Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos rescatan la violencia del 20-S ‘olvidado’ de Sabadell

Dos mandos de la policía autonómica describen las "agresiones" en un registro en el que apoyaron a la Guardia Civil

Protestas por los registros policiales el 20 de septiembre de 2017 ante la sede del departamento de Economía. En vídeo, declaración del agente de los Mossos.

La protesta masiva frente al Departamento de Economía y los incidentes que provocaron -objeto de controversia en el juicio del procés- no fue lo único que pasó en Cataluña el 20 de septiembre de 2017. Ese día, un juez de Barcelona ordenó 40 registros en una operación que pretendía cortocircuitar el referéndum. Y hubo otros escenarios de conflicto callejero. Algunos son relativamente desconocidos y apenas han merecido atención. Hasta ahora.

Sabadell fue uno de esos escenarios ignotos. Por la mañana, agentes de la Guardia Civil se presentaron en el domicilio de Joan Ignasi Sánchez -asesor de la consejera de Gobernación Meritxell Borràs- para detenerle. Un cabo primero que participó en el operativo ha relatado, con profusión de detalles impresionistas, la "crispación exagerada", la "situación dantesca" y las amenazas ("pocos ha matado ETA, nos gritaban"). También ha evocado las agresiones que recibieron los agentes de la Guardia Civil pero, sobre todo, los Mossos.

Sobre ese detalle pivota la relevancia de lo ocurrido el 20-S. Por primera vez,mossos de calle -un inspector y un subinspector que lideraron el operativo de orden público- han explicitado en el Tribunal Supremo las agresiones que sufrieron los agentes de la policía autonómica. Cinco de ellos resultaron heridos por diversas "patadas" y "golpes", algunos de ellos propinados con el casco de una moto. Su declaración ha puesto notablemente nerviosos a algunos de los abogados defensores.

En un tono mucho más sobrio y sereno que el cabo primero, pero más contundente si cabe, el inspector de Mossos ha explicado que acudieron ante la alerta de incidentes en Sabadell. Él mismo fue lesionado. "Me caí y me hice daño en una mano. Al final de la actuación, la masa nos acometió y tuvimos que hacer fuerza. En ese forcejeo, donde nos pisoteaban, perdimos el equilibrio y unos cuantos caímos". El subinspector ha añadido que, aunque parte de la gente tuvo una actitud de "resistencia pasiva", otra parte, unos 70 manifestantes, mantuvo una actitud "muy agresiva".

La Fiscalía reprocha a la cúpula de los Mossos su connivencia con el procés. Por no impedir el referéndum (1-O) y por la supuesta pasividad para socorrer a la comitiva judicial frente al Departamento de Economía. Pero en este otro 20-S, el de Sabadell, sí hubo plena cooperación. "Nos pusimos a disposición de la Guardia Civil. Les dije que sin ninguna duda estábamos ahí", ha explicado el inspector.

Sus palabras han sido corroboradas por el cabo primero con palabras más épicas. "Los Mossos actuaron muy bien, se la jugaron. Cortaron las vías con furgonetas y contuvieron a la masa". El cabo se ha permitido ironizar con la "amabilidad" de los ciudadanos. "Cuando llegaron los Mossos les dijeron 'Vosotros sois nuestra policía'. Pero cuando actuaron ya no eran su policía". Los mandos autonómicos han detallado que la comitiva judicial tuvo que salir por el aparcamiento. Fue el momento de máxima "tensión", porque la "agresividad" de los concentrados obligó en algunos momentos a "echar marcha atrás" a la línea policial.

El episodio apenas merece un párrafo en las 160 páginas del escrito de acusación fiscal, donde se relata que unas 100 personas "bloquearon la salida de la comitiva enfrentándose a las fuerzas policiales". La declaración de los Mossos ha permitido añadir, además, que en la protesta estuvieron presentes el alcalde de Sabadell, Maties Serracant, y el primer teniente, Juli Fernàndez, una coalición en la que está la CUP.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >