Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compromís y Unides Podem tendrán la mitad del Gobierno valenciano

Las negociaciones se tensan a última hora por el reparto de competencias. Oltra exige más generosidad. La comisión se reúne hoy en la sede del PSPV

La comisión negociadora formada por el PSPV, Compromís y Unides Podem durante la reunión de este lunes. En vídeo, declaraciones de Manolo Mata y Antonio Estañ.

Los partidos de la izquierda valenciana disponían de 12 días para cerrar un pacto de Gobierno en la Comunidad Valenciana y, prácticamente agotado el plazo —a un día del debate de investidura del socialista Ximo Puig como presidente—, las negociaciones seguían anoche a contrarreloj. Los dirigentes del PSPV, Compromís y Unides Podem (UP) —que suman mayoría absoluta en el Parlamento valenciano, con 52 de los 99 parlamentarios—, ultiman un acuerdo de legislatura que ampliará el número de consejerías del Ejecutivo para dar cabida a Unides Podem y evidenciar la decena de diputados que los socialistas sacan de diferencia a Compromís.

La negociación arrancó hace días en torno al debate de los ejes programáticos, donde las políticas de lucha contra el cambio climático y las de vivienda ganarán peso y visibilidad frente a otros elementos más controvertidos como la tasa turística, sobre la que no existe un consenso entre los socios de gobierno.

La arquitectura del Gobierno valenciano, que la pasada legislatura se sostuvo sobre nueve consejerías más la de Presidencia de Ximo Puig, descansará ahora sobre 12 carteras —se está negociando si el presidente entra en esa cuenta o si se sumará a la docena de consejerías—. La oferta a Unides Podem, que entra por primera vez en el Gobierno valenciano —hace cuatro años dio su apoyo parlamentario pero no participó de la gestión—, es que se haga cargo de las consejerías de Transparencia y Cooperación y otra dedicada a Vivienda. La coalición que lidera Rubén Martínez Dalmau exige más competencias y además una vicepresidencia del Gobierno autonómico, cargo este último que desempeñó en exclusiva la líder de Compromís, Mónica Oltra, el pasado mandato.

Las grandes carteras —Sanidad, Educación, Territorio o Políticas Inclusivas— no cambiarán de manos respecto a cuatro años atrás pero los socialistas presionan para desgajar de las consejerías que tiene Compromís competencias como Igualdad, Cultura o Universidades o Cambio Climático para gestionarlas ellos o cederlas al tercer socio.

“Somos, diría yo, la única fuerza que ha encarado las negociaciones para la reedición del pacto del Botánico con generosidad”, expuso ayer Oltra molesta por el afán de sus socios socialistas. “Donde caben dos, caben tres”, replicó el vicesecretario de los socialistas valencianos, Manolo Mata, que recordó el notable avance electoral de su partido el pasado 28-A, el ligero retroceso de Compromís y el consenso en torno a que Unides Podem esté en el Ejecutivo autonómico. “No se trata de perder o ganar sino de que hemos hecho un Gobierno diseñado con una modesta propuesta de 12 consejerías”, justificó Mata.

Martínez Dalmau se mostraba a mediodía de ayer, en pleno pulso negociador, moderadamente optimista respecto a conseguir un acuerdo de Gobierno entre las fuerzas de izquierda valencianas. Pero apeló a una distribución proporcional de fuerzas y destacó que el plazo hasta la investidura se agota sin que exista acuerdo. Incluso elevó el tono para advertir que podría no votar a Puig si no alcanzaban un pacto satisfactorio. Todos apuraban sus cartas antes de la partida final pero las conversaciones se estancaron de nuevo y hoy está prevista una nueva reunión a partir de las 10 de la mañana en la sede de los socialistas.

La comisión negociadora estuvo reunida ayer, discutiendo contrapropuestas pero sin poder cerrar los flecos. De hecho, se dio por finalizado el encuentro previsto por la tarde, en la línea mostrada por Oltra en sus declaraciones de unas horas antes. La comisión volverá a reunirse este martes. El tiempo apremia pero la mayoría confía en cerrar el acuerdo este 11 de junio, fecha en la que cuatro años atrás se selló el primer Pacto del Botánico, que toma el nombre del jardín escenario del acuerdo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >