Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico espera más de nueve millones de desplazamientos en la segunda fase de Semana Santa

Las horas más desfavorables para viajar este miércoles son entre las 15.00 y las 23.00, según la DGT

Un tramo de la A-3, a su paso por Madrid. En vídeo, la DGT blinda las carreteras en Semana Santa.

Arranca la segunda fase de la operación salida de Semana Santa. La Dirección General de Tráfico (DGT) espera más de nueve millones de desplazamientos por carretera entre este miércoles por la tarde y el próximo lunes 22, coincidiendo con los próximos días festivos. Se espera que el flujo principal de tráfico se realice desde los grandes núcleos urbanos a zonas turísticas de costa y montaña, segundas residencias y poblaciones con actos religiosos tradicionales. La DGT prevé para este miércoles problemas de circulación y retenciones en las salidas de los grandes núcleos urbanos de todas las comunidades autónomas, menos Cataluña y Comunidad Valenciana, donde no es festivo el jueves. 

Las horas más desfavorables para viajar serán entre las 15.00 y las 23.00 de este miércoles menos en estas dos Comunidades del este. Tráfico avisa de que las carreteras con mayor intensidad de vehículos serán, entre otras, las autovías A-1, A-2, A-3, A-4, A-5 y A-6; las autopistas AP-1, AP-2, AP-4, AP-6, AP-7, AP-8 y AP-9 y varias nacionales. El jueves 18 de abril continuarán las salidas de las grandes ciudades por la mañana, y las intensidades circulatorias serán elevadas, por lo que se pueden producir retenciones. Las horas más desfavorables para viajar este jueves serán entre las 8.00 y las 14.00.

Ya por la tarde del jueves, un día después que el resto de comunidades, en Cataluña y Comunidad Valenciana comenzará su segunda fase de la operación salida, al no ser festivo ese día en dichas comunidades. Allí, los principales problemas de circulación se producirán en las carreteras de acceso a la costa, en las que unen poblaciones del litoral, así como en las de acceso a zonas turísticas de descanso. Las principales carreteras que se podrían ver afectadas serán la AP-2, AP-7, la A-3 y la A-7, entre otras.

Durante la mañana del viernes, en Cataluña y Comunidad Valenciana continuarán los desplazamientos de vehículos en sentido salida de las principales ciudades, que provocarán intensidades elevadas de circulación. En el resto de comunidades, se producirán desplazamientos en trayectos de corto recorrido, a zonas de ocio y esparcimiento cercanas a núcleos urbanos. Por la tarde y por toda la geografía nacional, se producirán movimientos de vehículos de corto recorrido y locales a poblaciones en las que se celebren procesiones religiosas.

A partir de la media mañana del domingo 21 de abril, se prevé un incremento de la circulación en las carreteras, pudiéndose producir alguna retención en los lugares o zonas de destino por el inicio del regreso. Estas retenciones se trasladarán a los accesos a las grandes ciudades a lo largo de la tarde y la noche. Las comunidades afectadas en este día por el retorno son: Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Madrid y Murcia.

El lunes 22 de abril comienza el retorno en Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, islas Baleares, Navarra, País Vasco y La Rioja, donde el lunes es festivo. Por ello, se pueden producir problemas de circulación en los principales ejes viarios de estas comunidades, así como en las carreteras de acceso de las provincias limítrofes con ellas. En el resto de comunidades también se producirán movimientos de retorno, principalmente motivados por el comienzo, al día siguiente, de las actividades escolares y universitarias.

Reducir la siniestralidad

Esta va a ser la primera operación salida tras la reducción del límite de velocidad de 100 a 90 kilómetros por hora en las carreteras convencionales, algo que para el director de la DGT, Pere Navarro, debe permitir reducir las muertes en la carretera con respecto a la campaña de 2018, cuando murieron 31 personas y resultaron heridas 159. Por el momento, la primera fase ha dejado una cifra de 11 víctimas mortales. De ellos, seis viajaban en turismo, cuatro eran motoristas y otra iba en furgoneta.

Navarro ha hecho un llamamiento a la prudencia y al respeto de las normas de circulación. "Necesitamos el compromiso, no solo de la mayor parte de conductores que tienen un comportamiento correcto en carretera, sino de aquellos otros que se muestran reticentes a cumplir las normas y ponen en peligro la vida de los demás", ha señalado. 

Para intentar cumplir ese objetivo de reducir la siniestralidad, la DGT vigilará el tráfico y el comportamiento en carretera gracias a 9.200 agentes de la Guardia Civil de Tráfico, 264 vehículos camuflados, cerca de 1.350 radares (724 fijos, 62 de tramo y 557 móviles), además de 10 helicópteros, 8 drones y 216 cámaras para el control del uso de cinturón y del móvil.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información