Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig gana y la izquierda suma para revalidar el Gobierno valenciano

Los socialistas logran la victoria 28 años después y alcanzan, con Compromís y Unides Podem, la mayoría absoluta con 51 diputados, por 48 del bloque de la derecha

El PSPV-PSOE fue ayer el partido más votado en la Comunidad Valenciana, 28 años después de su última victoria. Con más del 99% de los votos escrutados en las elecciones autonómicas, la mayoría absoluta de la izquierda está asegurada. El partido liderado por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, será el encargado de negociar con el propósito de revalidar el Gobierno del Botànic. Los socialistas logran el 24% de los votos y 27 diputados, cuatro más que en 2015. Compromís (16%) obtiene hasta 17 diputados, perdiendo uno, y Unides Podem (8%) aporta ocho parlamentarios, cinco menos que en 2015. Suman 52, dos diputados por encima de la mayoría absoluta, mientras que el bloque de la derecha se queda en 47.

El socialista Ximo Puig celebra su victoria en el centro de Valencia. En vídeo, declaraciones de Puig y de los líderes de Compromís y Unides Podem.

La entrada de Unides Podem en el Parlamento valenciano al superar el 5% de los votos permite el triunfo del bloque de la izquierda, con un margen muy estrecho. El bloque de la derecha ha avanzado cuatro diputados con respecto a los resultados de las elecciones de 2015. Los 12 diputados que ha perdido el PP han ido a parar a Vox, que irrumpe con 10 parlamentarios, y a Ciudadanos, que sale reforzado con cinco más.

La izquierda, no obstante, ha conseguido revalidar el poder superando los 50 diputados que dan la mayoría absoluta en las Cortes valencianas, formada por 99 escaños. El escrutinio de las elecciones para la décima legislatura autonómica se inició ya entrada la noche, al término del cómputo de las papeletas del Senado.

El Gobierno de izquierdas del llamado Acord del Botànic se mantendrá una legislatura más en el poder, que alcanzó en 2015 tras dos décadas de mandato popular, si las formaciones de izquierda llegan a un acuerdo. Y todo apunta a que así será. Tanto Ximo Puig, como la vicepresidenta Mónica Oltra, líder de Compromís, han mostrado su disposición a lo largo de toda la campaña a repetir la experiencia, conforme las encuestas confirmaban la fragmentación del Parlamento.

Ambos partidos han quedado lejos de alcanzar los diputados suficientes, como apuntaban algunas encuestas, por lo que deberán pactar también con Unides Podem. La formación morada liderada por Rubén Martínez, no solo ha reiterado su disposición a reeditar el pacto, sino que, a diferencia de 2015, ha manifestado su intención de entrar en el Ejecutivo valenciano. El pacto de izquierdas parecía la única fórmula realista para formar Gobierno, ya que la suma de socialistas y Ciudadanos quedaba lejos de la mayoría absoluta.

En porcentaje de votos, las tres formaciones de izquierdas sumaban cerca del 48,3%, por debajo del resultado de hace cuatro años, que fue del 49,73%. El bloque de la derecha suma en torno al 46,7%.

El resultado del PSPV en las Cortes valencianas ha sido cuatro puntos porcentuales inferior al del PSOE de Pedro Sánchez en el Congreso (28,6%) y dos puntos (27,8%) al logrado por el presidente del Gobierno en la Comunidad Valenciana. La apuesta de Ximo Puig por adelantar los comicios autonómicos para hacerlos coincidir con las generales le habría salido bien a su partido al ganar votos y escaños, pero mal para sus socios. Sitúa a los socialistas en primer lugar —en las generales de 2016 fueron los terceros, por detrás del PP y de la alianza entre Podemos y Compromís, llamada "A la valenciana"— y aumenta en cuatro puntos su porcentaje de voto.

Las dos formaciones que han resultado las más votadas en la Comunidad Valenciana son el PSPV-PSOE y el PP. Compromís ha dejado de escalar posiciones a la caza de los socialistas, que han recuperado apoyos hasta volver a ser el partido hegemónico, lo que no sucedía desde la victoria de Joan Lerma en 1991. El partido de Mónica Oltra se ha visto afectado por la separación de las elecciones con las municipales, donde tiene mayor implantación, y por una campaña en clave nacional. Aún así, ha logrado en las autonómicas 10 puntos más que en las generales.

Elecciones cortes valencianas 2019
El candidato de Ciudadanos, Toni Cantó, tras conocerse los resultados. EFE

En el bloque de la derecha se ha producido un terremoto, ya anticipado por las encuestas, al irrumpir Vox con un 10% de los votos. Sin embargo, el temblor no ha tenido efectos devastadores, porque no ha logrado superar ni al PP ni a Ciudadanos, como algunos analistas presagiaban en campaña a tenor de sus mítines multitudinarios y de un voto oculto que solo iba a aflorar el día de las elecciones.

El desplome del PP es, en cualquier caso, constante y muy acusado. Desde 2011, cuando ganó Francisco Camps por mayoría absoluta con el 48,6% de los votos, ha perdido 29 puntos porcentuales. No obstante, la nueva líder del PP, Isabel Bonig, ha sacado un 18,9%, un porcentaje incluso superior al de su homólogo en el PP nacional, Pablo Casado (16,7%). La portavoz popular puede haber enterrado el asalto de la dirección estatal por el control del partido en la Comunidad Valenciana.

Cada vez más cerca del PP se sitúa Ciudadanos, que ha apostado fuertemente por su cabeza de lista, Toni Cantó. Con una campaña agresiva y efectista, la formación de Albert Rivera ha conseguido cinco diputados más y cuatro puntos más que hace cuatro años.

Los resultados reflejan una diferencia territorial. El bloque de izquierdas pierde en Alicante, gana en Valencia, la principal circunscripción, y empata con el de la derecha en Castellón. Es también esta última provincia la que mantiene la hegemonía del PP en el bloque de la derecha en la Comunidad Valenciana. Los populares, que durante dos décadas ganaron de forma abrumadora las elecciones autonómicas, se han visto alcanzados por Ciudadanos en Alicante y Valencia.

Participación histórica en la doble cita electoral

La Comunidad Valenciana es la cuarta autonomía con más partipación en España en el registro histórico y la tercera en unas generales, donde se registra una mayor afluencia a las urnas. Ayer fue la primera vez que coincidían las dos votaciones y se volvieron a repetir esos registros. En los comicios generales, hubo un 76,34% de participación con el 98% del recuento en la Comunidad Valenciana, un punto más que la media española.

En las autonómicas, el registro es muy similar, 75,75% con el 94% del recuento. La mayor participación en unos comicios autonómicos se produjo en 1995, cuando el popular Eduardo Zaplana rompió la hegemonía socialista, con una participación del 76%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información