Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Alfredo Pérez Rubalcaba, el político socialista que fraguó la derrota de ETA

El exvicepresidente del Gobierno ha fallecido a los 67 años en Madrid a consecuencia de un infarto cerebral

Alfredo Pérez Rubalcaba, en la Facultad de Químicas de la Universidad Complutense de Madrid, donde impartió clase, en 2016.

El ex secretario general del PSOE y exvicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba (Solares, Cantabria, 67 años) ha fallecido este viernes en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) como consecuencia de un ictus. La defunción ha sido confirmada pasadas las 15.30. La capilla ardiente se instalará en el Congreso de los Diputados a partir de las 20.30. El PSOE ha suspendido los actos de campaña de este viernes y también los del sábado y domingo; Ciudadanos, Podemos y el PP han suspendido también sus mitines. El veterano político, casado con Pilar Goya y sin hijos, había ingresado en estado grave a última hora de la tarde del miércoles. Su estado empeoró ayer por la mañana, cuando pasó a ser de "extrema gravedad" según el parte hospitalario. Una UVI móvil del Summa 112 le trasladó la víspera al complejo hospitalario "con síntomas compatibles con un infarto cerebral". Se le practicó un cateterismo y desde entonces permanecía en la UCI. El primer parte médico difundido la noche del miércoles explicaba que se le había aplicado "el protocolo diagnóstico y terapéutico habitual".

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y su sucesor al frente del partido, adelantó ayer su regreso a España desde la localidad rumana de Sibiu, donde se celebraba el Consejo Europeo. Sánchez tomó esa decisión para estar con la familia del político, informaron fuentes del Gobierno. Felipe González también suspendió un acto que tenía previsto. Otros dirigentes del PSOE que se encontraban fuera de Madrid empezaron a regresar a la capital cuando conocieron la gravedad del estado del exministro del Interior, que también fue miembro del consejo editorial de EL PAÍS. Este viernes, el presidente en funciones tenía previsto desplazarse a Barcelona, pero a mediodía, tras el Consejo de Ministros, ha comunicado que permanecía en Madrid para seguir su evolución. 

"Ha sido una de las personalidades más importantes de la reciente historia de España; un adversario digno de respeto y admiración", ha afirmado el expresidente Mariano Rajoy. Las muestras de condolencia han llegado con rapidez desde todos los partidos del arco parlamentario. La Casa Real ha difundido un mensaje oficial al filo de las cuatro de la tarde: "Hondamente entristecidos por la repentina muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba. Le recordaremos y le agradeceremos siempre su permanente y profunda visión institucional y su alto sentido del Estado en su vida política de servicio a España".

Diputado en seis legislaturas, Rubalcaba fue ministro de Educación y Ciencia (1992-1993) y ministro de la Presidencia (1993-1996) en el Gobierno de González. En el Ejecutivo de Zapatero fue portavoz del grupo parlamentario socialista (2004-2006), ministro del Interior (2006-2011) y vicepresidente y portavoz desde finales de octubre de 2010 y julio de 2011. Rubalcaba permanecía alejado de la primera línea política desde mayo de 2014, cuando presentó su renuncia como secretario general del PSOE tras el mal resultado de los socialistas en las elecciones europeas. Entonces se reincorporó a su puesto de profesor en la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense de Madrid, donde el miércoles por la mañana acudió a dar clases con normalidad.

El histórico referente del PSOE y de la política española estudió en el colegio del Pilar de Madrid, adonde se trasladó su familia cuando era muy joven. En su juventud Rubalcaba practicó el atletismo como velocista, participando en los Campeonatos de España Universitarios de 1975, donde corrió la prueba de 100 metros lisos por debajo de los 11 segundos. Un año antes, en 1974, ingresó en el PSOE. Estudió Ciencias Químicas en la Universidad Complutense de Madrid y se doctoró en 1978 con Premio Extraordinario. Ejerció después como profesor de Química en las universidades de Constanza (Alemania), Montpellier (Francia) y en la Complutense de Madrid.

Su carrera política comenzó colaborando con la Federación Socialista Madrileña y el Grupo Parlamentario Socialista del Congreso de los Diputados en asuntos educativos. Con la llegada al poder del PSOE en 1982 comenzó la carrera política de Rubalcaba. De 1982 a 1985 fue director del Gabinete Técnico de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación. Pasó después a ser director general de Enseñanza Universitaria, cargo que ocupó hasta 1986, cuando fue nombrado secretario general de Educación. En 1988 pasó a ser secretario de Estado de Educación. Su carrera política ligada al mundo educativo culminó en junio de 1992 con su nombramiento como ministro de Educación y Ciencia. Desde su departamento promovió la Ley de Reforma Universitaria (LRU) y la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE).

