Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV rompe la alianza con el PDeCAT para las europeas

La mayoría de sus dirigentes ven incompatible mantener la coalición con el partido de Puigdemont

El lehendakari Iñigo Urkullu y el expresident, Carles Puigdemont junto al Árbol de Gernika en noviembre de 2016.
El lehendakari Iñigo Urkullu y el expresident, Carles Puigdemont junto al Árbol de Gernika en noviembre de 2016.

El PNV y el PDeCat no reeditarán la coalición de 2014, cuando la formación catalana concurría bajo el nombre de Convergencia i Unió. Tras la conversación que han mantenido esta mañana Andoni Ortuzar y David Bonvehí, el PNV "entiende, respeta y acepta" que la situación política catalana lleve al PDeCAT a la conformación, de cara a las Elecciones Europeas del 26 de mayo, de una candidatura exclusivamente catalanista y "coherente con el procés político que allí" se vive en los últimos años. Los nacionalistas vascos se desligan así para los comicios del 26 de mayo de una colaboración electoral histórica con partidos catalanes: la coalición con CiU fue una realidad en las europeas de 2004, 2009 y 2014, y antes, en 1999, fueron socios de Esquerra Republicana de Catalunya.

Las relaciones entre la formación vasca y la catalana no atraviesan su mejor momento. Los herederos de Convergencia i Unió han sido prácticamente laminados de cara a las elecciones generales, y la fluida interlocución que el portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, mantenía con ellos es historia. El PNV discrepa de un partido que no tiene como prioridad evitar un eventual triunfo de la derecha y que ha extirpado internamente a quienes como Carles Campuzano, Marta Pascal o Jordi Xuclá, defienden un espacio político soberanista pero a la vez útil y pragmático. Descartada, de momento, la posibilidad de una tercera vía en el PDeCat, al menos hasta después de las elecciones europeas, el PNV ha optado por mantener una línea abierta para ver cómo evoluciona el partido independentista.

El PNV lo tenía prácticamente decidido, pero quiso esperar a la deliberación en el seno de la formación que ahora lidera Carles Puigdemont. Tras una conversación con Bonvehí, han comunicado que no irán en coalición, aunque han querido suavizar ese evidente alejamiento citándose para defender objetivos comunes después de las elecciones. "En los próximos días EAJ-PNV y PDeCAT formalizaremos un acuerdo de colaboración institucional poselectoral que tendrá como objetivo la defensa de Euskadi y Catalunya en el Parlamento Europeo y la reivindicación de una voz y de una representación justas para ambas naciones en el futuro de Europa, así como la búsqueda de soluciones al problema no resuelto del encaje de Euskadi y Catalunya tanto en el marco del Estado español como en la Unión Europea", ha explicado el PNV.

La mayoría de sus dirigentes creen incompatible participar en una coalición con el partido que dirige Carles Puigdemont, sobre todo porque la configuración de las listas con el político huido a Waterloo a la cabeza, evidencia que van a hacer una campaña en clave exclusivamente catalana. Y el PNV está en otra batalla. "El hecho de que Puigdemont encabece [la lista] le da ese carácter de operación netamente catalanista que entronca con el resto de decisiones que han tomado", señaló este jueves el presidente del PNV, Andoni Ortuzar.

A su llegada a Bruselas, donde participa en la cumbre los liberales europeos, el líder vasco ha dicho que la decisión de ir por separado se ha tomado de forma conjunta con el PDeCAT, y ha achacado el distanciamiento a diferencias estratégicas. "Hace cinco años CiU era otra cosa. El PDeCAT ha tenido una evolución natural conforme a lo que ha ido pasando en la sociedad catalana. Cada uno ha tomado su propia vía y eso hace que tengas estrategias políticas diferentes".

Brexit y elecciones

Al encuentro de ALDE (Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa) han acudido los primeros ministros de Bélgica, Holanda, Luxemburgo, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Estonia y Eslovenia, cinco comisarios europeos y el presidente del PDE y del MoDem francés, François Bayrou, entre otros. El Brexit y las elecciones europeas del próximo 26 de mayo, con el riesgo de que se produzca un avance de formaciones populistas y antieuropeístas, son los principales temas sobre la mesa. Junto a Ortuzar, la delegación del PNV la formarán el responsable del Area Internacional del EBB, Mikel Burzako, y la europarlamentaria Izaskun Bilbao.

Una vez descartada la alianza con el PDeCAT, para el PNV puede acabar resultando determinante la presencia de partidos británicos en el Parlamento Europeo, habida cuenta de que una vez el Reino Unido esté fuera —si el país participa finalmente en los comicios— habrá más escaños a repartir en la UE y por lo tanto cada diputado será más barato. Los estudios del Parlamento Europeo, realizados a partir de sondeos, no dan representación ni al PNV ni al PDeCAT concurriendo en solitario. Tras la ruptura, los nacionalistas vascos confían en cerrar un acuerdo para ir junto a Coalición Canaria y Compromiso por Galicia, una ayuda que puede resultar indispensable para mantener el escaño de Izaskun Bilbao, su única eurodiputada actualmente.

En las elecciones de 2015 la coalición por Europa, la extinta CiU obtuvo 548.000 votos, frente a los 208.000 del PNV y los casi 70.000 de Coalición Canaria. Con esos 800.000 votos largos lograron tres escaños. De los tres escaños que obtuvieron, el primero fue para Convergencia, el segundo para el PNV y el tercero para Unió. Fuentes del PNV dejan fuera de toda duda que lograrán su escaño sin el PDeCAT. "Izaskun Bilbao no va a cortar el alquiler de su piso aquí", remató Ortuzar antes de reunirse con sus colegas europeos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información