Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruz quiere que el Senado sea parte de la solución a los desafíos territoriales

El nuevo presidente aboga por reformar el reglamento de la Cámara alta y la Constitución

En vídeo, la elección del socialista Manuel Cruz como presidente del Senado.

El nuevo presidente del Senado, el socialista Manuel Cruz, ha afirmado este martes tras su elección en el cargo que su “mayor anhelo” es contribuir a la cohesión social y territorial de España. Tras 30 años, los socialistas tendrán mayoría absoluta en la Cámara alta, sumando 140 escaños de los 266. Cruz se ha propuesto propiciar el diálogo, el debate y el acuerdo “desde todos los territorios y posiciones”, “desde la palabra y el marco constitucional”, y en ese sentido ha defendido que “todas las ideas y proyectos son legítimos y merecen ser reconocidos, escuchados y debatidos”. Así, ha abogado por la reforma del reglamento del Senado “y de la misma Constitución española” para que la Cámara alta se convierta “por fin en lo que originalmente se quiso que fuera”: “Una Cámara centrada en el diálogo de las distintas Administraciones del país y en la atención y el impulso de la cohesión territorial de España, capaz de incidir en el funcionamiento de un Estado altamente descentralizado como el nuestro”.

El presidente ha asegurado que no esperará “a que las reformas lleguen para hacer del Senado una auténtica Cámara territorial influyente”. Lo ha considerado “una cuestión esencial e insoslayable para debatir y construir el futuro inmediato de España y de sus nacionalidades y regiones”. Una Cámara, ha defendido, que busque soluciones al reto demográfico, a la despoblación, que reúna a la Conferencia de Presidentes y en la que se debata y diseñe “un nuevo sistema de financiación autonómica y local que garantice la prestación de unos servicios públicos dignos”. Para "convertir el Senado en parte de la solución a los desafíos que enfrenta nuestro modelo territorial", ha pedido confianza, complicidad y buena voluntad.

En su discurso, ha resaltado que la complejidad de España como país es también su riqueza que “el Senado tiene que ser su expresión más clara y genuina”. “Debemos amar España por lo que es, y no por cuánto se parezca al molde en el que nos gustaría que encajara. Nuestro país es diverso y plural, pero eso no implica que deba ser ni problemático ni disfuncional territorialmente”, ha enfatizado.

El catalán Manuel Cruz (68 años) es catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona y fue diputado en el Congreso por el PSC en la XII Legislatura en calidad de independiente y portavoz de Universidades del PSOE. Su candidatura como presidente del Senado se produjo después de que los independentistas vetaran a Miquel Iceta (propuesto por Pedro Sánchez para presidir la Cámara alta) como senador territorial. El PSOE obtuvo el pasado 28 de abril 122 escaños de los 208 que se eligen, 79 más que en 2016, mientras que el PP logró 55, 75 menos que hace tres años. ERC mantuvo la tercera posición con 11 escaños (uno más) y el PNV, es la cuarta fuerza de la Cámara, pasando de cinco a nueve senadores. Los socialistas, además, cuentan con 18 senadores autonómicos.

Cruz ha prometido la Constitución y después ha procedido a que el resto de integrantes de la Mesa, los socialistas Fernando Martínez López y Olivia Delgado, el popular Rafael Hernando y el jeltzale Imanol Landa hicieran lo propio según su fórmula elegida (promesa o juramento), como también han hecho el resto de senadores en las diversas lenguas del Estado. Los representantes independentistas de ERC han prometido por la libertad de los presos, la república catalana y por imperativo legal. Los de Junts per Catalunya han añadido "por el retorno de los exiliados". Los senadores del PNV también han prometido por imperativo legal.

El socialista necesitaba el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara alta (127 senadores) para ser elegido presidente de la Mesa, cargo al que, de forma inesperada, también ha optado sin ninguna posibilidad la senadora navarra de Ciudadanos Ruth Goñi. Cruz ha obtenido 140 votos y Goñi 11, frente a 84 votos en blanco (la mayoría del PP) y 15 nulos (de los independentistas, que han escrito la palabra libertad con un lazo amarillo).

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ocupará la vicepresidencia primera y el exdirector general de Memoria Histórica Fernando Martínez, una secretaría. Por el PP, Pío García-Escudero será vicepresidente. Narbona ha recibido 142 apoyos frente a los 68 de García-Escudero. El PSOE decidió en principio renunciar a su mayoría absoluta en la Mesa del Senado para evitar los bloqueos de la mayoría. Sin embargo, ha rectificado su decisión en el último momento, manteniendo cuatro plazas para los socialistas, dos para el PP y una para el PNV. La decisión ha producido cierto desconcierto en el antiguo Salón de Plenos. Fuentes socialistas han fundamentado la modificación en que los populares "no han rebajado la tensión" ni la "crispación". En rueda de prensa posterior, el portavoz socialista Ander Gil ha señado que el cambio se ha debido a "una suma de causas", entre las que ha destacado que el PP se abstuviera en la votación de Iceta como senador en el Parlament de Cataluña. "No nos la vamos a jugar con el PP", ha remarcado.

Buena parte del interés mediático lo ha acaparado el senador Raül Romeva, que cumple prisión preventiva por su implicación en el procés. Custodiado por la policía, ha sido conducido por uno de los accesos laterales al antiguo Salón de Plenos, lejos de la zona en la que le esperaban los informadores. Romeva, que ha sido recibido con aplausos y abrazos por parte de otros senadores independentistas catalanes, está pendiente de la decisión que tome el Senado sobre la suspensión de sus funciones, después de que el Tribunal Supremo remitiera un oficio a la Cámara alta en ese sentido por su condición de preso. La suspensión, a diferencia del Congreso de los Diputados, no es automática, sino que debe ser adoptada por la Cámara alta por mayoría. Los socialistas, cuyo voto es clave para la suspensión, han considerado este martes que "es prematuro" avanzar una posición al respecto y que esperarán a la apreciación jurídica de los letrados de la Cámara.

Hernando interrumpe a Romeva

Romeva ha recibido un abrazo del senador Josep María  Matamala, de Junts per Catalunya, quien le ha entregado una carta del expresidente catalán huído Carles Puigdemont. La portavoz de ERC en el Senado, Mirella Cortès, ha reclamado “voluntad política” a la Mesa del Senado para no suspender al senador y le ha pedido “sentido común”, defendiendo que la solución al conflicto en Cataluña “es política” y “nunca jurídica”. Llegado su turno, Romeva ha asumido el cargo de senador "hasta la proclamación de la república catalana y siempre comprometido con la libertad, la igualdad y la fraternidad, por el derecho político y por imperativo legal". Durante su promesa ha sido interrumpido por el secretario Rafel Hernando (PP), que ha llamado a otro senador sin que Romeva hubiese terminado. Cruz ha llamado la atención a Hernando para que dejara hablar a Romeva. Los integrantes del grupo de ERC han sido los últimos en abandonar el antiguo Salón de Plenos y han despedido a Romeva con gritos de "libertad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información