En 1993 fue nombrado ministro de la Presidencia y de Relaciones con las Cortes. En las elecciones de ese mismo año consiguió un escaño en el Congreso de los Diputados, que renovó en las elecciones de 1996, en las que el PSOE perdió el poder. Su carrera política dentro del partido fue fulgurante a partir de entonces. En 1997 fue nombrado miembro de la Ejecutiva en el XXXIV Congreso y en 2000, cuando el PSOE eligió a Zapatero como secretario general, Rubalcaba se integró en el Comité Federal de la organización. En 2002 entró a formar parte del comité electoral para planificar las elecciones legislativas de 2004. En dichas elecciones, ganadas por el PSOE, consiguió un escaño y fue designado portavoz socialista en el Congreso. Es muy recordada la frase que pronunció en la jornada de reflexión de esos comicios, tras los atentados del 11-M: “Los ciudadanos españoles se merecen un Gobierno que no les mienta”.

Por lo que respecta a la legislatura posterior, su actuación fue determinante en la estrategia del Gobierno para asegurarse los apoyos necesarios para sacar adelante sus políticas, como por ejemplo la reforma del Estatuto de Cataluña, aprobada en el Parlamento en 2006 tras arduas negociaciones y en un clima de enfrentamiento abierto con el Partido Popular, que ya le señalaba como uno de sus principales rivales políticos, al que dirigían críticas muy duras. El PP culpaba a Rubalcaba de haber alimentado las manifestaciones frente a sus sedes en la jornada de reflexión del 13 de marzo de 2004 y de las acusaciones de mentir contra el anterior Ejecutivo popular tras 11-M.

En la primera remodelación del Gobierno de Zapatero, en 2006, fue nombrado ministro del Interior en sustitución de José Antonio Alonso. Desde dicha cartera gestionó el alto el fuego de ETA de marzo de 2006 y el proceso de poner fin a la violencia terrorista, quebrado tras el atentado en diciembre de 2006 en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Pocos meses después, la concesión del tercer grado penitenciario al etarra José Ignacio de Juana Chaos tras 114 días de huelga de hambre, decidida personalmente por el político “por razones legales y humanas para evitar una muerte”, según justificó Rubalcaba, aumentó la controversia política y las críticas al ministro socialista.

La ruptura formal del alto el fuego por ETA dio paso a una oleada de detenciones de comandos y activistas de la banda terrorista. Tras las elecciones de 2008, Rubalcaba renovó su escaño y siguió con la cartera de Interior en el nuevo Gabinete socialista. La lucha antiterrorista siguió en la misma tónica de importantes detenciones de miembros de ETA, en muchos casos de su cúpula. En octubre de 2010 Rubalcaba fue nombrado vicepresidente primero del Gobierno responsable de Interior y portavoz del Gobierno.

En marzo de 2011 fue ingresado en la UCI tras sufrir una infección en una biopsia de próstata a la que se sometió y dos meses más tarde fue designado por los dirigentes del partido como sucesor de Zapatero para competir por la presidencia del Gobierno en las elecciones generales de 2011. Tras la derrota socialista en dichas elecciones -pasaron de 169 a 110 diputados-, optó a la secretaría general del PSOE en un Congreso celebrado en febrero de 2012 enfrentándose a Carme Chacón, a la que derrotó por un estrecho margen de 22 votos (497 frente a 465).

Los malos resultados electorales cosechados por su partido en las elecciones convocadas tras acceder al cargo, con el colofón de la pérdida de nueve eurodiputados en mayo de 2014, provocaron la convocatoria de un congreso extraordinario en julio de 2014, al que no se presentó. Rubalcaba anunció que abandonaría el primer plano de la política, formalizándolo en septiembre de 2014 con su renuncia al escaño de diputado. El político se reincorporó a su puesto de profesor de Química en la Complutense de Madrid aunque prosiguió colaborando con su partido y acudiendo a algunos actos de campaña. En diciembre de 2018, Pedro Sánchez sondeó a Rubalcaba para presentar su candidatura a la alcaldía de Madrid, pero el político no aceptó la propuesta.

Sobre el ejercicio de la política, afirmó en 2018 a EL PAÍS que “la política es más hostil de cuanto lo ha sido jamás, pero no tanto por los agentes o circunstancias exteriores como por su propia endogamia y sus mecanismos autodestructivos. Perro muerde a perro. Hay un peaje que resulta el más difícil de todos: el desgaste personal y de tu entorno, tu gente, tu familia. Cuando me despedí en el último mitin de Solares, mi primo, ajeno por completo a la actividad política, me dijo: no sabes lo difícil que ha sido llevar todos estos años el apellido Rubalcaba".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información