Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez apuntala su oferta a Podemos: puestos en “la Administración pública” pero no ministros

"El partido de Pablo Iglesias tiene todo el derecho a estar representado" en la estructura de Gobierno, señala el presidente en Bruselas

Pedro Sánchez, a su llegada al Consejo europeo de Bruselas.

El pulso entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias está bloqueado en torno a la presencia de Podemos en el Gobierno. El presidente en funciones ha detallado en Bruselas la oferta que trasladó el lunes al líder de la formación morada, sobre un “Gobierno de cooperación”: rechaza que tengan ministros pero sí le ofrece puestos intermedios. La negociación parece parada ahí. “Les estamos ofreciendo un acuerdo como socio preferente en el Parlamento, un acuerdo programático para poner en marcha avances sociales y una cooperación institucional donde Podemos tiene todo el derecho en estar representado en el ámbito de la Administración pública. Es una propuesta razonable, ambiciosa, sensata”, ha afirmado Sánchez, que no ha querido dar fechas pero sí ha dicho que tiene la intención de presentarse “pronto" a la investidura.

Ante el bloqueo con Podemos, Sánchez busca una salida complicada: que se abstengan PP o Ciudadanos y faciliten así la investidura, lo que aumentaría la presión sobre Iglesias para que renuncie a su idea de tener ministros. El presidente ha insistido en que las formaciones que dicen tener "sentido de Estado" como PP y Cs deberían facilitar la investidura para evitar "escenarios que nadie quiere", esto es la repetición de elecciones.

Sánchez traslada así más presión a Podemos pero este viernes lo ha hecho en un tono amable, reivindicando la colaboración de estos últimos 12 meses. El líder del PSOE está tratando de convencer a Iglesias de que a los dos les conviene más que Podemos esté en cargos intermedios de la Administración pero no en el Consejo de Ministros porque podría perjudicar a las dos formaciones y al funcionamiento del propio Gobierno. Iglesias, sin embargo, insiste en entrar y recuerda que en las autonomías en las que el PSOE necesitaba a Podemos sí han entrado en el Ejecutivo, como ha sucedido en la Comunidad Valenciana o, más recientemente, en La Rioja y Canarias. El argumento del PSOE es que con Podemos no suman mayoría absoluta en el Congreso y por eso es mejor un Gobierno en solitario que pueda buscar apoyos diferentes en función de los asuntos, teniendo a la formación morada como socio prioritario. "Llevamos 12 meses pactando con Unidas Podemos, hemos aprobado juntos la subida del salario mínimo, la universalización de la sanidad pública, hay una agenda compartida de política y de políticas, pero es evidente que juntos no sumamos una mayoría absoluta", ha insistido Sánchez. El presidente insiste en pedir a los tres grandes partidos además del PSOE -Podemos, PP, Cs- que faciliten la investidura "porque la única alternativa al PSOE es el bloqueo”.

Precisamente este jueves, el líder de Unidas Podemos se manifestó en su cuenta personal de Twitter asegurando que el camino de deben seguir sus negociaciones con Pedro Sánchez son los pactos que su partido y PSOE han alcanzado en Canarias o La Rioja. El mensaje de Iglesias ha sido una de las escasas manifestaciones públicas del dirigente, que mantiene la discreción desde el pasado lunes. Fue la última vez que el secretario general de Podemos hizo declaraciones en un medio de comunicación. Un día después, el martes, se conocía que se había reunido en La Moncloa con Pedro Sánchez. Ni Iglesias ni ningún miembro de su formación confirmaron el encuentro, pero el malestar era notable en las filas de Unidas Podemos porque se hiciera pública la cuarta cita —la primera confidencial— entre los dos líderes.

En el encuentro, el presidente en funciones ofreció a Iglesias “cargos intermedios”. Esto es, direcciones generales o secretarías de Estado. Puestos muy alejados de los ministros a los que el secretario general aspira en proporción a la representación parlamentaria conseguida: un tercio de un Ejecutivo en coalición.

Sánchez le ofreció también, según fuentes conocedoras de la reunión, un acuerdo de investidura y convertir a Unidas Podemos en socio preferente, es decir, evitar la denominada geometría variable —intentar pactar leyes a izquierda y derecha— y negociar preferentemente con el partido de Iglesias para garantizar la gobernabilidad. La directriz en Unidas Podemos es evitar cualquier tipo de confrontación en mitad de la negociación y únicamente considerar válidas las citas privadas entre Sánchez e Iglesias. “Si las propuestas oficiales son las de los medios, que nos lo digan”, pidió Noelia Vera, portavoz de la dirección del partido, después de que Carmen Calvo, vicepresidente en funciones, dijera que Sánchez espera una respuesta de Podemos a la oferta de puestos intermedios en la Administración.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >