Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moreno presenta a Andalucía como garante de la unidad de España en su toma de posesión

En el Parlamento regional se dan cita el nuevo y el viejo PP, encarnados en Pablo Casado, Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, a unas horas de que se inaugure la convención popular

El nuevo presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno (derecha), recibe la felicitación del presidente del PP, Pablo Casado. En el vídeo, la toma de posesión de Moreno.

En su discurso de toma de posesión como presidente de la Junta de Andalucía, el popular Juan Manuel Moreno, ha querido recalcar el momento histórico para la comunidad, al tratarse del primer mandatario no socialista en jurar el cargo, y ha puesto de manifiesto que bajo su mandato la región será garante de la unidad de España. “Vamos a defender España ante cualquier embate. Esta presidencia mantendrá una beligerancia activa con quienes quieren trocear nuestro país y dividir a los españoles”, ha dicho Moreno. 

En el acto, al que han acudido más de 1.000 invitados (una de las tomas de posesión más multitudinarias en la historia de la comunidad), se han dado cita el viejo y el nuevo PP, a unas horas de que la formación redefina su futuro político en la convención del partido. A la entrada de la sede del Parlamento han coincidido el actual presidente de los populares, Pablo Casado, con su antecesor en el cargo y expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la exvicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, rival de Casado en las primarias y la principal valedora del nuevo presidente de la Junta de Andalucía. Pese a que se intercambiaron saludos, los tres se negaron a posar juntos, evidenciando que la división abierta tras el proceso electoral interno en el PP no se ha cerrado. 

Rajoy fue quien escogió a Moreno para liderar al PP en Andalucía, en un momento en que el PSOE era un partido hegemónico y poderoso. El dirigente regional se decantó abiertamente por Sáenz de Santamaría en las primarias de los populares. Cuando Casado se alzó con la victoria, mantuvo al dirigente andaluz como candidato al no disponer de margen suficiente para impulsar la renovación y colocar en la dirección a un sustituto con garantías. La campaña electoral y las negociaciones para formar un Gobierno que permitiera la alternancia de poder en Andalucía han estrechado, sin embargo, la confianza entre Génova y el equipo de Moreno. 

“Creo que todos somos conscientes de estar viviendo un momento crucial en la historia de Andalucía”, ha señalado el nuevo presidente de la Junta en el arranque de su intervención, tras jurar su cargo. “A partir de ahora no todas las cosas en esta tierra van a ser como antes”, ha advertido Moreno, quien ha hecho especial hincapié en hablar de los problemas de empleo en la comunidad —“es uno de nuestros grandes retos colectivos y el gran empeño de nuestra presidencia”, ha recalcado— y de la necesidad de garantizar una cohesión territorial que acabe con la discriminación geográfica. Para evidenciar esa diferencia con la etapa socialista, Moreno ha querido señalar que San Telmo será “una sede de la Presidencia abierta y transparente, sin nada que esconder”. 

En la toma de posesión, además de Susana Díaz, como última jefa del Gobierno andaluz, han estado presentes otros dos expresidentes de la comunidad, José Rodríguez de la Borbolla y Manuel Chaves, quien no asistió al mismo acto hace tres años y medio, cuando Díaz prometió su cargo. La ministra de Política Territorial y Función Pública ha asistido como representante del Ejecutivo central. Al Gobierno se ha dirigido también Moreno, para garantizarle que será un “aliado fiel y coherente”, pero que esa lealtad estará basada en “el cumplimiento de las leyes”, en una alusión velada a la aplicación del artículo 155 en Cataluña, una petición que el PP no ha parado de reclamar a Pedro Sánchez, desde que accedió a La Moncloa. “No quiero ser presidente de una Andalucía sumisa y silenciosa”, ha advertido. Una idea que ha reiterado tras la toma de posesión. "Andalucía debe ser contrapeso del independentismo y estará al lado del Gobierno si el Gobierno está al lado de la defensa de la integridad territorial de España", ha advertido.

Moreno ha hecho referencia al antiguo Gobierno de Rajoy, mencionando específicamente al expresidente y a Sáenz de Santamaría, a quienes ha alabado su compromiso reformista, y ha finalizado su discurso haciendo suya una de las frases de cabecera de Rajoy: “Mi aspiración cuando mi presidencia llegue a su fin, poder afirmar que he dejado una Andalucía mejor que la que me encontré”. También se ha dirigido de manera expresa a su presidente nacional, Pablo Casado, recordando que “comparten generación, principios e ideas”. 

Precisamente Casado ha sido uno de los protagonistas del evento, acaparando todos los focos de atención. Mientras Rajoy, en uno de sus primeros actos institucionales tras dejar el Gobierno, se retiraba de manera discreta por un lateral del patio, el líder del PP esperaba junto a su mujer en la escalinata del salón de plenos a la llegada de Moreno, a quien acompañó hasta la Sala de Usos Múltiples, donde ha tenido lugar la toma de posesión. Visiblemente contento, Casado ha puesto de manifiesto la relevancia del momento, insistiendo en su idea de exportar el acuerdo de Gobierno en Andalucía a otras comunidades autónomas. “Es el primer paso para que el PP recupere el Gobierno de España cuando haya elecciones generales y el de otras comunidades”, ha señalado a su llegada a la Cámara andaluza. 

Andalucía va a ser la comunidad más importante, por dotación presupuestaria y número de habitantes que gobierne el PP a partir de ahora. En el acto han estado presentes otros presidentes autonómicos populares, como el de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; el de Madrid, Ángel Garrido; el de Murcia, Fernando López Miras; el de La Rioja, José Ignacio Cenicero, y los presidentes de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, Juan Jesús Vivas y Juan José Imbroda —hermano del futuro consejero de Educación andaluz, Javier Imbroda—, respectivamente. “Es un orgullo contar con vuestro ejemplo de gestión”, les ha dicho Moreno. 

El presidente de la Junta ha querido recordar expresamente a los anteriores líderes territoriales de su partido: Teófila Martínez, de quien ha destacado su “carisma y determinación”, y Javier Arenas, “que ha dedicado su vida a esta tierra”, y ha tenido unas emotivas palabras de recuerdo a su padre, que falleció justo hace un año, a su mujer y a sus tres hijos (todos, salvo el más pequeño, presentes en la toma de posesión). 

Griñán asegura que no ha sido invitado al acto

En la toma de posesión de Juan Manuel Moreno han estado presentes todos los expresidentes de la Junta de Andalucía, incluida Susana Díaz, salvo José Antonio Griñán. Su ausencia ha sorprendido casi tanto como la asistencia de Chaves. Ambos están señalados por su imputación en el caso de los ERE, que ha quedado visto para sentencia, y no asistieron a la jura del cargo, hace tres años y medio, de la propia Díaz.

Griñán ha explicado a este diario que no ha asistido al acto porque no ha sido invitado. Fuentes del Parlamento, sin embargo, han asegurado a EL PAÍS, que se ha cursado invitación a todos los expresidentes de la Junta y del Parlamento andaluz. Fuentes del PSOE informan de que van a solicitar a la Cámara andaluza que les indique cuál ha sido el protocolo que se ha seguido para la convocatoria de asistentes tanto al pleno de constitución del Parlamento, el 27 de diciembre, como a la toma de posesión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información