Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reina Letizia se asoma al drama de la violencia machista en Perú

Participa en una reunión de trabajo en el Centro Emergencia Mujer, el principal instrumento de apoyo a las víctimas

La reina Letizia con la primera dama de Perú, Maribel Díaz, y responsables del Centro Emergencia Mujer.
La reina Letizia con la primera dama de Perú, Maribel Díaz, y responsables del Centro Emergencia Mujer. EFE

La Reina ha visitado este lunes en Lima el Centro de Emergencia Mujer (CEM), uno de los principales instrumentos del Gobierno de Perú y de apoyo a la justicia para la atención integral de la violencia contra las mujeres, donde ha mantenido una reunión de trabajo. El objetivo de esta visita, enmarcada en el viaje de Estado de los Reyes al país andino, ha sido subrayar el trabajo de la cooperación española en materia de lucha contra la violencia de género en Perú. En su visita ha estado acompañada por la primera dama de Perú, Maribel Díaz, con la que ha recorrido las instalaciones de esta institución ubicada en la sede del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Las altas cifras de violencia contra las mujeres forzaron al Gobierno a poner en marcha una Comisión de Emergencia y a declarar la lucha contra la violencia machista como una de las cinco principales prioridades de interés nacional. Esta comisión, liderada por el ministerio que dirige Ana María Mendieta, aprobó un plan de acción conjunto, dotado con unos 53 millones de euros, para hacer frente a un problema que, siendo muy grave en España, resulta desbordante en Perú.

Desde 2006, la Agencia Española para el Desarrollo de la Cooperación Internacional (AECID) colabora con el Gobierno de Perú en la lucha contra la violencia machista a través de diferentes programas que implican al sistema judicial, la sociedad civil y sector privado. Ese apoyo se ha sustanciado en el fortalecimiento de las políticas de igualdad y en combatir la violencia contra las mujeres.

El CEM cuenta con una red de 333 centros distribuidos por Perú para prevenir la violencia como prestar servicio de atención especializada psicológica, social, legal y judicial tanto para las víctimas como para sus familiares. Estos centros son administrados por el Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual. En esta reunión, además de la responsable del Ministerio de la Mujer, han participado la directora del Programa Nacional contra la Violencia Familiar y sexual y un grupo de activistas de las políticas de lucha contra la violencia machista en diversos frentes.

Solo Lima dispone con 64 de estos organismos, la mitad de los cuales están ubicados en comisarías, que atienden un promedio de 166 casos diarios. Las cifras de la violencia contra las mujeres en Perú han encendido todas las alarmas. Solo de enero a septiembre de 2018 se han denunciado más de 95.000 casos, de los cuales más de 30.000 eran de menores de 17 años. En este atroz balance hubo 101 mujeres muertas y 217 casos en grado de tentativa. Estos centros atendieron, además, 9.033 casos de violaciones.

La previsión del Gobierno de España es que la AECID destine 1,5 millones de euros en los próximos dos años para impulsar un programa de lucha contra esta lacra en el que también participa el Ministerio de la Mujer de Perú. Además, algunas ONGD españolas, como Alianza por la Solidaridad, prestan su apoyo a diversos centros de esta red, por ejemplo el del Distrito de Independencia (en el norte de Lima), como parte de un proyecto financiado por el Ayuntamiento de Madrid por 500.000 euros para Perú y Bolivia.

El CEM trató recientemente a una víctima española, Patricia Aguilar, una joven de Alicante de 19 años que desapareció en 2017 y rescatada por la policía el pasado 4 de julio en una cabaña de la selva central de Perú, donde la tenía sometida “en condiciones infrahumanas” un falso gurú que había conocido en internet, el electricista peruano Félix Steven Manrique, autodenominado Príncipe Gurdjieff.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >