Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el expresidente de Xóvenes Agricultores en un golpe internacional contra la trata

Juan Pérez Miramontes, próximo al PP, es uno de los nueve arrestados de la supuesta trama que explotaba sexualmente a mujeres paraguayas en España

Edificio de Rúa Nova de Abaixo (Santiago de Compostela) donde se llevó a cabo la detención de algunas mujeres investigadas en la trama.
Edificio de Rúa Nova de Abaixo (Santiago de Compostela) donde se llevó a cabo la detención de algunas mujeres investigadas en la trama.
Santiago de Compostela

Juan Pérez Miramontes, empresario y presidente del sindicato agrario conservador Xóvenes Agricultores-Asaja Galicia (hasta que el colectivo se disolvió ahogado por las deudas) fue detenido este martes por la policía nacional en el marco de una operación internacional contra la trata de mujeres de origen paraguayo. Pérez Miramontes, habitual con su yate de los veranos de Sanxenxo (Pontevedra), fotografiado en sus vacaciones con nombres del PP como Mariano Rajoy y Ana Pastor hasta su caída al frente del sindicato, es el único español de los nueve arrestados entre los dos países, España y Paraguay, en una actuación coordinada de las policías y los juzgados de Santiago de Compostela y Ciudad del Este (Alto Paraná).

Las investigaciones, sobre las que se ha decretado el secreto, tratan de aclarar si el exsindicalista agrario, impulsor en 2006 del movimiento SOS Contra O Lume (SOS Contra el Fuego) durante los incendios que asolaron Galicia en tiempos del Gobierno autónomo del PSOE y el BNG, era el supuesto financiador de la red de proxenetismo, tal y como ha declarado la fiscal del caso en Paraguay al diario La Nación. Entre los ocho paraguayos detenidos (tres en el país americano y cinco en España) la gran mayoría son mujeres. Al mismo tiempo que se produjeron los registros en Alto Paraná y en inmuebles de Santiago de Compostela, en total nueve, la policía liberó al menos a 12 supuestas víctimas. La mujeres son muy jóvenes y casi todas son paraguayas, aunque también se ha localizado a alguna de nacionalidad colombiana. Según ha informado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, en España es el Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago de Compostela el que investiga. Sus pesquisas comenzaron en diciembre de 2018.

La organización agraria que dirigía Pérez Miramontes fue denunciada por sus propios trabajadores y en medio de un fuerte conflicto interno entró en concurso de acreedores y fue disuelta por un juzgado de Lugo en 2016. La llamada Operación Chipa contra la trata se desarrolló silenciosamente durante los últimos meses y estalló ayer con los registros. En Santiago, la policía entró en seis viviendas de la zona del Ensanche y Juan Luis Pérez Miramontes, de 64 años, fue arrestado en un domicilio de la calle General Pardiñas. La policía todavía trata de desentrañar qué papel jugaba el empresario y exsindicalista en la trama investigada. A la sospecha de la Fiscalía de que jugase el papel de socio capitalista, se enfrenta de momento la de que únicamente actuase como un mediador.

Supuestamente, en los registros los agentes se incautaron de dinero y abundante documentación. Según el Tribunal Superior, las actuaciones investigan presuntos delitos de explotación sexual, trata de seres humanos, favorecimiento de la prostitución y alteración del estado civil de menores, aunque como el sumario está bajo secreto no ha especificado si hay víctimas menores de edad. En este despliegue final, además de los agentes de la Brigada de Extranjería de Santiago y Madrid, participaron policías llegados desde Madrid con perros entrenados para la detección de drogas y representantes de la propia Fiscalía paraguaya.

Una ONG se ha hecho cargo de la asistencia a las jóvenes, que en su mayoría ya han prestado declaración y han sido identificadas como víctimas de trata por la policía. La operación empezó a fraguarse cuando agentes de Extranjería de Santiago detectaron, hace meses, la presencia de mujeres que no solo venían siempre de Paraguay, sino que provenían de la misma zona del país. Eran captadas supuestamente por los tres detenidos en Ciudad del Este en el departamento de Alto Paraná y, con la presunta participación de una agencia de viajes, se gestionaba luego su traslado a España. En Santiago eran introducidas en el mundo de la prostitución por varias de las mujeres detenidas y a continuación, según sospecha la policía, empezaban a ser "rotadas" bajo control de la supuesta mafia por pisos y burdeles de diferentes ciudades españolas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información