Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Covite exige al Gobierno la foto del fin de ETA con la detención de todos los terroristas

La presidenta de la asociación asegura que "van a seguir resistiendo y luchando" para deslegitimar el proyecto político de la banda

ETA
Las fundadoras, Teresa Díaz Bada, Cristina Cuesta y Consuelo Ordóñez en San Sebastián.

"No quisimos ser víctimas de ETA y ahora no queremos ser víctimas de la paz". La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha advertido hoy a todos los partidos políticos de que su lucha va a seguir tan firme e independiente como hasta ahora, con dos objetivos, evitar que el entorno de ETA imponga su relato y visualizar la derrota de la banda "con la detención de hasta el último etarra y el esclarecimiento de todos sus crímenes". "Queremos esa foto, y le exigimos al Gobierno esa foto del fin de ETA", ha dicho.

En un emotivo acto en San Sebastián en el Palacio de Miramar, Covite ha celebrado su 20 aniversario desde aquel 28 de noviembre de 1998 en el que las víctimas de ETA comenzaron a organizarse para luchar contra el aislamiento social, la escasa reparación que las instituciones ofrecían a quienes habían perdido a sus familiares en atentados de la banda, y para luchar unidas por "devolverles la dignidad".

Tres mujeres -Consuelo Ordóñez, Teresa Díaz Bada y Cristina Cuesta- crearon la asociación en plena tregua de ETA, y las tres han tomado esta mañana la palabra en una sala del palacio con vistas al mar para coincidir en que "Vamos a seguir resistiendo". Entre el público estaba el exjuez de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, el juez que ejerció de enlace entre España y Francia en la lucha contra ETA. Bermúdez, que recibió el galardón que ofrece la asociación, ha pedido perdón "por no haber podido esclarecer todos los casos, y por no haber sabido hacer nuestro trabajo correctamente", en relación a la Audiencia Nacional, que juzgaba los crímenes de la banda.

Además de Bermúdez, han asistido al acto la expresidenta del PP vasco, María San Gil, el que fuera exconsejero de Cultura del Gobierno vasco, Joseba Arregi, y varios periodistas que han escarbado en la historia reciente de la banda y de sus crímenes. Arregi ha criticado con dureza a la sociedad vasca y a las instituciones que en su día hicieron oídos sordos de las víctimas. "Tenéis muchos valores, como la honestidad, la verdad, de los que carece la sociedad vasca", ha dicho tras pedirles que sigan siendo independientes de los partidos políticos. Junto a ellos también se han emocionado Adrián Arteta, el hijo de Iñaki Arteta, representantes de Cuerpos Técnicos en Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil, el periodista Marcos García Rey, y la excoordinadora de la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Terrorismo de la Audiencia Nacional, Carmen Alba.

Uno de los testimonios más emocionantes ha sido el de Joaquín Echeverria, el padre de Ignacio Echeverria, el joven que murió en Londres a manos de un yihadista cuando intentaba defender a una víctima con su monopatín. Entre lágrimas desde que ha pronunciado su nombre, Joaquín ha recordado que su hijo "fue bueno hasta un grado que no es habitual". Su monopatín será expuesto en el Centro Memorial de Víctimas de Vitoria.

Las declaraciones de los asistentes, entre los que se encontraban muchos familiares de víctimas, ha dado paso a un vídeo en el que se recordaban los momentos más duros vividos por la asociación. Para la cofundadora de Covite, Teresa Día Bada, a la asociación no le quedó otro remedio que nacer para no dejar abandonadas a miles de personas que "éramos revictimizadas" por una sociedad que miraba para otro lado, y por una Justicia incapaz de reparar a los que más sufríamos injustamente", ha criticado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información