Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París niega que Macron haya felicitado y apoyado a Rivera por los acuerdos de Ciudadanos en España

El líder de la formación naranja rectifica después de decir que el presidente francés le había mostrado su respaldo por los pactos

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, este jueves en Bruselas. En vídeo, las declaraciones de Rivera este jueves.
París / Bruselas

La decisión de Ciudadanos de apoyarse en Vox para gobernar en diferentes comunidades autónomas y alcaldías españolas le ha provocado de nuevo un problema importante en Europa y un evidente choque con el Gobierno de Emmanuel Macron, su socio francés. El líder de la formación naranja llegó a afirmar en Bruselas: "Macron y el Elíseo apoya nuestros pactos y nos han felicitado". El Elíseo desmintió rápidamente esta frase de Rivera por dos vías. Primero, a través de una fuente de esta institución consultada en París por EL PAÍS, y más tarde, en Bruselas, donde estaba Macron. Allí, un asesor del presidente francés fue tajante en un encuentro con un centenar de periodistas para hablar de la cumbre de la UE: "El presidente no ha felicitado a Ciudadanos por estas acciones, por sus pactos. Ni de cerca ni de lejos. No sabemos de donde viene esa idea. El presidente no ha pasado ningún mensaje en ese sentido".

La polémica llegó tan lejos que, después de mostrarse incrédulos ante el primer desmentido del Elíseo, el equipo de Rivera rectificó por la tarde las palabras de su líder para evitar el choque con Macron. "Las declaraciones de Albert Rivera de esta mañana hacían referencia al partido del gobierno francés, La Republique En Marche, y a su delegación europea y no a Macron como presidente de la República", decía una nota oficial, que corregía así a su propio líder. "Tanto En Marche como el resto de socios liberales de Ciudadanos en Europa están muy satisfechos con el gran crecimiento de este partido, con sus resultados en las últimas citas electorales y con el hecho de que en apenas 4 años se haya convertido en un partido de gobierno y en una referencia del liberalismo europeo", sentenció Ciudadanos. La frase de Rivera en la que decía que había "hablado directamente con el Elíseo" quedaba así desautorizada por completo y ya no se hablaba de los pactos, precisamente el centro del problema.

"Macron apoya nuestros pactos, nos han felicitado tanto [por los acuerdos] en Andalucía como por los pactos que estamos consiguiendo. Hoy es un día de celebración para los liberales. Somos más fuertes, somos más. Más allá de los dimes y diretes la realidad es que los liberales hoy estamos más unidos. Hoy un partido liberal del sur de Europa va a gobernar varias autonomías, la capital de España, varios Ayuntamientos. Eso es una gran noticia para los liberales. Yo cada vez que vengo a Bruselas lo que recibimos es apoyo, felicitaciones y ánimo. Por eso vengo a menudo", había dicho Rivera por la mañana, eufórico.

Cuando se le preguntó por qué en Francia o Alemania todos los partidos, liberales incluidos, se unen para aislar a la extrema derecha, mientras en España Ciudadanos y PP usan sus votos para gobernar, Rivera, muy molesto, contestó: "Pregúntele a ellos". Y dio por terminado el breve encuentro con la prensa.

Estas afirmaciones del político español sobre el apoyo de Macron no gustaron en París. “No confirmamos esta información, que es inexacta”, ha asegurado a EL PAÍS una fuente del Elíseo, en respuesta a la declaración del líder de la formación naranja sobre el supuesto apoyo del presidente francés y de su Gobierno a los pactos de Ciudadanos en España. “No ha habido ninguna declaración pública ni privada en este sentido”, ha añadido la misma fuente. Desde que en enero Ciudadanos formó un Gobierno en Andalucía con el PP y el apoyo externo de Vox, el entorno de Macron y miembros del Ejecutivo francés han multiplicado las advertencias a su aliado español en la UE.

Parece evidente que no hay tanta sintonía como quiere trasladar Rivera entre él y Macron. “Somos muy claros sobre el hecho de que no puede haber alianzas con la extrema derecha. No sería algo anodino”, dijo enero una fuente del palacio del Elíseo. En los meses siguientes, el mensaje se repitió: un acuerdo de gobierno con la extrema derecha sería una “línea roja” para los macronistas.

Ni el Gobierno francés ni el partido de Macron han considerado que esta “línea roja” se haya traspasado, pero no han dejado de expresar su malestar en repetidas ocasiones. La última fue la secretaria de Estado para Europa, Amélie de Montchalin, que el domingo declaró a la cadena France Inter: “No transigiremos con la idea de que, cuando uno está en un grupo proeuropeo, no se trabaja con la extrema derecha. Pediremos a los eurodiputados procedentes de Ciudadanos que clarifiquen su situación respecto a su partido”.

A pesar de todo en Ciudadanos insisten en que la relación con En Marche, el partido de Macron, es muy buena y el asunto de Vox no está generando ningún problema con ellos. De hecho Rivera se ha reunido en Bruselas con el secretario general del partido de Macron, Stanislav Guerini, y según una nota de Ciudadanos, ambos "han reafirmado su excelente disposición a colaborar en el seno del grupo europeo Renovar Europa".  "Durante esta reunión bilateral los dos dirigentes han expresado en numerosas ocasiones el apoyo mutuo a las políticas que Cs y En Marche proponen para sus países, en especial las relacionadas con combatir el auge de los nacionalismos y los populismos", señala la nota. Fuentes de Ciudadanos insisten en que el asunto de Vox no ha sido objeto de la reunión de los liberales.

En sus intervenciones públicas, Rivera funciona como si Vox no existiera. Niega cualquier acuerdo con ellos o cualquier acercamiento. Y ahora también obvia a Manuel Valls, el hombre que con más crudeza le ha criticado por usar los votos de la extrema derecha para gobernar en alcaldías y comunidades autónomas. A pesar de ser preguntado por la prensa sobre el ex primer ministro francés, Rivera ni siquiera ha pronunciado su nombre en Bruselas. Se ha limitado a defender la decisión de su partido de votar en blanco en Barcelona, algo que habría hecho alcalde a Ernest Maragall si Valls no hubiera desobedecido esa instrucción. "Estoy muy tranquilo de no haber apoyado a Ada Colau como alcaldesa", ha rematado Rivera.

De paso, el líder de Cs ha utilizado la situación en Navarra, donde todo apunta a un Gobierno del PSOE con respaldo de los nacionalistas y la abstención de Bildu, para justificar su rechazo a abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez. "Sánchez no tiene remedio. Prefiere a Batasuna de socio que a los constitucionalistas. Es un antes y un después". Para Rivera, apoyarse en una posible abstención de Bildu es "una línea roja muy grave", pero usar los votos a favor de Vox o pactar con ellos unos presupuestos en Andalucía es perfectamente normal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información