Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 90 km/h en carreteras secundarias entran en vigor este martes

Interior ha remplazado las más de 2.000 señales que permitían ir a 100 en vías convencionales con arcén ancho

El director general de Tráfico, Pere Navarro, (dcha.) y el director general de Carreteras, Javier Herrero, realizan un cambio de señales en la Nacional VI (Madrid).

Último día para circular a 100 kilómetros por hora en algunas carreteras secundarias. Este martes entra en vigor la modificación del artículo 48 del Reglamento General de Circulación, que establece los 90 km/h como velocidad genérica máxima en dichas vías. El director de la DGT, Pere Navarro ha ilustrado este cambio con la retirada de la última señal de tráfico con límite en 100, en un acto en el que también ha participado el director general de Carreteras, Javier Herrero. Navarro cree que “esta reducción de la velocidad debe ir acompañada de un mayor control por parte de las policías encargadas de la vigilancia del tráfico". 

La medida afecta a unos 7.000 kilómetros de vías en las que se permitía circular hasta un máximo de 100 por tener un arcén de 1,5 metros de anchura. Solo se permitirá seguir conduciendo a esa velocidad en las carreteras secundarias que estén separadas por una mediana. El cambio fue anunciado por el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, el pasado mes de octubre y aprobado por el Consejo de Ministros el 28 de diciembre. Es la primera de las reformas previstas para 2019 con el objetivo de reducir la siniestralidad en carretera.

La Dirección General de Carreteras y otros titulares de la vía como diputaciones, comunidades autónomas o cabildo han retirado o cambiado durante los últimos 30 días las señales con los antiguos límites de velocidad. En total, el número de señales cambiadas ha sido de 2.719, con un coste aproximado de 526.000 euros sin contar el IVA.

El kilómetro 44,120 de la Nacional VI, a la altura de la localidad madrileña de Collado Villalba ha sido el elegido por la DGT para cambiar la última señal de 100 en una carretera convencional sin mediana. Navarro ha aprovechado la ocasión para recordar que la medida viene motivada por la subida de la mortalidad en la carretera en los últimos años, algo a lo que Tráfico quiere poner fin. Su objetivo: cumplir el objetivo establecido en la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 de bajar de 37 la tasa de fallecidos en accidente de tráfico por millón de habitantes. En 2017 la tasa fue de 39.

La reducción del límite de velocidad en las carreteras convencionales llevaba tiempo en la mira de Tráfico. Los dos predecesores de Navarro en el cargo, María Seguí y Gregorio Serrano, también se lo plantearon, pero desistieron, según el actual director de la DGT, por “miedo”. 

“Las medidas represivas siempre son impopulares, como lo de quitar más puntos del carné por usar el teléfono móvil mientras se conduce”, aseguraba Navarro a este medio en agosto, aludiendo a una cuestión “sociológica”. Ahora, ante la subida continua de la mortalidad en las carreteras — los últimos cuatro años la cifra ha subido casi un 1% de media, un 0,9% en 2017 —, la DGT ha decidido finalmente tomar cartas en el asunto.

No es la única iniciativa que se prepara para 2019. El Gobierno también ha señalado en repetidas ocasiones que quieren actualizar el permiso de carné por puntos, una medida que para Navarro supuso "un antes y un después" en la siniestralidad vial en España pero que cumple ya 12 años. La DGT ya ha anunciado que la reforma incluirá mayores sanciones por el uso del móvil al volante, ya que se trata de una de las infracciones más comunes y directamente relacionadas con la siniestralidad. Además, la DGT también ha hablado de reducir la velocidad máxima en vías urbanas a 30 km/h para reducir las muertes en accidentes en ciudad. 

Francia registra su mínimo histórico de muertos tras bajar a 80 km/h

El número de fallecidos en las carreteras francesas en 2018 fue de 3.259, un mínimo histórico, según ha indicado este lunes el primer ministro, Édouard Philippe. El descenso ha sido atribuido, en parte, a la decisión de reducir desde 90 a 80 kilómetros por hora la velocidad en las carreteras departamentales.

Según el jefe de Gobierno, la reducción en esas carreteras evitó 116 muertes adicionales desde el pasado 1 de julio, lo que permitió que en el conjunto del año se registraran menos fallecimientos que en el precedente récord, que era de 2013 con 3.268.

Esa medida, que afecta de forma especial a zonas rurales del país, ha recibido numerosas críticas del movimiento de los llamados "chalecos amarillos" y algunas asociaciones de automovilistas, que niegan que el cambio esté en el origen de la reducción de accidentes. Sin embargo, el descenso de accidentes se agudizó durante el último trimestre, coincidiendo con la entrada en vigor de la medida.

Además, el número de heridos graves disminuyó un 25 %, una cifra que Philippe calificó de "excepcional".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información