la retirada de la simbología franquista, una disposición que aún no se ha desarrollado y que no está entre las prioridades del nuevo Gobierno. Precisamente, el Ejecutivo bipartito regional anunció a principios de este mes la eliminación de Dirección General de Memoria y las Oficinas de Atención a víctimas de la Guerra Civil y la posguerra, dejando a los colectivos de memoria huérfanos de interlocutores con la Junta.

El PP se amparaba en la falta del reglamento sobre símbolos para postergar el cambio de nombres en las calles en aquellos Ayuntamientos en los que gobernaba. En esta ocasión, el edil de Presidencia cordobés, asegura que el consistorio “está siguiendo escrupulosamente la ley” y anima a quien considere lo contrario a que “interponga las acciones judiciales que estime pertinentes”.

La avenida José Cruz Conde, durante unos pocos meses Foro Romano, data de 1928, anterior al alzamiento militar de Francisco Franco. Cruz Conde fue un militar franquista y exalcalde de Córdoba, que fue arrestado en 1932 por su participación en el golpe de Estado del general Sanjurjo contra el Gobierno de la II República. La nueva denominación se limitará a Cruz Conde, amparándose en que así es como es conocida popularmente.

Fernando Suárez de Tangil, conde de Vallellano, fue ministro de Obras Públicas de Franco. El anterior Gobierno municipal sustituyó la avenida que llevaba su nombre por Flamenco. Si bien la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, mantuvo la denominación de una calle en su honor en la capital de España, en Burgos, Tarragona, Alicante y Palencia cambiaron su nomenclatura. En el caso de las dos últimas ciudades, gobernadas entonces por el PP, por orden judicial que obligaba a los Ayuntamientos a cumplir la legislación vigente. El nuevo consistorio cordobés va a limitar el nombre a Vallellano, amparándose también en que de esta manera todos los cordobeses se refieren a la vía.

La plaza Cañero se inauguró en 1989, en honor al rejoneador y militar Antonio Cañero, que encabezó durante la Guerra Civil la llamada Columna Cañero, a quien algunos historiadores y colectivos memorialistas relacionan con la represión franquista. El anterior Gobierno municipal de PSOE e IU, sustituyó su nombre por plaza de los Derechos Humanos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información